¿Qué pasa cuando quieres lograr un meta y todo comienza a salirse de control? Hay dos cosas que pueden servirte en ese momento.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Cuando Las Cosas Se Salen De Control

Cuando las cosas se salen de control

Tenía dos semanas para lograr el objetivo. La oportunidad estaba ahí. Conllevaría mantener un nivel de foco extremamente alto. Lograr que mi equipo estuviera dispuesto a trabajar de manera intensa y poder sostener un nivel de energía y entusiasmo alto para llegar a la meta. Me sentía listo para el reto.

Hasta que comenzaron a suceder cosas que estaban fuera de mi control. Uno de nuestros perritos se enfermó como nunca, lo que se convirtió en una gran distracción. Por otro lado, dos familiares de mi pareja tuvieron grandes crisis de salud lo que terminaron en fallecimientos. Pensé que no habría forma de lograr la meta que deseaba, además de tener que cumplir con mis otras responsabilidades como coach y mis compromisos como entrenador de talleres.

En ese momento me llegó como una iluminación, una especie de mensaje. Me dijo, «dile a tu pareja que no se preocupe por nada de la casa o de nuestros emprendimientos. Que se dedique a estar con su familia en estas dos crisis y que tu estarías pendiente de lo demás». Sería una labor titánica. Más por todo lo que estaba fuera de nuestro control y la manera en que tendría que sostener el llamado momentum o sinergia.

¿Cómo puedes manejarlo de manera diferente?

Fuera de decirle eso a mi pareja, pasó algo inesperado. Me llegó una imagen de una pista de despegue y un avión de carga. Estas dos semanas iban a estar cargadas de actividad, responsabilidades, apoyo de pareja/familia, estar pendiente del perro y cumplir con todo lo demás. Tendría que tomar en cuenta que el avión de carga iba a estar bien pesado. Eso implicaba preparar una larga pista de despegue. A mayor peso, más pista requiere el avión para poder despegar y alzar vuelo.

Hago un alto a la historia, ya que esta semana he platicado con varias personas y les he planteado la misma pregunta: ¿cómo está la pista de despegue para que tu avión pueda alzar vuelo tomando en cuenta el nivel de carga y retos que tienes en este momento? Si no tomas en cuenta el peso que llevas y no consideras el tamaño de la pista, nunca vas a alzar vuelo.

Por dónde empezar

Lo primero que hice fue tener una intención clara de lo que iba a lograr: alcanzar un nuevo rango para la empresa de ventas directas a la que pertenecía. Lo primero que hice fue hablar con los 4 líderes principales que serían jugadores claves para alcanzar la meta. En ese momento escuchar lo que deseaban lograr y la manera en que estaría jugando en equipo con ellos. Luego pedirles su apoyo para la meta en la que estaba enfocado en esas dos semanas fue clave.

Segundo, aquí fue donde le pregunté a mi pareja ¿de qué manera puedo servirte para que te sientas que estás ahí paras tu familia y puedo apoyarte en el proceso? Ahí ella me dijo lo que estaría haciendo en esas dos semanas, la manera en que apreciaría mi presencia y apoyo. Eso me brindó un grado de claridad y seguridad como para saber la manera en que podría estar presente durante tiempos de crisis emocional y pérdidas familiares.

Por último, cómo poder apoyar con nuestro perrito, la casa y mis compromisos de manera efectiva. Supe que descanso, comunicación, escuchar, estar presente y definir mis tiempos (y ser disciplinado con ellos) era crucial. Punto importante, tener un par de personas que me sirvieran de escucha y apoyo para los momentos en que me sintiera perdido o desenfocado.

Dos lecciones aprendidas

Hubo momentos de mucho reto. Días donde no descansé como hubiese querido, pero algo que jamás olvido fueron dos cosas: mantener la calma y el enfoque. No perder de vista el objetivo y no importa lo que estuviera sucediendo, no perder mi paz o serenidad. El tener personas cerca para ser escuchado, comunicar mis dudas, temores o inseguridades fue clave. Pude apoyar a mi pareja, seguir de cerca la salud de mi perrito, cumplir con mis compromisos profesionales, apoyar a mi equipo y, justo al cerrarse el periodo de dos semanas, lograr el objetivo.

En ese momento que alcanzamos la meta (ya que para mí fue algo de equipo y no sólo de una persona), sentí que el avión despegó. El haberme dado la oportunidad de preparar la pista de despegue con tiempo y espacio, pero sobretodo haciendo un plan de vuelo antes, fue lo que permitió que el avión despegara. Esa lección jamás la olvidaré. Y eso mismo fue lo que hice con las personas con las que hablé esta semana. Todos tienen muchos retos, distracciones y cosas fuera de su control que van a suceder, pero si pueden hacer una cosa: preparar la pista de despegue de manera apropiada. ¿Qué vas a hacer para preparar tu pista de despegue para que tu avión no se queda en la pista, sí pueda tomar vuelo y alcances tus metas u objetivos?

¿Qué haces cuando quieres lograr una meta y todo comienza a salirse de control? Dos opciones.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: