¿Qué pasa cuando haces algo todos los días y no produce lo que quieres? Aveces el problema no es la acción, sino no ver las oportunidades en ellas.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Cuando Lo Que Haces No Produce Resultados

Cuando lo que haces no produce resultados

¿Qué tengo que hacer? Esa suele ser la pregunta más frecuentemente hecha por la gente cuando sabe que quiere algo que no lo tiene. En cualquier plano. Ya sea el material, el emocional, el espiritual o económico. Esa una pregunta que no tiene reemplazo y no puede evitarse. Para obtener algo que no tienes, la acción es imprescindible. Dicen que «el hábito hace al Monge». ¿Qué pasa cuando no sucede?

¿Qué pasa cuando tomas las acciones y no sucede lo que tu quieres? Ahí es cuando mucha gente comienza a frustrarse, cuestionarse, resistirse o hasta resignarse. Me ha pasado en muchos momentos y en diferentes aspectos de mi vida. Desde relaciones y dinero, hasta metas profesionales y aspectos personales. Le dedico tiempo, esfuerzo e invierto mucho de mí para lograr algo y no sale como yo esperaba.

Cuando las acciones no rinden frutos

Ayer hablaba con una amiga que lleva años queriendo alcanzar un logro en un emprendimiento. Ha tenido sus altas y sus bajas, sus picos y valles, durante este tiempo pero sigue esperanzada, ilusionada y creyendo firmemente en su capacidad de alcanzar su meta. Ella reconoce que durante estos cuatro años ha sido un proceso de aprendizaje. Especialmente en identificar las creencias, pensamientos, actitudes, comportamientos y acciones que no le sirven para alcanzar esa meta. Sus acciones diarias le han enseñado mucho.

El propósito de la conversación era comenzar a definir un plan de acción para alcanzar una meta que es bien importante para ella en el emprendimiento que lleva a cabo. Alcanzar esa meta significa muchas cosas para ella. Primero, alcanzar un nivel de éxito en dicho emprendimiento. Segundo, saber que ha podido desarrollar ciertas habilidades y convertirlas en una manera de liderar a su equipo. Tercero, aprender empoderar, inspirar e influenciar a su equipo. Y, uno de los más importantes, generar una fuente de ingresos consistente y que pueda tomar otra serie de decisiones en su vida.

Lo que vive oculto en tus hábitos

Al momento de escucharla, pude darme cuenta que ella tiene claro lo que tiene que hacer. Ella ha incorporado a su vida una serie de hábitos y prácticas diarias enfocados en su crecimiento personal y los que requiere su emprendimiento para despuntar. Es más, muchos de estos hábitos los conoce hace cuatro años. ¿El dilema? No genera el crecimiento que ella quiere, espera y siente que debería tener.

Algo era evidente. Mi amiga estaba llevando a cabo las acciones requeridas, pero estaba pasando por alto algo muy importante para poder llegar al siguiente nivel. ¿Qué? Capitalizar las oportunidades que se le presentan dentro de las acciones que lleva a cabo todos los días. El saber identificarlas (o hasta saber cuáles son) es una parte, pero el tomar el riesgo y lanzarse a aprovecharlas es donde viven dos partes vitales de todo plan de acción: los quiebres (barreras que se rompen en el proceso) y el crecimiento que se obtiene de ellas. Ella no se estaba dando el permiso de tener conversaciones mas profundas con sus clientes y el saber llevarlos hasta realmente identificar su verdadero propósito o razones para querer hacer las cosas que les importan en su vida.

Crecer vive en las oportunidades ocultas, no sólo la repetición

Recuerdo cuando comenzaba mi profesión como facilitador de talleres. Al principio lo importante era dominar el libreto, el contenido, las cosas que se tenían que hacer para cumplir con lo que requiere el taller para darle a los participantes por lo que pagaron. Durante mi primer año y medio siempre tenía en mi manos unas fichas técnicas (índex cards) para no olvidar algunos detalles. Eran una especie de bastón, pero fueron muy útiles para tener presente puntos importantes del taller.

Ahora, yo podía seguir el libreto al pie de la letra, pero lo más importante era lo que no estaba escrito en el papel. Aquí es donde estaba en mis manos desarrollar mis habilidades de conectar con la gente, observar sus comportamientos, su lenguaje no verbal, confiar en mi intuición y, un punto vital, desarrollar mi estilo de cómo intervenir con la gente para que sacaran el mayor provecho de la oportunidad que estaban viviendo.

Si yo no aprendía a aprovechar esas oportunidades y no tomaba el riesgo, yo seguiría cumpliendo con el libreto y haciendo lo que tenía que hacer. Pero el crecimiento no se daría. La repetición es importante. La repetición dice que algo te importa lo suficiente como para tenerlo presente, convertirlo en una prioridad en tu vida e incorporarlo en tu forma de vida. Si te importa lo haces, de lo contrario, no.

¿Estás en automático?

El punto a mirar es uno sencillo. Si estás haciendo algo diariamente, es vital observarte y notar si no estás cayendo en hacerlo en automático. Por cumplir. En el momento en que algo se hace en automático, se pierden dos cosas: conexión con tu plano emocional y se dejan de ver las oportunidades que viven ocultas en esas prácticas o acciones diarias. Ahí es donde se enfrentan los miedos, se rompen las barreras o creencias limitantes y es donde vive el crecimiento.

Ese fue el objetivo medular de la conversación con mi amiga. Ella ha sido consistente en llevar a cabo las acciones diarias que se requieren para poder avanzar en su emprendimiento. Aquí todo se reduce a una sola cosa: aprovechas las oportunidades que viven en sus actividades para que pueda romper las barreras y alcanzar el crecimiento que ella tanto quiere y merece. ¿Qué vas a hacer hoy para romper barreras y crecer en lo que llevas a cabo?

Aveces el problema no es lo que haces, sino lo que no ves en lo que haces.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: