fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Dar El Paso Cuando No Ves El Camino

Dar el paso cuando no ves el camino

Hace poco leía que «durante una escena de una de las películas de Indiana Jones (quien reaparece en julio con la más reciente) se encuentra con un objeto que siempre había deseado: una copa dorada. En ese momento se queda mirando fijamente la copa, pero hay un abismo entre él y el objeto. En ese instante hace algo que nadie esperaba: tiene fe de que existe un camino, no un abismo, para llegar a la copa.

Con miedo, da un paso. Jones no cae al abismo, sino que aparece un camino, una especie de puente que conecta su punto a la copa que buscaba. Ese acto es una muestra de que «en los momentos en que menos crees que puedas o no sabes cómo hacerlo, si crees en que Universo conspira contigo para que lo logres, aparece el camino».

Martin Luther King decía: «fe es dar el primer paso aunque no alcances a ver toda la escalera. Es importante aprender que no podemos creer que Dios lo hará todo, mientras nosotros no hacemos nada. Eso no fe, sino superstición». Kahlil Gibrán en «El Profeta» cuando le preguntaron sobre fe respondió: «¿Quién puede separar su fe de sus actos y sus creencias de sus ocupaciones? Tu vida diaria es tu templo y tu religión».

No hay nada más aterrador que caminar por la vida sin tener fe en lo más importante. En ti mismo. Lo digo por que lo he vivido. Conozco el sentimiento muy de cerca. Así caminaba por la vida en una etapa de mi vida, aterrado. Por un lado decía que sabía quién quería ser en la vida y por el otro, no tenía fe en mis capacidades para serlo, mucho menos lograrlo.

Por no tener fe en mí, no seguí el camino que yo pensaba que era el que quería caminar. Ser médico. Estuve años perdido, buscando una ruta a seguir. Yo pensaba que mi problema era no saber qué quería hacer, cuando en realidad el problema era uno mucho más simple: tener fe en mí. Para poder alterar o cambiar eso, tenía que estar dispuesto a hacer algo que no hacía. Cuestionar todo.

¿Qué es fe para ti? Y no pregunto desde una perspectiva religiosa, sino espiritual. ¿Qué significa para ti? Una cosa es la definición que aparece en el diccionario, en google o en las doctrinas religiosas, otra cosa es lo que crees y lo que practicas. Muchas veces la brecha que aparece entre las dos no sólo es grande, sino que es la oportunidad para realmente alterar el rumbo de tu mente, de tus acciones, de tu vida y, por ende, de tus resultados.

Podrías cambiar la palabra fe por confiar, éxito, amor, sexo, dinero, abundancia, prosperidad y muchos otros términos que de alguna manera definen nuestra experiencia de la vida. No es hasta que los cuestionas, y te cuestionas, que no comienzas a darte cuenta cuál es tu verdadero punto de partida. Si no identificas desde dónde estás operando, siempre vas a terminar en el mismo lugar. Con la razón de lo que crees, pero no con el resultado que realmente quieres y mereces.

Hoy para mi tener fe es saber que «mi mente es infinita, que soy parte de todo y que siempre habrá suficiente». En este momento ya no se trata de hacia dónde voy, sino quien soy en cada paso que doy. Dar el paso. Saber que yo soy suficiente, que si hay suficiente y que yo merezco. Fe es trabajar en mantener mi mente limpia de pensamientos escasos y creer. Especialmente, cuando crea que no pueda o no sepa cómo.

Tal vez la vida te está presentando oportunidades o te está cuestionando como anda tu fe. Este podría ser el momento de mirar adentro. Basta de seguir reuniendo información del exterior y cuestionarte como nunca lo has hecho. No lo que te dijeron tus padres, tampoco lo que dice la religión, sino descubrir tu respuesta al ver de dónde hasta estado operando en la vida. ¿De qué te sirve saber la respuesta, si la creencia que tienes no te acerca a lo que mereces? Basta. Hora de cuestionarte.

¿Qué vas a hacer al respecto?

El problema no es saber para dónde vas, sino creer en los pasos que das.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba