fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
No Quemes Tus Ingresos

No quemes tus ingresos

Nota: (1ro de 3 blogs)

“Si yo mañana perdiera todo lo que tengo y tuviera que comenzar de nuevo, sería millonario nuevamente en dos años”.

Yo solía proclamar esta aseveración con mucho orgullo. No sólo solía llenarme de un grado de orgullo de superioridad cuando la pronunciaba, sino que pude demostrarlo. Dos veces.

Podrías pensar que te comparto esta experiencia para demostrarte un punto mucho más significativo: que tal vez poseo un nivel de resiliencia más grande que lo común o para demostrar la importancia de mostrarte el lado mental de la ecuación en cuanto a prosperidad se refiere. Quién sabe si hasta para darme golpes de pecho y mostrarte lo brillante en manifestar prosperidad. Si pensaste eso – tenías la mitad de la razón.

Sí estoy compartiendo esta experiencia para demostrar un punto. Pero el punto que quiero demostrarte es el gran idiota que fui. 

Por favor, no seas un gran idiota. Fui lo suficiente idiota para los dos.

Sin darme cuenta, cada vez que hacía esa aseveración, esta practicando un comportamiento de auto-sabotaje, el cual entro en detalle en mi nuevo libro (Renacer Radical). Este comportamiento envuelve el crear un sentido de heroísmo dentro de nuestro “viaje del héroe”, como un futíl intento de cubrir tu baja autoestima y/o tu falta de merecimiento (o creer que vales). Mira lo tonto era mi comportamiento…

Al querer darle un sentido de marca al estar dispuesto a perderlo todo y poder recuperarme como parte de mi personalidad, estaba asignando una connotación ganadora a una mentalidad tonta y carente de prosperidad. Es como querer hacer alarde de que puedes cortarte una mano y pensar que un torniquete puede prevenir de que te mueras. Claro que quieres tener ese grado de asertividad si alguna vez te pasara eso en una mano. Pero el hacerlo intencionalmente, tenía que ser un gran idiota. El propósito de compartirte mi épica saga sobre el infortunio es para sentar el contexto de este escrito…

Cómo construir riqueza

Este es el blog que he estado prometiendo escribir hace años. En el que voy a revelar mi mentalidad, mi filosofía y mis prácticas actuales que utilizo para construir (y fortalecer) mi valor neto. Advertencia: Esto que vas a leer no es consejería de inversiones. No soy un asesor de inversiones, contador o un experto en impuestos, sólo soy un emprendedor que no terminó la escuela superior y se convirtió en un multimillonario. Este blog tiene la intención de compartir contigo algunas consideraciones importantes sobre la creación de riqueza que tú deberías considerar, así como identificar algunas trampas que debes saber identificar y no seas tentado por las tendencias convencionales de pensamiento de manada que pueden mantenerte en la quiebra.

Advertencia #2: Esto no es dulce de algodón, abreviatura para los tontos que se creen que saben más que todo el mundo. No estamos echando un clavo profundo en mi filosofía para crear riqueza. Es posible que quieras guardar este blog y re-leerlo cada mes o dos durante tu primer año. Si hubiese querido jugar al juego de “darle click a este blog (producto gancho)” le hubiese puesto un título sugestivo como “Inversiones para Dummies (tontos)”, “Los Secretos que Wall Street no quiere que sepas” o “Los trucos de inversiones que tu corredor de bolsa esconde de ti”.

No tengo ninguna necesidad de escribir para tontos ni tampoco busco estar en los buscadores por querer crear misterio. Como muchos de tus intereses, crear tu libertad financiera se trata menos de secretos misteriosos y más acerca de comportamientos centrados en disciplina y sentido común. Así que no sobre pensemos el asunto. Comencemos con nueve simple premisas en las que vamos a centrar esta discusión:

  1. Si quieres crear riqueza, tienes que tener mayores ingresos que gastos.
  2. No busques asesoramiento o consejos financieros de gente quebrada o pobre.
  3. Nunca te vas a la quiebra de un negocio que no hiciste.
  4. Ser pobre es un pecado.
  5. Tu eliges: o aprendes a utilizar el apalancamiento o serás utilizado por alguien para crear el su apalancamiento.
  6. No tienes que ser un inversionista para hacer crear tu riqueza, sino tener educación o literacia financiera.
  7. Tu meta debe ser despertarte cada mañana teniendo más riqueza que el día anterior.
  8. Un empleado puedo crear riqueza de la misma manera en que puede hacerlo un emprendedor.
  9. No sea un gran idiota (como lo fui yo alguna vez).

Una buena forma de mirar tus actividades de creación de riqueza es utilizar la misma filosofía que utilizan los inversionistas de riesgo de Angeles cuando consideran invertir en un “start-up”. Hay dos métricas muy importantes que toman en cuenta a primera instancia: “ritmo de la quema” (burn rate) y tiempo de pista (runway). 

“Burn Rate” o “ritmo de la quema” representa los gastos mensuales regulares que se requieren “quemar” para operar el negocio. Tiempo de pista o “runway” es el espacio de tiempo que tienes para operar el negocio antes de que se te agote todo el dinero, si las ventas no mejoran. 

Por ejemplo, supongamos que tienes una empresa que ha levantado un fondo operativo inicial de $200,000 USD para comenzar. La suma de la renta o alquiler del local, la nómina, impuestos, viajes, etc. es de $10,000 USD mensuales.  A ese ritmo de la quema, tienes una posta de 20 meses.

Ahora, apliquemos ese principio a tus finanzas…

Tu tienes una huella o compromiso financiero mensual que requiere una cantidad de ingresos para sostenerla. Esto incluye tu alquiler o crédito hipotecario, gastos de mantenimiento, mercado o dispensa, coche (y los gastos) y los servicios (agua, luz, cable, celular). Asegúrate de que incluyas en esa cifra gastos que pagas de manera anual o incidental como tu seguro médico, gimnasio, seguro o fondo de retiro y tus impuestos. Tampoco olvides gastos que no son esenciales, pero son parte de tus actividades como pasatiempos, vacaciones y todo lo que sean gastos alegres o incidentales que sabes que llevas a cabo.

En mi experiencia, la mayoría de la gente quebrada o de pocos recursos no tiene idea de cuál es su ritmo de quema mensual (burn rate), mientras la mayoría de la gente con recursos o adinerada saben exactamente lo que les cuesta sostener el estilo de vida que desean.

Si deseas crear seguridad financiera, requiere saber cuál es tu ritmo de quema mensual y vivir con un 10% de margen. ¿Qué quiere decir esto? Si ganas $1,000 dólares, vives con $900. Lo ideal sería un 15%. 

Como persona, tu pista de tiempo es preguntarte cuándo te gustaría retirarte. Esto podría alterarse radicalmente si tus ingresos se ven interrumpidos o se detienen por la pérdida de tu empleo, tienes alguna enfermedad o incapacidad o alguna emergencia. Digamos que deseas retirarte a los 65 años y has ahorrado $250,000 y tu ritmo de quema mensual es de $4,000 dólares al mes. Tu pista es de poco más de 5 años. Eso quiere decir que si estás vivo a los 71, estarás durmiendo debajo de un puente o estás a expensas de la generosidad de alguien para sobrevivir. El término técnico que se utiliza para este tipo de plan financiero es “ackeypoo”. Nunca quiere ser un idiota (premisa #9) y nunca quieres que tu plan financiero sea el de un “ackeypoo”.

Hay dos acciones importantes que puedes tomar para prevenir para que ninguna de estas cosas jamás te suceda…

Primero, como menciono en el título, no puedes quemar tus ingresos. Tienes que ganarle a la quema: tus gastos no pueden superar tus ingresos. Esto significa, que en tus años productivos, requieres tener ingresos mayores a tus gastos mensuales y poder separar una cantidad de lo que te sobra para invertir en tu futuro. No busques hacer excusas o puertas de escape.  La gente me dice todo el tiempo, “¿cómo crees que pueda sobrevivir con sólo el 90% de mis ingresos si no puedo ni con el 100%?” No sea un gran idiota. En el mundo de crear riqueza, existe una importante filosofía por la cual hay que estar dispuesto a vivir: Cuando tomas decisiones difíciles, creas una vida fácil. Si tomas decisiones fáciles, terminarás con una vida bien dura. 

Si continúas viviendo donde gastas todos tus ingresos, en algún momento serás expuesto por la pérdida de un empleo, una emergencia personal o una Pandemia en algún momento. Esta situación no tiene un final feliz. Peor aún, si eres como la mayoría de la gente que gasta más de lo que lo que ingresa, financiando el exceso con deudas, estás creando tu propia prisión. Y esta situación tiene un final peor todavía.

Si estás gastando más de lo que ganas, eso tiene que parar ahora mismo. (Si no estás dispuesto a hacer ese cambio, no vale la pena que sigas leyendo). Requieres hacer una elección: buscar un segundo empleo a medio tiempo o crear una segunda fuente de ingreso con un negocio (o emprendimiento) o tomar las decisiones difíciles con las que puedes reducir tu quema mensual. Tienes que crear la manera en que puedas llegar a un punto donde te sobre algún dinero para que puedas invertir en plataformas que producen riquezas.

Segundo, necesitas ese dinero – míralo como tu fondo de retiro o tu fuente de inversión de libertad – para crear seguridad para que trabaje para ti mientras duermes. Porque este fondo no sólo te protege de una calamidad, sino es tu escalera para lo más importante: construir tu riqueza.

La velocidad con la que tu fondo de inversión comienza a crear tu riqueza es igual de importante. Tu riqueza requiere aumentar en apreciación o valoración a un ritmo mayor que la taza de inflación que es creada por la gente financieramente educada que nos gobierna. (No confíes tu seguridad financiera al gobierno. Simplemente por que posean un título significa que tengan un sentido financiero. La mayoría de las leyes o políticas del gobierno fueron creadas por idiotas que sólo tienen títulos en economía, pero no saben nada acerca de crear riqueza. Viven hasta el cuello en deudas por sus coches y sus tarjetas de crédito. Las leyes que proponen son aprobadas por personas que sólo buscan cómo aventajarse por sus propios intereses financieros y no los tuyos).

Lo que estoy por compartir contigo probablemente va a diferir mucho de la sabiduría convencional acerca del dinero y la riqueza que puedas ver de los llamados “expertos financieros que ves en los medios o lees en los libros. Nunca he visto más de 10 minutos de televisión de ningún canal de finanzas o economía y no he leído ninguna publicación de inversiones en años. 

(En total transparencia: cuando yo estaba quebrado leía religiosamente el “Wall Street Journal”, la revista Forbes, Fortuna 500 y la Guía de Inversionistas Diario). Mi importa un culo lo que diga la Bolsa de Inversiones, si el NASDAQ sube o baja, y si mi vida dependiera de ello, no podría identificar o saber la diferencia de lo que es un mercado “bear” de un mercado “bull”, como de uno de mariscos. No sólo pienso que toda esa data es irrelevante para mi, sino que es peligrosa para ti. Cuando tu ves a una persona hablando en televisión de manera ansiosa o acelerada, recuerda que hay millones de personas viendo eso en su casa a la misma vez.

Recientemente un amigo me preguntó si el libro “Padre Rico, Padre Pobre” era de mis libros más significativos con respecto a crear riqueza. El pobre por poco queda traumatizado cuando le dije que ese libro ni siquiera estaba en mis “Mejores 100”. No tuve un padre rico que haya sido mi modelo de inspiración cuando crecí. Si algún día escribiera un libro sobre crear riqueza, se titularía “Sin Padre, Madre Pobre”.

Lo que estoy compartiendo contigo aquí son lecciones que aprendí en la calle: de vender drogas cuando estaba en la secundaria, empezar empresas, vender periódicos, tener mi restaurante decomisado por no pagar impuestos, hacer millones de dólares y malgastar (casi) muchos millones más. Yo he creado una jornada de la pobreza a ser abundantemente rico y gastar dinero como un marinero borracho. Luego aprendí de literacia y educación financiera y aprendí a crear seguridad para mi. Como les he dicho anteriormente, creo firmemente que toda persona debe tener una filosofía de base acerca del dinero y tener unos principios inquebrantables a seguir de ella.

Si eres un inversionista profesional o tienes muchos años de experiencia en el sector financiero, este escrito no es para ti. Fue escrito pensando en la persona promedio que no tiene el tiempo para estudiar los estados financieros, echarse clavados profundos en la investigación de mercados emergentes, hacer previsiones y estudiar presentaciones del mercado de valores. Yo creo firmemente que una estilista o peluquero, un conductor de taxis o Uber o una enfermera pueden crear riqueza si aprenden a ganarle a la quema de sus ingresos y aprender a poner el dinero a trabajar para ellos.

Así que veamos cómo hacer eso. Aclaro nuevamente, esto no es asesoramiento financiero de inversiones, sino mi filosofía personal de sapiencia adquirida en la calle de cómo una persona común y corriente puede crear una riqueza extraordinaria. 

Comencemos con mirar el cuadro grande de la manera en que generas dinero. ¿Tienes una forma de generar ingresos de manera apalancada o intercambias tiempo por dinero? Si estás en la primera opción, estas comenzado en un lugar de poder. Si no lo estás, no te des por vencido. Sólo significa que requieres trabajar duro, seguir intercambiando la cantidad de horas que entiendas que requieras por dinero y luego separar una cantidad de dinero para que pueda trabajar para ti. Cuando tomes esta determinación, mantén este concepto en mente…

 Tu trabajas para el dinero. O el dinero trabaja para ti.

Mientras más dinero tengas trabajando para ti, la mayor cantidad de oportunidades tendrás para crear el apalancamiento necesario para crear tu riqueza. Acto seguido, calcula el ritmo de quema de ingresos y determina la pista de tiempo que quieres darte. Finalmente, determina qué porciento de tus ingresos vas a colocar mensualmente en tu fondo de retiro y/o de inversiones. Una vez tengas claro tus oportunidades o fondos de inversiones donde coloques tu dinero, quieres crear un marco que te asegure que tu dinero está protegido y que sigue multiplicándose. Esto significa que defines y/o estableces el radio o porcentaje que colocarás en cada categoría de riesgo. Vamos a dividirlas de la siguiente manera:

  • Bajo riesgo/modestas ganancias (Certificados de Depósito, Bonos Financieros, etc.)
  • Riesgo moderado/ganancias moderadas (Finca Raíz o Biénes Raíces, Acciones de Primera Clase, etc.).
  • Alto riesgo/Altas ganancias (Mercado especulativo de Petroleo, Búsqueda de Tesoros, Cripto-monedas. etc.)

Luego de perderlo todo un par de veces al ser un gran idiota, desperté y me di cuenta de que no queria volver a ponerme en una posición de arriesgarlo todo y tener volver a empezar de cero. Tu deberías ser más inteligente que yo y comenzar con esta filosofía desde el primer día. Por ejemplo, podrías comenzar con una distribución de tu fondo de inversiones de esta manera: 55% en bajo riesgo, 20% en mediano riesgo y 25% en alto riesgo. Así tiene tu base protegida y nunca lo pierdes todo y tengas que comenzar de cero. Puedes hacer algunas inversiones en la categoría moderada que van a ayudarte a crecer y elevar tu valor neto de manera mucho más rápida que las de bajo riesgo. Así todavía tienes una buena cantidad disponible cuando aparezcan las oportunidades lucrativas de alto riesgo. Cuando eres joven puedes darte el lujo de elevar el nivel de riesgo que cuando eres más adulto.

El peor error que mucha gente comete es invertir todo su capital en la categoría de alto riesgo/ganancias altas. Por eso que tanta gente se va a la quiebra cuando llegó el mercado dotcom, el fiasco de Bernie Madoff o la gran recesión. Fueron seducidos por las altas recompensas que podrían recibir y sacaran todo lo que tenían en las otras dos categorías (bajo y moderado) y colocaron toda la carne en el asador de lo que parecía algo seguro en el momento. No seas un gran idiota y hagas eso.

Cómo cambia tus porcientos de inversión de tu portafolio de inversiones debe cambiar a medida que cambia tu vida. Cuando comencé a crear mi riqueza mi división era 50/25/25. Ahora, que el horizonte está mucho más cerca en frente de mi que detrás de mi, que he podido crear un nido mucho más grande, no veo la necesidad de matarme con nada. Preservar mi riqueza es lo más importante en esta etapa de mi vida. Mi porciento actual es 50/40/10.

Ahora, te presento una estrategia táctica para ti…   

Regla número uno del “Club De Hacernos Ricos” es “no seas un gran idiota”. Regla número dos, no seas un obsesivo observador de la bolsa de inversión diariamente. No estoy diciendo que la bolsa no funcione; ya que funciona para mucha gente. Pero eso son las personas que invierten todo su día en ello. (Y lo hacen con la investigación, estados de cuenta y la data que se requiere para hacerlo de manera profesional). Si eres como la mayoría de las personas, no tiene ni el tiempo ni la pericia para hacerlo. Con toda probabilidad terminarás haciendo inversiones basadas en los memes que están infectando la mentalidad de la manada en ese momento. Los buenos inversionistas van una dirección cuando el mundo va en otro y viceversa.

Requieres aproximarte a la situación de manera distinta. Hacerlo que funcione para gente normal en un mundo real. Permíteme sugerirte una estrategia basada en cinco modelos para crear riqueza. Las primeras dos son estratégicas, las últimas tres son tácticas. Eso es lo que exploraremos en el siguiente blog, pero…

Este es el blog más largo que jamás haya escrito. Es más, podría ser el blog más largo que se haya escrito desde que la tierra se enfrió. Es por eso que me voy a detener aquí. En la segunda parte voy a detallar los 5 módulos para crear riqueza. Hasta entonces, por favor comparte este blog con la mayor cantidad de personas que puedas. Especialmente los que puedan ser “un gran idiota” como yo lo fui en un momento. Me encantaría ver sus comentarios al final de esta escrito.

Paz,

Randy Gage

La segunda parte de esta serie la puedes leer aquí https://jorgemelendez.com.mx/5-modulos-para-crear-riqueza/

Puedes conseguir el nuevo libro de Randy en español aquí:

Cuidado con la manera en que gastas, que no termines comiendo tus ingresos.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 6 comentarios
  1. Me encantó la manera tan sencilla que da el mensaje, muchas gracias Jorge por compartir, eso también genera riqueza!
    El futuro en nuestra vida se construye o destruye con las acciones diarias, el despertar de la mente es una riqueza inigualable, por lo tanto podemos elegir!

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: