fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Lo Que Amenaza Tu Crecimiento

Lo que amenaza tu crecimiento

Esta mañana platicaba con una persona a la que le asesoro con su equipo de trabajo. Es una organización pequeña, pero con mucho potencial de crecimiento. Dado a que todos los que forman parte de su equipo son voluntarios, y son personas que eligen practicar un modelo de negocios a tiempo parcial, hay algo que constantemente surge como una amenaza a su crecimiento. Tanto personal como profesional.

La intermitencia.

Jamás olvido cuando escuché a un gran líder y amigo en el campo de las redes de mercadeo llamado Eric Gamio decir «la intermitencia es el cáncer de las redes de mercadeo y de todo emprendedor». En ese momento que lo escuché, fue como si un relámpago me entrara por los oídos y el trueno retumbara en mi cabeza. Una de esas verdades perturbadoras que se quedó conmigo por mucho tiempo.

Ahora, ¿porqué la gente cae en la intermitencia y qué la provoca? Es una buena pregunta para empezar a trabajar con el equipo.

Acaba de terminar la Semana Santa. Mucha gente viene de «tomarse unas vacaciones por primera vez en casi tres años». Otros vienen de «desconectarse por un par de semanas» y algunos «de salir de su casa sin rumbo o sin agenda en mucho tiempo». En pocas palabras: el semáforo de la intermitencia está en rojo o en un punto alto.

En vez de querer llevar a la gente a «no hacer las cosas», lo importante es observar de dónde nace el comportamiento de la gente a hacer lo que hace, cuando lo hace y cómo lo hace. Al grano: ¿cuál es la creencia que origina este tipo de comportamiento?

Yo digo que se debe a tres cosas:

  1. No tener un propósito claro o definido (uno al que estés dispuesto a apostarle todo).
  2. Al no tener un propósito definido, tu nivel de compromiso es basado en tus emociones o tus «necesidades» y no lo que realmente quieres. Por eso no tu comprometes al 100%.
  3. Ante la falta de un verdadero compromiso, no desarrollas hábitos diarios consistentes y productivos.

Aquí fue donde la dije a esta persona que sería bueno hablar con su equipo y mirar un aspecto fundamental primero. Apoyar a su equipo a darse cuenta que «una cosa es tener o estar en actividad y otra cosa es estar en movimiento». La primera es lo que hacemos todos los días, seamos o no emprendedores o seamos parte de cualquier modelo de negocio. La segunda es desarrollar un sentido de consciencia de tener una serie de «acciones con propósito» enfocadas y dirigidas a su negocio y/o emprendimiento.

Podemos tener las dos cosas. Estar de vacaciones, tomar un descanso o hasta regenerarte y poder tener una serie de hábitos diarios que van a mantener tu vida, y tu negocio, apuntando en la dirección correcta. Mucha gente regresa de unas vacaciones lista para tomar otra vacación. Nada malo, me ha pasado, pero el punto es que no tenemos que pasar de un lado del péndulo (de ser híper disciplinado) al otro (perderla toda).

Cuando sabes que estás en un estado de intermitencia, cuando no estás haciendo lo que sabes, crees y dices que debes estar haciendo, sería bueno hacer un alto y preguntarte un par de cosas. Tal vez esta plática debes tenerla con alguien que sepa escucharte y no comprarte tus propias excusas o justificaciones. Especialmente, si eres de los que tiendes a dejar las cosas a medias o rendirte cuando las cosas no van como quieres o te atoras.

Preguntas para replantearte tu propósito:

¿Porqué realmente estoy haciendo este emprendimiento?

¿Cuál es la verdadera razón por la que elegí hacerlo?

¿Qué representa esta oportunidad para mi crecimiento?

¿Qué vas a poner en juego para que se eleve tu nivel de compromiso?

¿Cómo este momento se asemeja a otros donde caigo en el mismo patrón?

¿Qué lección oculta vive para mí si supero este momento?

Una vez has vuelto a definir tu verdadero propósito y tienes algo en juego, puedes realmente transformar tus preguntas y tu campo de acciones. Ya no se trata de «porqué no lo hago o lo dejo a medias». Ya sabes donde realmente vivía el problema y ahora puedes enfocar en lo que realmente «puedes y eliges hacer» para producir lo que mereces.

Areas a tomar en cuenta para elevar tu nivel de compromiso y producir resultados:

  1. ¿Qué habilidades requieres desarrollar para elevar tu presencia y crecer en tu emprendimiento?
  2. ¿Cuánto tiempo dispones al día para leer, escuchar audios o videos para tu crecimiento personal?
  3. ¿Qué espacio diario dispones para presentar, capacitar (o capacitarte) y conocer mejor tu producto?
  4. ¿Qué quieren saber tus clientes a cerca de tus productos, tus servicios o la oportunidad que le ofreces que puede elevar la manera en que te responden y puedes darle seguimiento?
  5. ¿De qué manera cuidas tu seguimiento para que puedas valorar tu esfuerzo y no dejar caer la atención de tus clientes?
  6. ¿Con qué personas es imperativo que hables semanalmente (de ser necesario) para mantener tu nivel de enfoque, entusiasmo, productividad y no caer en tus círculos viciosos?

Una vez has intervenido en tu falta de propósito y haz identificado los hábitos diarios que puedes incorporar a tu vida de manera elegida, puedes ver que tus acciones comienzan a ser intencionadas y con dirección. Dejas de perder tiempo, de darle mil vueltas a las cosas o de evitar lo que realmente es importante.

La intermitencia no es otra cosa que tu zona cómoda, lo que Steven Pressfield llama «la resistencia o lo que denominé hace mucho tiempo «tu vainilla» (malo conocido que bueno por conocer). Hasta que no definas tu verdadera razón o propósito para hacer lo que haces, seguirás dejando que la amenaza de la intermitencia seta pero verdugo. Basta.

¿Qué vas a hacer al respecto?

El pero enemigo de tu crecimiento se llama «la intermitencia». Aparece de muchas maneras.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: