fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Hora De Ser Tu Agente Provocador

Hora de ser tu agente provocador

Si los cambios son inevitables, la forma de enfrentarlos y/o llevarlos a cabo son opcionales, entonces llegó el momento de provocarlos. De verdad. Sie podría decir que hay sólo dos tipos de cambios: los que la vida te lleva a realizar o a enfrentar y los que tú puedes provocar. Como dicen en México, esa es la neta (la verdad).

Pues llegó el momento de convertirte en un agente provocativo. Jamás olvido cuando el grupo de rock Foreigner, muy popular en los 80 y 90. Lanzó al mercado un disco titulado «Agent Provocateur» (en 1984), donde comenzaron a realizar una serie de cambios en su sonido como banda de rock. De ser una banda que tuvo una serie de éxitos con un sonido más pesado en el rock, comenzaron a darle más prominencia a los teclados y a un sonido más pop. Esto causó discordias entre su líder Mick Jones y su cantante Lou Gramm. Sin embargo, también marcó la etapa más prolífera en ventas de discos que tuvo la banda en toda su historia.

¿Cómo te relacionas con los cambios?

Seamos honestos. Todo el mundo quiere algún tipo de cambio. Algunos quieren más de algo, menos de algo, más estabilidad de algo, innovar en algo, cambiar en algo, mejorar en algo y hasta los que dicen que no quieren nada, quieren eso: que nada cambie. Lo que implica algún tipo de esfuerzo mental, emocional, energético, de consciencia o espiritual. O cómo ponen en las pruebas de selección múltiple: todas las anteriores. Así que todo el mundo quiere algo.

Podría darte las cifras del porciento de la población que resiste o evita los cambios. Aquí es simple: ¿qué sabes tú que requieres cambiar o alterar en tu vida? Sí, es probable que te digas que lo has intentado, no estás seguro, no sabes lo que quieres, no te gustan los cambios, a lo mejor no tienes los medios, o cualquier otra razón por la que no has llevado a cabo el cambio. Si eres totalmente honesto, te invito a considerar esto.

El mata cambios de tu vida

Lo único que está entre tú y cambiar algo es miedo. Sí, en algún grado esa es la razón por la que no te decides, no te defines, no aparecen los medios o sigues dando vueltas en el mismo lugar. Hay un grado de temor, duda, miedo, incertidumbre o prevención que no te permite avanzar. Hay gente que resiste los cambios. Prefieren la llamada «estabilidad», que no es otra cosa que «certeza disfrazada de ser predecible o con previo aviso» o simplemente lo resisten con actitudes saboteadoras, evasión, boicotearse, manipular, intimidar o simplemente encerrarse o aferrarse a quedarse en lo mismo.

Ayer le decía a una persona, «estoy cagado del susto». ¿Porqué? Simple: estoy llevando a cabo una serie de cambios donde estoy siendo el agente provocador. Desde cambios en mis relaciones, en mi manera de aproximarme a la vida, al trabajo, a mi alimentación, al ejercicio, a prepararme para una carrera de larga distancia y a relacionarme con la gente. Son tantos, que me siento extremamente vulnerable, expuesto y comenzando a ver muchas cosas de mí mismo que vivían ocultas debajo de la superficie. Algunas de ellas, me han asustado. Tanto por lo bueno, como por lo inesperado o lo que no aportan a mi calidad de vida.

El problema no es hacer los cambios, sino enfrentar todo lo que estaba debajo de ellos que salen a luz cuando los llevas a cabo.

Esperar por la vida o provocar el cambio

¿Qué ha sido el denominador común para mucha gente desde que comenzó la pandemia hace más de año y medio? La vida te llevó a enfrentar cambios. Muchos de los cuales no estabas listo para enfrentar. La vida fue un agente provocador, como siempre suele serlo, de muchas cosas. De la misma manera en que la vida te obliga a cambiar cuando enfrentas una pérdida inesperada, una enfermedad o un diagnóstico no esperado, un descalabro financiero, una relación que termina sorpresivamente, etc., tu puedes provocar muchos de estos cambios.

Volvamos a ser honestos. Cuando miras muchas de las cosas que te han pasado en la vida, de esas que tocan y dejan marcas, ¿en cuántas de ellas estabas viendo y/o recibiendo señales mucho antes de que sucedieran? O sea, la vida de estaba diciendo: «debes hacer cambios, alterar el rumbo o hacer algo al respecto». Poner el nombre que quieras; no le hiciste caso, preferiste esperar, darte un tiempo o hacerte el idiota. Hasta que sucedió y no quedó otra alternativa. Ahí llegó el momento de enfrentar la pérdida, el dolor, rehacer tu vida, rediseñarte y llevar a cabo una serie del cambios que provocó a que naciera «un nuevo tú».

Hora de provocar el cambio

Yo estoy claro que mucha gente va a decir cualquiera de estas frases. «¿Por dónde empiezo? ¿No sé que hacer? Tengo tanto que aprender. Me da miedo. No sé que va a pasar y eso me asusta. Me siento perdido. Esta nueva época de la tecnología no me atrae para nada. Todo parece tan falso o acartonado. Etc., etc., etc.». Vamos a partir de la premisa que tienes la razón, ya que si vive en tu mente, de alguna manera lo crees y lo estas convirtiendo en la historia que valida tu manera de ver el mundo y de comportarte.

Hay algo que no puedes negar. ¿Vas a seguir esperando a que la vida siga su paso, siga llevando a cabo cambios en tu entorno, en tu vida y en tí y sigas sin hacer nada hasta que pasen y no tengas remedio que moverte? Aquí es cuando nos convertimos en agentes reactivos. Vivimos reaccionando a los cambios. En los pasados tres años la vida me estaba dando avisos que te que tenía que hacer cambios, pero me hice de la vista larga. Hasta que no tuve de otra. Ahora yo elegí provocarlos.Ho

Mañana vamos a entrar en detalle de qué hacer para convertirte en un agente provocador de cambios. Hoy quiero dejarte con la pregunta: ¿qué aspectos de tu vida, si te dijeran, «todo va a salir bien por más descabellado que parezca la idea que tienes para llevar a cabo el cambio que quieres», requieres cambiar? Y me refiero a aspectos que tú sabes que están estancados, sin crecimiento, no te sientes retado o desafiado, le falta inspiración, deseo, innovación, creatividad o cambio de perspectiva. También puedes considerar aspectos donde puedes elevar tus capacidades, habilidades o simplemente sabes que no estás dando lo mejor de ti o no están aprovechando al máximo el recurso que eres. Tanto personal, como profesional. ¿Qué vas a hacer al respecto?

Hora de convertirte en tu agente provocador de cambios.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: