fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Los Frutos De La Práctica

Los frutos de la práctica

(Toda esta semana tendré de blogueros invitados a un grupo de amigos y colegas que admiro, respeto y sobretodo, quiero mucho. Hoy es mi hermano y colega Sergio Hernández Ledward).

La práctica hace al maestro – Sabiduría popular. Nos demos cuenta o no, llevamos la vida entera practicando… ¡y nos hemos vuelto buenos!

Algunos han practicado levantar pesas, otros correr por las mañanas, unos más sentarse a meditar, hacer Yoga, escribir o leer. Estos son algunos ejemplos de lo que normalmente entendemos como práctica. Sin embargo cualquier actividad, pensamiento o emoción que repetimos con frecuencia termina volviéndose una práctica. Así que también podemos decir que hay quien practica la escucha generosa, el diálogo creativo, el cuidado del medio ambiente, el respeto, la alegría, la entrega, y quien dedica horas de su vida a practicar el miedo, la envidia, la crítica mordaz, el enojo, la queja y el victimismo. Y el esfuerzo rinde frutos. La habilidad se desarrolla. Nos volvemos maestros de eso que practicamos.

De modo que – ¡como siempre! – el primer paso es la consciencia. Darnos cuenta de lo que hemos estado practicando y de lo que elegimos practicar el día de hoy. Déjame preguntártelo: ¿Qué tipo de pensamientos has estado generando en estos días? ¿A qué emociones has estado volviendo con frecuencia? ¿Cómo has usado la palabra? ¿Qué acciones has repetido una y otra vez? Cada acción repetida de tu cuerpo, palabra y mente te acerca a la maestría, dispara conexiones neuronales, genera memoria muscular y hace más y más fácil repetirla una vez más en una bellísima espiral virtuosa (o en un triste círculo vicioso). Así que a tener cuidado con lo que practicamos.

Pero vamos definiendo con claridad de que estamos hablando cuando decimos práctica. Una práctica es un esfuerzo repetido, consciente y atento que facilita el crecimiento… en otras palabras eso que hacemos cotidianamente para convertirnos en la persona que queremos ser.

Con eso dicho hoy quiero compartirte algunas ideas en torno a la práctica que provienen de la filosofía oriental y que estoy seguro pueden serte útiles en tus propios esfuerzos repetidos, conscientes y atentos para crecer. Ya sea que decidas practicar escribiendo un blog, planeando tu semana, charlando con tus hijos, alimentándote sanamente, estudiando un tema que te atrae o incluso interactuando con tu familia o compañeros de trabajo.

Los maestros de Oriente nos invitan a la práctica perfecta y nos dicen que esta tiene tres momentos: bien al principio, bien en medio y bien al final.

Bien al principio quiere decir contactarnos con la motivación correcta. Tomarnos unos instantes antes de arrancar la actividad, tal vez tomar un par de respiraciones y sin prisa traer a la mente nuestros objetivos, lo que queremos lograr con esa práctica, nuestras razones para seguir creciendo. Es el momento de inspirarnos, de generar un poco de paz y de hacer el compromiso personal de ayudarnos a crecer -aunque sea un poquito- a través de esa actividad.

Bien en medio es entrenarnos en la atención correcta. Traernos de vuelta las veces que sea necesario al presente, a la lectura, el ejercicio, el trabajo, estar despiertos y atentos a lo que está ocurriendo. Es dejar de pensar en lo que haré después o en el problema que vengo arrastrando y entregarme plenamente al momento presente. Es un gran entrenamiento, retador para muchos de nosotros.

Por último: bien al final, que quiere decir generar la dedicación correcta. No termino y me voy a lo que sigue (corriendo siempre), sino que termino y tomo nuevamente unos instantes para darme cuenta de los beneficios que he obtenido, para observar los efectos de mi práctica y ¡agradecerlos! Pero también implica un paso más, desde la visión oriental para que la práctica sea perfecta sus beneficios deben ser compartidos con los demás. Así que al terminar tu ejercicio de hoy o de mañana, la lectura de este blog o cualquier otra práctica que realices tal vez quieras desear que cualquier beneficio que te haya dejado lo puedas compartir para que se multiplique.

¡Gracias por leerme! ¡Y gracias Jorge por tenerme de invitado por aquí!

Sergio Hernández Ledward

(Que cualquier beneficio que me haya traído escribir este artículo pueda compartirlo alegremente con muchos).

El poder de la práctica rinde muchos frutos cuando lo hacemos de manera consciente.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: