fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
La Seducción De Tu Rival

La seducción de tu rival

Llegó el momento de confrontar a mi rival. Si, al que siempre se contrapone en mi camino. El que me puede llevar del cielo al infierno más velozmente que una película de «Rápido y furioso». Si, ese que no puedo vivir sin él y del que muchas veces quisiera despedir y enviar al lugar más lejano con pasaje de ida sin regreso. Si, a mi EGO y la manera en que me seduce.

Caminar este camino de emprender, en el fondo, es más un camino de conocerme. Más de lo que puedo ofrecer al mundo como solución de un problema o agregar valor, es la manera en que me relaciono conmigo y con el mundo. En la medida en que le tomo la medida a mi EGO, el camino será mucho más revelador.

Más allá de la pandemia, este tiempo ha sido un gran espejo para ver realmente donde vive lo que es importante para mi. No dudo que lo esté siendo para mucha gente. ¿Cuáles son mis prioridades? ¿Qué realmente me mueve? ¿Cuáles son mis verdaderos propósitos? ¿Dónde se oculta mi EGO en todo esto?

Tal vez nunca logre trascender mi EGO. Ahora, si logro identificar cómo divisarlo, oculto entre la maleza, cómo se torna en sombras en mis actos, cómo es un motor de reconocimiento y no de aportación, al menos sabré reconocer la manera en que invierto mi energía y no seguir alimentando falsas expectativas. Eso es un paso al frente.

Estos días han sido muy sensibles (por no decir extra). Han sido días de mirar realmente lo que no quiero ver de mi mismo. Qué no he perdonado. Lo que sigo buscando por alguna carencia que vive en mi vida. Dónde he condicionado lo que doy y cómo eso se convierte en una represa que no permite entrar lo que más quiero.

Lo que más me ha sorprendido es mirar la manera en que el miedo, sin darme cuenta, se institucionalizó en mi campo emocional sin darme cuenta. Cómo ese temor de perder algo se convirtió en una excusa para no mostrar, no dar, no abrir, no liberar, no profundizar o soltar. Pequeños actos que podían decir tanto, desaparecieron de mi cotidianidad. La seducción de mi EGO me atrapó.

El otro día vi un video que me impactó porque me dijo dos verdades que necesitaba escuchar en ese momento. Primero, todavía tengo una mentalidad de empleado que requiero seguir trabajando. A lo largo de mi vida he confundido esfuerzo, entrega y longevidad con recompensa. El que yo le haya dedicado gran parte de mi vida a una profesión no me da ningún derecho a pensar que eso se traduce en autoridad para poder esperar o crearme expectativas de algo.

Eso me hizo darme cuenta de lo segundo: que algo estaba detenido. Algo a nivel energético no estaba en la sintonía adecuada. Todo se sentía en orden, pero algo no marchaba de la misma manera. Pensé que había aprendido a separar las expectativas de lo que es un campo de crecimiento. Especialmente, cuando estoy empezando algo. Parece que esta lección sigue abierta y en desarrollo.

Es bien fácil dejarme seducir por mi EGO. Dejar que me diga lo que debo esperar o cómo me debo sentir en momentos cuando los indicadores no pueden ser expectativas emocionales. Crecer es un acto que se mueve en una dirección: al frente. Es un acto que mayormente duele porque constantemente me reta a no conformarme y salirme de lo que ya se.

El problema no es enfrentar el dolor, sino aceptar lo que te dice. El mío me decía que «no es lo que has crecido, sino lo que realmente requieres crecer en este momento. No te sigas diciendo lo que has hecho, sino lo que requieres hacer en este instante. Cuando algo está detenido es porque algo en ti se detuvo». No puedo seguir dejándome seducir por mi EGO.

Me tomó unos días reconocerlo, procesarlo y aceptar la manera en que voy a incorporarlo a mi vida en ESTE momento. En momentos cuando he pensado que el foco es dar a otros, la vida me dice cuando requiero hacer un alto y mirar profundamente lo que sucede conmigo. Ahí es donde vive el trabajo: conmigo mismo. ¿Qué requieres hacer hoy para enfrentar tu EGO y no ser seducido por él?

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.