fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
La Pregunta Que Te Lleva A Practicar El Amor

La pregunta que te lleva a practicar el amor

Yo le llamo «la pregunta inevitable». No importa la situación. Estés pasando por un gran momento, algo extraordinario acaba de suceder. Puede ser algo dramático, traumático, doloroso o aleccionador. No dejemos fuera esos momentos de placer, satisfacción o plenitud. La pregunta aparece. Muestra su cara de alguna manera. Te toca el hombro por así decir.

¿Qué sigue? ¿Qué es lo próximo? ¿Cuál es el siguiente paso? ¿Hacia dónde dirigimos el GPS? No importan las palabras elegidas, el sintaxis o el idioma, el presente te pide a estar presente. Luego ver cómo se va. Cómo sigue su curso. No podemos retenerlo, aferrarnos a él, evitarlo, negarlo o huirle. Tarde o temprano el círculo nos vuelve a conducir a la pregunta: ¿qué sigue? Hoy te voy a invitar a considerar lo que puede ser la respuesta a esta pregunta y lo que implica responderla.

Muestras de la pregunta inevitable o implícita

Puedes haber perdido a un ser querido.

Tal vez tu negocio alcanzó el millón de dólares en ventas.

Acabas de darte cuenta que tu tiempo en el lugar donde siempre has vivido está por terminar.

Estás viviendo el dolor de ver cómo termina una relación.

Recibes la noticia de que vas a ser papá o mamá, abuelo o abuela.

Tienes que declararte en quiebra.

Llegaste de dar el viaje de tu vida.

Superaste una enfermedad que puso tu vida en juego. O acabas de recibir la noticia que comienza el proceso de superarla.

Tomaste la decisión de tomar un riesgo con una idea que llevas años cuajando dentro de ti.

Invertiste por primera vez en un emprendimiento.

Acabas de publicar tu primer libro. O el siguiente.

Haber alcanzado un logro, meta, superar un obstáculo o barrera que parecía imposible.

Abriste una tienda en línea.

No sabes por dónde empezar una nueva etapa de tu vida.

¿Qué implica la pregunta?

No importa lo bueno, lo malo, lo inesperado, lo deseado, lo lindo, lo feo, lo alegre o lo doloroso, la pregunta siempre está implícita en alguna parte de todo lo que sucede. El problema o dilema es que el ser humano busca maneras de quedarse en un momento (a nivel mental, emocional, energético o lingüístico) y de cierta manera busca evitarla. No todos, ya que algunos comienzan la jornada de responderla. Aunque eso implique empezar de cero o reconocer que requiere aprender lo que pensaba que ya sabía.

Si miras todos los ejemplos recién expuestos, así como miles más que no incluí y puedes estar viviendo, todos tienen algo en común. Muestran de alguna manera la forma en que amas algo y la vida está poniendo a prueba ese amor. O lo que has aprendido del amor hasta ese momento.

Aprender a amar y la práctica de amar

Llevo un par de meses volviendo a releer el clásico de Erich Fromm, «El Arte de Amar». El dice que para aprender a amar se requiere primero «conocer lo que implica aprender lo que es el amor». Eso conlleva cuatro elementos: disciplina (hacerlo todos los días en todos los aspectos de la vida), concentración (tener un nivel de devoción o de enfoque total a eso que quieres aprender a darle amor), paciencia (aprender a aceptar al otro y no seguir insistiendo en que se hagan las cosas como tu quieres para tu propio interés) y preocupación (ser proactivo en ver las maneras en que puedes seguir mejorando tu aprendizaje en el amor).

Ahora, una vez que hemos podido aprender estos cuatro aspectos que denotan nuestra capacidad de aprender a amar, vienen los cuatro elementos que forman «la práctica en el arte de amar». Primero, aprender a ser objetivo. Con nosotros mismos, nuestra pareja, nuestros padres, hermanos, hijos, amigos, socios, clientes, etc. Este elemento es donde mucha gente no supera el narcisismo o del miedo de ser abandonado, rechazado o excluido y por eso nunca desarrolla una capacidad de ser objetivo que le permita ser libre.

Cuatro elementos de la práctica de amar

Ya con la objetividad como un acto de ser amoroso, el ser desarrolla humildad (el segundo elemento), esa cualidad de ver su humanidad como una oportunidad de crecimiento y aporte. La humildad va de la mano con la razón (en este caso, como el desarrollo del pensamiento crítico o profundo). Poder ver, verse y ver todo con un grado de profundidad y sabiduría, permite que el hombre pueda llegar a elevar el aspecto que sostendrá su práctica en el amor. La fe.

No un Fe religiosa o enfocada en lo sagrado, sino una Fe racional. El propio Fromm la describe como «una convicción arraigada en la propia experiencia mental o afectiva. La fe racional no es primariamente una creencia en algo, sino la cualidad de certeza y firmeza que poseen nuestras convicciones. Es un rasgo caracterológico que penetra toda la personalidad y no una creencia específica. La fe racional Arriaga en la actividad productiva intelectual y emocional. Constituye un importante componente del pensamiento racional, en el que se supone que la fe no tiene lugar». Poderosa definición.

Ayer escribía sobre la importancia de desarrollar un hábito, lo que podría decirse que significa «aprender lo que es el amor». Ahora viene la fase de aprender a poner en práctica el amor. Tal vez lo que sigue en tu vida, no importa lo bueno, lo malo, lo lindo, lo feo, lo alto, lo bajo, el placer o el dolor, es aprender lo que sigue en la práctica del amor. Ahora es el momento de aprender a poner en práctica la objetividad, la humildad, la razón o el pensamiento crítico y la fe. Este puede ser el paso que libere el ser que vive dentro de ti y le brinde un rumbo sin precedente a tu vida. ¿Qué vas a hacer al respecto?

Toda situación, no importa el aspecto de la vida o el resultado, te invita a hacerte una pregunta y a practicar el amor.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: