fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
La Clave Para No Seguir Rompiendo Tu Palabra

La clave para no seguir rompiendo tu palabra

No hay nada que me moleste más que empezar a hacer una gestión con una oficina de gobierno o alguna institución privada (sea banco, empresa o cualquier otra), te pidan una serie de documentos o pasos a seguir y luego de cumplirnos, te siguen pidiendo más. ¿Porqué no te piden todo de una o alguien en algún momento no te dice que falta algo? Especialmente, cuando llamas a la institución días antes para preguntar si todo va en orden y te dicen que si. Sólo para llamarte al día siguiente para decirte que no todo está completo. ¡Qué ira!

Eso me pasó esta mañana bien temprano con unas institución bancaria con la que estoy llevando a cabo operación que requiere estar completa en ciertos parámetros de tiempo. Ayer los llamé para preguntar si habían recibido desde la semana pasada los documentos solicitados y si todo estaba en orden. Me respondieron que sí, sólo para hoy decir que no. Aquí tuve una gran oportunidad ante mí, ya sabrán porqué.

Rompe con la normalidad

Estoy claro que este tipo de frustración no soy el único en sentirlo, vivirlo y experimentarlo. Son innumerables e interminables la cantidad de gente que vive esto en todo el mundo. A diario. Así que no estoy sólo y tengo compañía. El problema no es la frustración, sino elegí manejarla. Especialmente, por que creo tener la razón de hacerlo como lo hice.

No vengo a contarles mi frustración con el banco. Al contrario, hoy la persona que me atendió en el banco me sirvió de espejo y de maestro. ¿Porqué? Por yo no haber cumplido conmigo mismo lo que me dije, ni una hora antes que haría. Aprender a fluir con las dicotomías de la vida. Reconocer que el yin y el yang (luz y sombra) son parte de la vida y es «dejar de resistirlos».

Del dicho al hecho

Esta mañana mi lección del Tao Te Ching decía: «todo en este mundo lleva dentro de sí el yin y deben aprender a aceptar el Yang». En pocas palabras, el negativo y el positivo, la luz y la sombra deben aprender a co-existir dentro del hombre y con el mundo que lo rodea. Eso es parte de la vida en todos los aspectos. Todos los días leo una lección no por leerla, sino para practicarla, hacerla consciente e integrarla a mi vida.

Nada como decir que vas a hacer algo y lo rápido que aparecen las pruebas para ver si es cierto lo que dices que vas a hacer. ¿Cuántas veces has dicho, afirmado, declarado, prometido (al mundo o sólo a ti) que vas hacer algo en determinado momento, sólo para olvidarlo o volver a tus viejas costumbres o hábitos? Eso fue lo que hice esta mañana. Me dije que voy a fluir el día, ver las resistencias como una oportunidad de crecimiento. Durante esa llamada lo olvidé, no lo practiqué y volví a mis viejos patrones. La reacción y el automático.

El secreto: la moraleja de la historia

El objetivo de esta historia no es decirte cómo resolverlo. Tú y yo ya sabemos la solución. No hacerlo. Así de simple. No hacen falta fórmulas, secretos o pociones mágicas, ni pasos a seguir. Deja. De. Hacerlo. Ya. Punto. Se acabó la conversación. Ahora, del dicho al hecho hay un gran trecho.

Ayer una persona me escribió sobre el blog que escribí de «el pasaporte de tus sueños» (puedes leerlo aquí https://jorgemelendez.com.mx/el-pasaporte-de-tus-suenos/. Ella me preguntaba si tenía alguna recomendación que podía darle para leer sobre «accionar y reaccionar». Mi respuesta fue una palabra: acción. Nada pasa si no tomas acción. Nada lo reemplaza y no hay garantía de que salga bien o mal, pero sí vas a aprender de tomar acción. En su caso era dejar de NO hacer algo; el mío era NO reaccionar. Los dos tenemos algo en común para aprender y crecer. Tomar otro tipo de acción.

Atraparte en el acto

Ahora, para llegar a ese punto de dejarlo de hacerlo, hay hacer una sola cosa. Atraparte en el acto. Sí, en el momento que estás por meter la mano en el jarro de galletas que dijiste que no te ibas a comer, observar que estás por hacer lo que dices que no vas a hacer. Ese es el momento crucial. Ahí es cuando puede alterar el orden con el que haces las cosas. Eso fue lo que NO hice esta mañana. Mi amiga puede atraparse en el momento de volver a no hacer lo que dijiste que va hacer (en cualquier aspecto de su vida) y hacerlo. Punto. Dar un paso.

Reconocer que estás cayendo en el mismo comportamiento. Detenerte. Ahí puede comenzar a ocurrir el despertar de tu consciencia ante el comportamiento inconsciente o recurrente. De no detenerte, nada de lo que leas, veas o escuches servirá de mucho. ¿Porqué? No estás siendo una disrrupción en tu mente subconsciente donde vive la programación que te lleva a hacer lo que no quieres hacer y que luego justificas con «es que soy así», «no puedo contenerme», «me provocaron», «no soy perfecto», etc.

Lo que sigue cuando no eres congruente

Tampoco voy a caerme a golpes, a auto-flagelarme, a castigarme todo el día. Miro la oportunidad que tuve, reconozco lo que no hice, me perdono y vuelvo a hacer un nuevo compromiso. En mi caso, en mi próxima llamada, interacción o momento del día donde mi naturaleza reactiva (mi cerebro promitivo) quiera volver a actuar sin pensar, decir «no, hacer un alto, respirar y aprender a responder, no meramente a reaccionar». Ahí vive la responsabilidad y no ser una víctima de la situación. ¿Qué vas a hacer al respecto?

APRENDE A RESPONDER Y NO A SEGUIR REACCIONANDO: Hasta que no rompes con tu piloto automático, con la programación que ya tienes, seguirás perdiendo oportunidades en vez de capitalizar ante ellas. Por eso quieres estar en «Básico 2.0». Lo más importante es hacerte consciente de tu capacidad de hacer DISTINCIONES PODEROSAS en el momento que cuenta. No mañana, no ayer. Hoy, aquí, ahora, en este momento. El primero grupo comienza el 28 de junio y hay una oferta hasta el 15 de junio para las primeras 15 personas que tomen acción de poder matricular dos personas por el precio de 1. Más información aquí https://jorgemelendez.com.mx/basico-2-0/.

Hay una clave para no seguir incumpliendo tu palabra. Hora de actuar.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: