fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Para Los Que Dejaron De Creer

Para los que dejaron de creer

Llevo días dándole vueltas en mi mente. Es más, vengo sintiéndolo. Mientras más lo pensaba, menos se alejaba de mí. Hasta que decidí soltarlo. Me dije: «tal vez no es el momento de escribirlo». Hasta que esta mañana mi hermana Laura me «taguió» en una publicación de Facebook sobre este tema.

No es ningún secreto que durante las última décadas los grandes dogmas del mundo han perdido miles (y hasta millones) de feligreses. Por las razones que sea. La realidad es que son más y más los que han decidido alejarse de los dogmas. Es no necesariamente quiere decir que eso se traduce en «que la gente está perdida».

La gente ha perdido fe en los dogmas, en la religión, en los rituales y hasta en el poder de la congregación por el temor a tener que «definirse a favor o en contra» de las creencias que estas promueven y las acciones que estas hacen que no son congruentes con lo que dicen que son. Por eso mucha gente ha optado por definirse como «espirituales», pero sin las guías o la dirección clara para hacerlo. Son más y más las personas que «quieren» tener una vida espiritual, pero no saben «por dónde empezar o cómo hacerlo».

Esto que estoy por compartirte, míralo como para los que hoy se sienten estancados en su espiritualidad. Los que creen en algo, pero dudan de lo que tienen a su alrededor para seguir un camino, una dirección o definir una brecha en su vida. No tengo la menor duda de que TODOS creemos en algo, el problema es que nos han dicho por tanto tiempo «cómo hacerlo y el porqué hacerlo, que la gente ha perdido lo más importante: su propia razón para descubrirlo». Tal vez por eso dejamos de creer en muchas cosas.

Hace días que vengo pensando en una oración que hace años muchos hemos conocido, y tal vez practicado, por diferentes razones. Otros tal vez la han dejado de practicar o enunciar por su resistencias o han dejado de creer en lo que los dogmas practican.

Se trata del Padre Nuestro. No la versión que conoces, sino la que yo entiendo que puede ser una versión espiritual y libre de ella. No busco tu aprobación, ni que estés de acuerdo. Tal vez algunos no vuelvan a visitar esta página y me coloquen una etiqueta de «hereje» por lo que van a leer.

Lo que hoy les comparto lo hago para los que no creen. Para los que se han alejado o están claros que no quieren creer. Pero sí creen en el amor, en la vida, en la hermandad, en la energía y porque todos estamos aquí por una razón. Para ellos esta, mi versión espiritual, del «Padre Nuestro», que hoy le llamo «Energía Nuestra».

Energía nuestra que estás en todas partes,

Bendecida sea tu presencia.

Compartámosla en abundancia,

para que manifieste una nueva realidad,

tanto en nuestras mentes como en todo el Universo.

Danos hoy la claridad

para dirigirla de manera Próspera.

Perdona nuestra ignorancia,

así como no vemos la lección de aquellos

que nos reflejan la suya.

Si nos olvidamos de tu origen,

que podamos conectar con tu presencia para servir y contribuir.

Así sea.

Algo ha sido comprobado. Que todos somos energía. Todo lo que es parte de este mundo y del Universo, es energía. Todos estamos conectados. Lo creamos o no. Lo aceptemos o no. Lo entendamos o no. Tal vez es el momento de comenzar a ver que somos algo muy pequeño, conectado a algo muy grande. Que no conoces y no sabemos los misterios que encierra.

Tal vez este es el momento de comenzar a honrar lo que eres, de donde provienes y la manera en que estás conectado con todo. Y cómo todos impactamos a todos. Una simple oración que puede desatar mucho en ti y en los que te rodean.

Estás en este mundo en este momento. Vivir es inevitable, cómo eliges tener tu experiencia humana es opcional. Tal vez tu espiritualidad no es un lugar a donde llegas, sino el punto de dónde comienzas. Y cómo lo comienzas. La humildad puede ser el primer paso. ¿Qué vas a hacer al respecto?

Una oración que puede servirte en tu camino espiritual.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba