¿Qué tienen en común tú y el influencer más grande del mundo? Hay dos cosas que no puedes ignorar y es hora de capitalizarlas.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Mito De Ser Un «influencer»

El mito de ser un «influencer»

Miré al grupo y cuando vi el público que tenía al frente, sentí un grado de miedo y temor que nunca había sentido en todos mis años de facilitador o entrenador de talleres. El objetivo era dar una charla de dos horas para jóvenes de escasos recursos, que comunidades de alto nivel de violencia y cuya única razón de estar ahí era cobrar un cheque de $50 dólares que el gobierno le daría y un almuerzo gratis.

A nadie no les importaba quién estaba ahí parado. Todo lo que tenía pensado decir o hacer, lo tuve que tirar a la basura en ese momento porque estaba claro que no funcionaría. El aire estaba repleto de «no me importa nada», «yo soy así», «no respeto a nadie», «estoy aquí por el dinero y el almuerzo y nada más». Todos estaban sentados con sus grupos de pares conocidos, con el chiste en la boca en todo momento, con el aire rebelde y con un nivel de intolerancia que no duraría en manifestarse. Muchos de los asistentes ya habían tenido problemas legales, deserción escolar, madres adolescentes, drogadicción y problemas de violencia.

Volví a mirar al grupo antes de que me presentaran y me hice una pregunta: ¿cómo ellos eran un espejo de mi? ¿Cuántas veces en mi adolescencia me sentí como ellos? ¿Cuántas veces buscaba ser escuchado como ellos y tenía que buscar en mi grupo de amigos un grado de validación o atención? ¿A quién buscaba cuando me sentía aislado, solo, incomprendido o buscando encajar?

En ese momento algo dentro de mi me dijo: busca lo que te vincula a ellos y comparte desde ese espacio.

Si no conectaba con ellos, nada tendría sentido. Más importante, no llegaría a ellos. No los tocaría. Era más importante tocarlos, que hablarles. Ese grupo me dio una de las lecciones más importantes de mi vida como facilitador y comunicador. Te digo porqué.

Hablemos de conexión y de influencia. Primero, hay muchos tipos de conexión. Le podemos poner muchos nombres o etiquetas, pero en realidad es una sola. Es el poder que tiene la energía de conectar a dos o más personas en un vínculo, tema u objetivo en común. A veces luce que estas personas se unen por algo que ya saben, conocen y buscan elevar. Otras veces la vida los une para descubrir, revelar o mostrarle algo mucho más grande de lo que originalmente pensaban. Siempre estamos conectados, es imposible estar desconectados, aunque la mente aveces te diga o haga pensar lo contrario.

Segundo punto, cómo elegimos usar esa conexión es lo que la convierte en influencia. Pregúntate, ¿qué personas tienen un grado de influencia en tu vida? Las que tienen un grado de conexión contigo. Por las razones que sea. Sin conexión no hay influencia. Parecía al revés, pero es así. Mucha gente quiere tener influencia sin haber creado el vínculo o la conexión. Tu podrás impresionar uno o dos días, pero si el vínculo no es genuino, la gente desaparecerá y tu influencia mermará.

No olvides el orden de las cosas

Hemos perdido el orden de muchas cosas. Conexión primero. Influencia después. Ahora, tienes que partir de la premisa que tu SIEMPRE estás influenciando. No tienes que estar en las redes sociales ni tener 100 mil seguidores. Tu estás conectado a la gente siempre. Primero, porque estás hecho de energía. Segundo, porque eres un ser humano. Tercero, porque tus gustos, intereses y tu manera de hacer las cosas apelan a un grupo de personas. Eso crea un vínculo. El punto es observar y descubrir cuál es y la manera en que lo conviertes y compartes con el mundo.

Ayer hablaba con el grupo de personas. El tema era algo que «aparentemente» tienen que ver con cierto grupo de personas, pero en realidad tiene que ver con cada uno de ellos. Es algo tan simple que muchas veces lo pasamos por alto. No caemos en cuenta cómo lo hacemos todo el tiempo. Todo comenzó con una pregunta:

¿Cómo un «influencer» maneja una crisis?

Lo interesante no fue escuchar las respuestas, sino cómo muchos no se ven como un «influencer». Piensan que para ser un centro de influencia tienen que tener una red de 100 mil seguidores, haber escrito un best seller, tener un cuerpo tipo JLo o parecer Brad Pitt. Todos tenemos una idea en la cabeza de lo que «debe» pasar o lo que debo «tener» para poder ser «aceptado» como una persona de influencia social. Eso es un mito urbano.

Tu siempre estás influenciando. La pregunta es cómo. Y a quién. Si ese día yo me paro a hablarle a los jóvenes de lo que hago o lo que deben hacer, me bajan de la tarima a gritos, abucheos, se levantan si se van o se quedan ahí indiferentes o desconectados. Si no hago un alto para preguntarme: ¿qué me conecta con ellos?, no sé que hubiese pasado. La respuesta nunca es cómo los convenzo, sino como conecto. Primero conmigo y luego con el mundo.

El punto es simple: tu ya eres un influencer. El punto no es cuántos te siguen en redes, sino cómo impactas todos los días con quién eres y cómo haces lo que haces en la vida. Ese es el punto. Si haces un alto para conectar contigo primero y compartir eso con el mundo, verás que tu influencia proviene del mejor lugar: tu corazón y lo que disfrutas hacer en la vida. Eso es lo que al final del día cuenta. Conecta contigo, conecta con el mundo y la influencia nunca estará en duda. ¿Qué vas a hacer al respecto?

Ser un influencer no tiene que ver con el numero de seguidores, sino con dos cosas. Identificalas.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Me encanto ea correcto no requieres tener cientos de seguidotes, si no aquien impactas ese es un gran valor. Muchas personas me dicen sube fotos ma llamativas con menos ropa. Mas sujestivas para aumentar tus seguidores me da risa y les digo no es a ese publico al que quiero llegar, les agradezco el Consejo y veo como aún hay gente «dormida» y esta bien asi tiene que ser.
    Gracias, gracias, gracias

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: