Hay dos tipos de pasaportes: el que requieres para viajar y el que vive en tu mente para soñar. ¿En qué estado se encuentran?
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Pasaporte De Tus Sueños

El pasaporte de tus sueños

No hay nada más estimulante, desafiante y persuasivo que enfrentarte a un aspecto de la vida que rete tu manera de hacer las cosas. Es más, no puedes hacerlo (mucho menos lograrlo) pensando y comportándote de la misma manera. Y no puedes refutarlo porque la evidencia a tu alrededor es tan grande y notable, que mata todas tus excusas o tu escepticismo.

Este fin de semana participé de un espacio donde se habló de un tema que a todo el mundo le interesa, pero poca gente se arriesga a aprenderlo, aplicarlo y lograr éxito en él. «Cómo hacer dinero con tu mente y no con tu tiempo» era el tema. Digo que es un tema que todo el mundo el mundo le interesa, ya que todo el mundo quiere hacer dinero. El problema es cómo hacerlo y la manera en que ha aprendido a hacerlo.

Una propuesta desafiante

«Cómo hacer dinero con tu mente» lo que realmente quiere decir es «cómo puedes dejar de intercambiar tiempo por dinero y empezar a hacer dinero sin perder tu recurso más preciado: tu tiempo». Suena bonito, atractivo, algo que a todo el mundo le gustaría tener la fórmula o el mecanismo, pero no es fácil. Requiero esfuerzo, riesgo, pero sobretodo, aprender a pensar diferente. Y, hacer las cosas de manera diferente.

Ya sé, ya sé. Muchos van a decir: «eso es de ricos. Para los que hacen grandes cosas, tienen mucho éxito o influencia, han inventado algo notable o tienen mucho dinero». En pocas palabras: lo primero que hacen es separarse de una manera de pensar y creen que eso lo logran unos pocos y no todo el mundo. Ahí empieza el problema: la manera de pensar de la gente. De verse cómo alguien que no es capaz de lograrlo, y para justificarlo, se separa de la posibilidad de verlo y/o alcanzarlo.

La creencia de «si no lo necesito para qué tenerlo»

No es lo mismo tener algo y no usarlo, que no tenerlo y decirte que «hasta que no lo necesites no vale la pena tenerlo». Por ejemplo, ¿para qué invertir en mi crecimiento personal si yo debo saber (o creo que me las sé todas) cómo resolverlo o encontrar la solución? Si, la solución vive dentro de ti, pero aveces requieres mirar en otro lugar, creer en las que no usas (o no crees) y/o tener alguien que te pueda decir, ¿de verdad quieres seguir haciendo eso?

Hablemos de tu pasaporte. Si, de algo tan simple, concreto y visible como tu pasaporte. ¿Tienes un pasaporte ahora mismo? Si lo tienes, te felicito. Parte de lo que te voy a decir puede que ya lo hayas comprendido, pero habrá otra parte que puede abrirte una puerta. Si no lo tienes, ¿cuál es la razón, pretexto o excusa que te das para no sacarlo y tenerlo? «¿Porqué tener un pasaporte si no tengo dinero, no pienso viajar, no tengo visa o podría ser un gasto en este momento? Esto es otro ejemplo.

Un mundo pequeño y limitado

Esa es la misma mentalidad de «querer seguir haciendo dinero con tu tiempo y no con tu mente». Yo soy ciudadano americano al ser puertorriqueño. Para viajar entre Puerto Rico y Estados Unidos no requiero tener pasaporte, ni VISA, al ser un territorio norteamericano. Podría decirse que tengo derecho a viajar a 50 estados sin necesidad de tener un pasaporte. Ahí comienza el problema: la mentalidad con la que miro al mundo y mi capacidad de poder conocer al mundo. ¿Sabes la cantidad de gente en mi país y en Estados Unidos que nunca saca un pasaporte? (En México, Colombia, Peru, Ecuador y muchos otros países). Eso dice algo sobre «no querer mirar más allá». Encerrarte en un mundo pequeño, limitado y con fronteras cerradas.

Es como ser querer cuestionar a Cristobal Colón por haberse lanzado a descubrir América (aunque hubo muchos que viajaron y cruzaron el mar antes que él). El no sabía que había más allá del horizonte «o a donde no alcanzaba a ver» pero sí pensó que había mucho por descubrir SI TRASCENDIA SUS PROPIAS FRONTERAS. Hacer dinero con la mente es una manera de decir, «existe otra forma, pero tengo que estar dispuesto a atravesar y romper con tus creencias limitantes».

Hora de mirar más allá

Mucha gente nunca saca un pasaporte porque no quiere mirar más allá de sus propias fronteras. No tener un pasaporte es dejar de usar la imaginación, visualizar o verte más allá. El vivir cada día pensando en cómo sobrevivir y no trascender las limitaciones que han sido parte de tu entorno es una manera de decirte «no mereces, no puedes o no eres suficiente como para hacerlo». De la misma forma en que seguir haciendo dinero con tu tiempo, o sea, intercambiar horas de tu vida por una compensación determinada por otro, es una manera de decirte lo mismo.

Es cierto, el sistema está arreglado para que sea así. Que sigas aspirando a tener una buena educación, obtener un buen empleado y/o alcanzar vivir como clase media acomodada (no lo digo como juicio) y haciendo realidad los sueños de otros. No los tuyos. Tener un pasaporte (literal y simbólicamente hablando) es una manera de empezar a sembrar en tu mente que aspiras, que sueñas, que puedes ir más allá de tus limites fronterizos mentales.

El pasaporte y la visa de la imaginación

Lo primero que vas a tener que romper es con esa creencia nefasta, limitante, destructiva y muy escasez de «si no lo necesito para qué tenerlo o gasta en eso». Nuevamente, ¿es un gasto o una inversión? Seamos bien honestos, no se trata del pasaporte, sino del permiso que te das a ser creativo, imaginativo, a soñar, a creer y, sobretodo, A SALIRTE DEL PATRON DE SEGUIR HACIENDO LO MISMO. El pasaporte, lo uses o no, lo tengas o no (en este caso es sacarlo y tenerlo), es una manera de decir: puedo irme en cualquier momento a alguna parte y descubrir un nuevo mundo. Como compuso una vez Juan Luis Guerra en una canción: VISA PARA UN SUEñO.

Hasta que no comiences a mirar más allá nada cambiará. Cuestiona tus premisas. No sigas creyendo que estás atrapado en el sistema (mucho menos una víctima de él). Es salir del piloto automático que has aprendido y el sistema te sigue inundando por todos lados. Empieza a mirar tus posibilidades como algo real. Están vivas y vale la pena invertir en ellas. Sacar un pasaporte puede ser el primero paso. De lo contrario, seguirás sin el verdadero pasaporte, sin la Visa para tus sueños y sintiendo como tu mundo cada vez se sigue haciendo más pequeño o limitado. ¿Qué vas a hacer al respecto?

Todos tenemos dos pasaportes: una para viajar y otro para sonar. ¿En que condicion estan los tuyos?

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: