fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
De La Limitación A Una Nueva Práctica

De la limitación a una nueva práctica

«Lo que más me cuesta ahora mismo es poder tener una práctica espiritual consistente. Digo que quiero hacerlo, pero no logro iniciarla o hacerla con la autenticidad y libertad que quisiera», compartía ayer una líder en un módulo acerca del tema de mentalidad (mindset) que llevé a cabo para un programa de liderazgo.

No está sola, no es la única a la que le pasa eso. En su espiritualidad o en diferentes aspectos de su vida. Una de sus compañeras, que es enfermera a tiempo completo, compartía lo que le sucede con su programa de estudios y otra sobre sus formas de comunicar.

¿Cuál es el problema? ¿Hábitos, mentalidad, práctica? Todo depende del cristal con que se mira la situación. Cuando algo no sucede, a pesar de decir lo contrario, es porque hay algo más profundo que no se ha resuelto y sigue interponiéndose en el paso.

Tienes dos opciones:

  1. Definir un propósito real y auténtico – descubrir un verdadero por qué quieres algo que te mueva.
  2. Pararte en el futuro – traer al presente en tu lenguaje una forma de manifestarlo que te lleve a una consciencia y una práctica diferente.

Voy a empezar con la segunda, ya que hablé mucho de ella hace dos días en este blog. Tu «yo del futuro», puede ser un gran aliado para poner en práctica algo que te cuesta hacer. Te permite comenzar a practicar un acto lingüístico que te lleva a hacer un salto de consciencia y, por ende, en tus acciones.

La primera es la que entiendo que define quien eres y quien puedes ser. Ayer en el módulo uno de los puntos que veía es que para poder identificar con claridad el tipo de mentalidad que tienes con respecto a algo (ya sea mentalidad fija o mentalidad de crecimiento, como describe Carol Dweck en su libro), es importante mirar la condición en la que se encuentra ese aspecto en tu vida.

Cuando algo no crece, se estanca y, por atrofia, decrece o muere. Recuerda, el punto no es meramente saberlo, ya que mucha gente tiende a «auto diagnosticarse» y tener la razón psicológicamente hablando, pero no hace nada más. Como si saber la aparente razón te libera de la responsabilidad de hacer algo al respecto o salirte del estado de negación o miedo en el que vives.

En el punto específico de la líder que hablaba sobre su resistencia a no poder llevar a cabo una práctica espiritual consistente. Le hice varias preguntas: ¿de niña te inculcaron de manera forzada ciertos comportamientos o creencias hacia la religión y los rituales que te cagaban? Su respuesta fue afirmativa. ¿En algún momento decidiste alejarte de esas prácticas más por rabia y para no ser comparada, juzgada o asociada con esas personas? También me dijo.

Ahí vive el punto en el que requiere trabajar esa persona. En su mente y su programación subconsciente vive una creencia que asocia la espiritualidad con la religión. El acercarse a lo que pueda parecerse a lo que fue una etapa de su vida que pueda asociarse con el dolor, el enojo o la impotencia de sentirse vulnerable a algo que le quitó libertad o poder su mente no quiere asociarlo, por protección.

La mente de la adulta sabe que no es igual lo que fue cuando era niña y lo que quiere hoy de adulta. El problema es que la mente de la niña lo asocia con cosas que le quitaron, que no le permitieron sentirse vista, libre, escuchada o que le enseñaran lo que puede ser una espiritualidad y no meramente un «dogma por qué así debe ser y así son las cosas».

Hasta que no trabaje con un perdón o soltar de manera profunda, esa resistencia seguirá latente ahí y eso la llevará a no poder iniciar o continuar una práctica espiritual que sostenga lo que hoy quiere. Sentirse en paz, tranquila, centrada y reducir sus niveles de estrés porque desea conectarse o relacionarse con su Ser Supremo de otra manera. Opciones tiene, ahora falta que elija una y haga el trabajo que se requiera. Eso no llega de manera fácil o cómoda. Requiere esfuerzo.

¿Qué vas a hacer al respecto?

Hay dos maneras de atravesar tus creencias limitantes y convertirlas en nuevas prácticas.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba