Hay una forma de manifestar lo que tú quieres. Se llama la Cadena de la Manifestación. Siete pasos al alcance de ti.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Manifiesta Tus Sueños En 7 Pasos

Manifiesta tus sueños en 7 pasos

Aveces el golpe más duro que puedes recibir no es con la verdad. Sino con tu realidad. He pasado años discutiendo, negando, rechazando, comparando y hasta evaluando la llamada «verdad». Durante algunos momentos me sirvió para hacer cosas que no me creía posible hacer. En otros me sirvió para distanciarme de otros que debería haber escuchado con más detenimiento y atención. Y hay momentos cuando no es ni lo uno, ni el otro. Es una especie de tierra inhabitable que ni siquiera defines, conoces o reclamas.

«La verdad» puede ser una gran ilusión. Una especie de fantasía intocable, impermeable y, lamentablemente, inalcanzable. Hasta que llega el momento donde «tu verdad»no puede ni sostener, ni defender, ni evitar contradecir lo que esta pasando. Ahí todo lo que has defendido o evitado se cae. No necesitas evidencia, confirmación, ni que te convenzan. Es obvio y aparente. Para ti. Aunque nadie lo vea o se dé cuenta.

Cuando la fórmula no funciona

Se cae porque tu realidad te dice que la fórmula que tienes en tu mente y la que practicas con tus actos, no se traduce en los resultados. Es más, tu experiencia de vida (lo que sientes particularmente contigo) no es congruente con lo que crees, con lo que haces o con lo que obtienes. Ayer te compartí sobre la manera en que podemos solucionar nuestra falta de abundancia.

El objetivo del blog era comenzar a mirar la manera en que queremos una cosa, pero no estamos dispuestos a confrontar o soltar la otra. Queremos vivir la vida aplicando «nuestra verdad», pero no estamos realmente dispuestos a mirar lo más obvio: nuestra realidad. Esa que no miente. Esa que no compra ni la importa tus excusas. Esas que parece inmovible o incambiable, pero es todo lo contrario: es lo más moldeable que puede existir.

Lo que vive oculto en la fortuna

Esta mañana mi lección del Tao Te Ching decía: «la mala fortuna tiene la buena fortuna oculta dentro de ella y la buena fortuna es donde se oculta la mala fortuna». Parece un juego de palabras, pero en realidad, por lo menos para mi, era algo mucho más profundo. Una llamado con mi realidad. ¿Qué NO estoy viendo en las fortunas que tengo (buenas y/o malas)? ¿Qué no estoy aprendiendo de ellas? En ellas no caben mi verdad, sino aprender a descubrir una nueva realidad.

Esta lección del Tao me sirvió de mucho para reafirmar el tema que te dije que iba a compartirte hoy. «La cadena de la manifestación» es algo que estoy aprendiendo a poner en práctica. Advertencia, no vengo a decir que es una verdad absoluta, sino una manera de afrontar ese momento cuando tu realidad y tu verdad chocan. Cuando sabes que es el momento de abrirte a algo diferente y requieres dar pasos de principiante. Si estás buscando garantías sin hacer el trabajo, puedes dejar de leer y buscar tus soluciones milagrosas.

La cadena de la manifestación

En mis casi treinta años de trabajo de crecimiento personal, he llegado a la conclusión de que manifestación pasa por siete etapas. Hay ocasiones en que ocurre en segundos, minutos o días. En otros puede pasar semanas, años, décadas o vidas. Todas ocurren como una especie de secuencia cuando estamos alineados con una energía de vida y de intención. Cuando no estamos alineados o nuestra energía no es bien intencionada, no sucede.

Yo digo que la Cadena de Manifestación consta de siete pasos o etapas. Aquí los siete.

Creer – ¿En qué? Qué eres Próspero porque provienes de un Universo próspero y vienes a este mundo a manifestarlo. Mucha gente le cuesta mucho creer esto.

Confía – ¿En qué o en quién? Que si crees genuina, real y profundamente en creer que eres Próspero, lo vas a manifestar. Pero para ello vas a tener que estar dispuesto a creer en la gente, en tu Ser Supremo (no uno que juzga o te evalúa) y en perdonar (a ti y a los demás) en el proceso de darte cuenta de que lo eres.

Define – ¿Cuál es el propósito para que el quieres usar tu vida y tu tiempo en este mundo? Eso implica preguntarte quién eres y cómo quieres vivir. Requiere desarrollar pensamiento crítico, criterio propio y estar dispuesto a retar tus creencias y la de muchos que te rodean. Aquí es cuando decidir con claridad, exactitud y definición lo que queremos es vital.

Declara – Una vez escuché que declarar es una manera en que conviertes la energía en un pensamiento y es el primer acto de convertirlo en materia. Siempre estamos declarando y/o afirmando. El problema es que no miramos lo que está pasando en nuestra realidad y queremos pretender que declarar es un acto ocasional. Algunos no prefieren hacerlo, pensando qué van a decepcionarse (dejan de creer o de confiar). Aquí es donde los hábitos diarios hacen una diferencia.

Afirma – Estoy claro que declarar es un acto de afirmar algo en el presente con la intención de hacerlo realidad y manifestarlo. El dilema es que muchas veces seguimos afirmando lo que ya vive en nuestra mente (nuestras miedos, dudas, inseguridades, temores y el resultado de nuestras experiencias negativas o el apego de las buenas). Hay que trabajar con afirmar en el poder de Creer, de Confiar y de vivir de acuerdo a nuestro verdadero propósito.

Acción – Sin acción no hay resultados. Mucha gente es adicta al hacer, pero no al hacer con dirección, con propósito, con intención. Mucho menos, sin cambiar sus creencias, su programación o sin enfrentar o resolver sus miedos. Hace poco escribí que el problema muchas veces no es lo que hacemos, sino lo que no vemos en lo que hacemos.

Manifestación – Siempre producimos resultados. Aún cuando no estamos produciendo los resultados que queremos, estamos produciendo resultados. Lo que pasa es que cuando no los producimos los juzgamos, condenamos, atacamos, clasificamos y lo vemos como un fracaso y no una oportunidad de «ver la buena fortuna en la mala fortuna». Ahí es cuando podemos convertir la materia en algo flexible y moldeable. Pero todo comienza con la mente, el pensamiento y la manera en que vemos las cosas. Cuando aprendemos a usar estos pasos o etapas, lo primero que nace es el sentido de gratitud, de usarlo para impactar a otros y que otros puedan hacer lo mismo.

Como ya te dije, no soy un experto es esto. He visto qué sucede cuando la vivo y la aplico. Y cuando no también. En este momento de mi vida estoy aprendiendo a tenerlo presente en mi mente en todo momento y hacerlo una forma de vida, no una mera estrategia o acto por necesidad. Esta podría ser la mejor manera de solucionar tu falta de abundancia y desarrollar una consciencia próspera. ¿Qué vas a hacer al respecto?

Tú puedes manifestar lo que más quieres. Aquí 7 pasos como hacerlo.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: