fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Cómo Elegir Un Mentor

Cómo elegir un mentor

Sin esperarlo, me dieron el puesto. Sin ningún tipo de experiencia, de preparación o educación formal, me acababan de hacer parte de un grupo de profesionales que formaban parte de un equipo de reporteros en el diario más importante de mi país en ese momento.

La preocupación ya no era obtener el trabajo, sino demostrar que tenía las habilidades y las competencias para sustentarlo. Tenía muchas deficiencias, más allá de la falta de experiencia: escribir de manera periodística, saber discernir entre lo que era realmente noticia o propaganda, poder articular de manera clara y precisa lo que deseaba decir, así como poder desarrollar mis habilidades de redacción.

Era mucho para aprender a manejar y poco tiempo para hacerlo.

Una de mis compañeras del departamento (la misma que sin conocerme me ayudó a obtener el empleo), Maru Antuñuano, me sugirió que contratara a un mentor. Hasta me sugirió a la persona por nombre: la Dra. Mila Acevedo, quien era profesora universitaria en ese momento. Específicamente en el Departamento de Comunicación.

Así fue como aprendí por experiencia propia lo que era buscar un mentor.

Mi relación de mentoría que la Dra. Acevedo duró casi un año. Durante ese tiempo definimos en qué se basaría nuestra relación, la frecuencia en la que nos veríamos, las tareas que me asignaría (de lectura que detestaba en ese momento, de escritura, de retroalimentación de mis escritos), sus honorarios por hora y cantidad de horas al mes. La inversión fue alta, pero valió la pena, ya que crecí en todos los sentidos.

De eso quiero compartirte hoy, lo que es tener un mentor. Esto no es un tema nuevo, ya que ha sido parte de la historia, pero ahora ha adquirido mucho más visibilidad y/o prominencia.

Sigo compartiendo extractos de libros que han sido importantes en mi desarrollo. Hoy te comparto uno que llegó a mi vida muchos años después, pero lo sugiero ya que toca los puntos importante a tomar en cuenta si vas a tener un mentor o te conviertes en un mentor para alguien. Se llama «Mentoría al Minuto», co-escrito por Ken Blanchard (reconocido por su best seller «El manager al minuto») y Claire Díaz-Ortiz («Twitter for Good»).

En el libro te presentan un sistema de seis pasos:

Misión – Es esencial crear una visión y un propósito para su futura colaboración de mentoría. Es importante en esta etapa encontrar un mentor que comparta tus valores. Igual el alumno. Es importante acercarte al mentor con respeto y cortesía. Ser agradecido con su tiempo. La relación debe agregar valor a ambas partes. (Esta última recuerdo mucho el compartir mis experiencias diarias de reportero de un diario con una profesora cuya experiencia era con alumnos mayormente).

Colaboración – Acuerden maneras de colaborar que funcionen para sus personalidades y horarios. Comprométanse a reunirse regularmente y tomar en cuenta el tipo de personalidad que poseen: si son extrovertidos o introvertidos. Recuerdo que con la Dra. Acevedo teníamos que vernos en horarios en la mañana o antes de entrar a trabajar o los fines de semana, cuando no trabajaba ni ella o yo. Pero eran sesiones de 1 a 2 horas para mirar tareas, retroalimentación, vocabulario, compartir experiencias y tareas para la próxima sesión. Si teníamos que hablar, lo hacíamos por teléfono entre cada sesión.

Red de contactos – Amplíe su red de contactos con la de su mentor o alumno. Pero recuerde: pise con cuidado sobre la red de contactos de su compañero de mentoría. Cultivar relaciones productivas es una clave importante para el éxito. Cuando entrené a una persona en el campo de convertirse en un facilitador de talleres de transformación, en este caso yo fue el mentor, mi red de contactos expandió la del alumno. En el caso mío cuando tenía un mentor, la Dra. Acevedo me presentó a muchas personas de la comunidad Universitaria.

Confianza – Edifique y mantenga confianza con su compañero de mentoría diciendo la verdad, manteniéndose conectado, y siendo de fiar. Edificar confianza toma tiempo, y puede quedar destruída en un instante. A medida de que una relación de mentoría es más profunda, también debería serlo la confianza. Aborde de inmediato las brechas en la comunicación, para evitar que erosionen la confianza. La comunicación sincera puede llevar la relación al siguiente nivel. (Este punto es clave, ya cuando fuiste el alumno como el mentor, este aspecto fue vital).

Oportunidad – Cree oportunidades para que su aluno o mentor crezca. Como compañero de mentoría, tendrá acceso a oportunidades y de negocios que simplemente no están disponibles para quiénes no son mentores o alumnos. (Jamás olvido que a los nueve meses de haber comenzado en el diario y de tener a Mila como mentora, tuve la oportunidad de cubrir un concierto de Michael Jackson en Nueva York. Como mentor, jamás olvidaré el poder observar a mi alumno dictar un taller y ver en persona el producto terminado en ese momento).

Evaluación y renovación – Programe un tiempo regular para evaluar el progreso y renovar su colaboración de mentoría. Nunca llegará donde quiera ir si no crea una declaración de misión; y nunca sabrá si ha llegado si no hace evaluaciones regulares. Programar una evaluación regular, una vez al año por ejemplo, mantiene en curso al mentor y al alumno. Si las evaluaciones revelan que la misión no se ha logrado, hablen de nuevas estrategias para alcanzar la meta. (En el caso mío con Mila, teníamos evaluaciones mensuales y cada tres meses. En el caso cuando fui mentor tuvimos una cada tres meses y al cierre de su proceso de entrenamiento/mentoría).

Hay varios puntos que en el libro no se establecen como partes del sistema, pero se mencionan como tal. Existen relaciones de mentor y alumno donde no hay un intercambio de dinero o honorarios por el servicio, ya que el mentor lo hace porque decide hacerlo y el alumno valora el tiempo brindado como una inversión de miles de dólares.

Es como si mañana uno de los Tiburones del programa «Shark Tank» dijera que va a ser tu mentor, pero no puedes faltar o llegar tarde a un cita. Vas a tratarlo como lo más importante y como si hubieses invertido miles de dólares. Lo mismo si te da tareas para hacer. No lo vas a cuestionar. (El dinero no determina lo que cuesta algo, sino el valor que le das).

Por otro lado, hay relaciones de mentor y alumno donde hay honorarios, acuerdos y evaluaciones. Más que el acuerdo económico, es el respeto, la admiración y lo que vas a aprender de tener el mentor elegido.

Otro punto importante que el libro menciona entre líneas es lo que define o es un factor de peso al momento de elegir un mentor. Un mentor se elige por dos razones principales: ha logrado algo que TU deseas lograr uni has alcanzado o tu mentor posee ciertas habilidades o cualidades que TU deseas desarrollar o elevar y es la persona más indicada para hacerlo. (No sólo se trata de algo logrado, sino de una forma de vida o de hábitos que deseas duplicar en tu vida).

Claire Diaz-Ortiz y Ken Blanchard te hablan de como elegir un mentor en seis pasos.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: