Fuiste invitado a una obra teatral muy especial. Se titula "Tu sueño en tres actos". Mira a ver en qué acto estás.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Tu Sueño En Tres Actos

Tu sueño en tres actos

Entras a un salón. Tipo teatro. Te sientas. Estás rodeado de gente. Tanto de personas que conoces como desconocidos. Entre los conocidos están personas que quieres mucho como tu familia, amigo y personas que admiras. Entre los desconocidos puedes ver personas que respetas, que observas de lejos lo que hacen, así como figuras que en ocasiones tienes tus quejas, críticas, comentarios o pensamientos sobre lo que hacen o cómo se comportan. Vas a presenciar una obra de teatro: «Tu sueño en tres actos».

Fuiste invitado a esa obra porque es un compartir honesto de lo que realmente viven todas y cada una de esas personas. Tú todavía no lo crees. Se te hace difícil (por no decir imposible) pensar que los invitados a esta ocasión van a realmente decir (o admitir) ciertas cosas. Pero el hecho de que están ahí esas personas nada más, es algo que te hace pensar y cuestionarte.

Se abre el telón

Las luces bajan en su intensidad hasta quedar todo oscuro. Una luz sobre la tarima se enciende. Se bare el telón y sale un anfitrión a dar la bienvenida. «Gracias por estar aquí y haber sacado de su tiempo para venir a romper con uno de los mitos más grandes que cargamos los seres humanos. Sí, es un mito. Todos los que estamos en este salón de cierta manera sabemos que la realidad es otra cosa, pero queremos seguir creyendo que no lo es. Luego permitimos que esa falsa creencia se convierta en una realidad en nuestra mente. Eso, eventualmente, lo usamos de excusa para no afrontar nuestra realidad, ni hacer lo que realmente queremos en la vida».

Primer acto: mata el mito

Hoy vamos a matar ese mito. De una vez y por todas. A menos de que tú elijas seguir dándole vida. Observen, dijo el anfitrión.

¿Quiénes de ustedes tuvieron un sueño que parecía imposible alguna vez y en este momento lo están haciendo realidad? Cerca del 50% del grupo levantó la mano. Algunos que tú no esperabas la levantó.

¿Quién de ustedes tiene un sueño que cae en esa categoría pero no se han dado el permiso de hacerlo? Cerca del otro 50% levantó la mano.

¿Cuántos de ustedes no tenían claro ese sueño o dudaron del mismo antes de ponerlo en marcha? Prácticamente todos levantaron la mano.

¿Quiénes todavía hoy sienten miedo del tamaño del sueño o si se hará realidad? Todos levantaron la mano.

¿Quién tuvo (o todavía tiene) una buena razón para no hacerlo realidad? Todos subieron el brazo.

¿Cuántos se han dado cuenta de que el problema no era el sueño, sino la creencia en ti? Todos la levantaron.

¿Quiénes todavía luchan con esa creencia? Todos levantaron la mano, hasta personas que admiras y crees que no pasan por momentos como ese.

¿Para cuántos de ustedes la creencia limitante era «no soy capaz»? Como una tercera parte del grupo levantón la mano.

¿Para cuántos era (o es) «no soy suficiente»? Otra tercera parte subió la mano.

¿El «no valgo o no lo merezco», cuántos? La otra tercera parte.

¿Qué me dicen del «no tengo dinero o no tengo tiempo»? No sólo levantaron la mano todos, sino que muchos comenzaron a reírse y/o hacer caras con gestos de «ni me digas».

¿Cuántos llegaron a pensar (o todavía creen) que «por la falta de apoyo, la sociedad, su género, falta de recursos, de conocimiento, la resistencia de su pareja o familia o cualquier otra cosa no podías hacer lo que realmente querías? Parecía un coro de niños cuanto todos levantaron la mano?

Segundo acto: lo que hicieron

¿Qué cambió para los que se arriesgaron e hicieron algo por su sueño?

De entre la multitud, uno a uno de los que habían dado el paso de creer y hacer algo por sus sueños, comenzaron a decir qué pasó.

«Dejé de comer mierda». «Dejé las excusas». «Me cansé de seguir haciendo lo mismo: nada». «Observé cómo otros que sentían lo mismo que yo y tenían menos recursos que yo, empezaron a hacer algo». «Mientras más esperaba o quería que las cosas fueron perfectas, menos me movía y peor me sentía». «Me di cuenta que el problema era yo».

La noche se tornó conmovedora cuando de la nada una habló. Impactó a todos. Dijo lo siguiente: «nada cambió, lo único que cambió fue que tomé la decisión de hacer las cosas con todo y el miedo. Ahí todo cambió. Yo en particular. Ahí las puertas comenzaron a abrirse. No dejé de sentir miedo, pero ya no dejo que me detenga».

Hubo un silencio, hasta se pudo ver a varios boquiabiertos. Si hay palabras que te dejan sin aliento, fueron estas.

Tercer acto: ¿y tú qué?

Acto seguido. De la parte de atrás del salón, se levantó una persona que casi no se veía entre las sombras y la oscuridad. Sin mucho alarde, fanfarroneo o sin querer sonar ofensivo, dijo de manera pausada y segura: «yo estuve sentado durante mucho tiempo en mi vida. Es más, había venido un par de veces a este mismo evento y cada vez que hacían las preguntas y escuchaba a los que compartían fui pasando de ser un incrédulo-escéptico a luego sentir pena, tristeza y hasta impotente. Hasta que hace un par de años me dije «basta. No más. Puedo buscar todas las excusas del mundo, pero la realidad es que el problema soy yo. Mis miedos, mi incredulidad, el creer que no puedo, que no soy capaz o no merezco tener lo que realmente quiero en la vida».

«A todos los que están aquí no están aquí por accidente. Yo no sé que estás viviendo ahora, ni las razones que puedes tener para no hacer lo que realmente quieres, pero lo único cierto es que no puedes seguir posponiendo lo que quieres por lo que pasa o por los demás. Este es tu momento y nunca haber un mejor momento que este para por lo menos dar el primer paso. No esperes más. No sólo te lo mereces, sino que tu vida será mejor por ello. ¿Qué vas a hacer al respecto?».

Eres el invitado especial a una obra de teatro: Tu sueno en tres actos.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: