Vivimos tiempos de mucha distracción. Hora de hackear tu mente. Aquí dos maneras de hacerlo.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Dos Maneras De «hackear» Tu Mente

Dos maneras de «hackear» tu mente

Todos queremos soluciones a nuestros retos, conflictos o problemas. Es más, podríamos decir que algunos son adicto a ellas. Hacen lo que sea, pagan lo que sea y buscan lo que sea para obtenerla. Ahora, el dilema no es obtenerla, sino aplicarla. Es como si mucha gente estuviera haciendo un catálogo de soluciones y esperando que les llegue la más fácil, cómoda, menos dolorosa, que menos esfuerzo envuelva, los convenza y tengan la garantía de obtener la solución. Ah, sin olvidar algo más: que todo el mundo la aprueba, luzcan bien en el proceso y no moleste a nadie. Otro detalle: que le den muchos like y te hagan sentir bien.

Si, estoy siendo cínico y sarcástico a la vez, pero tristemente así es. Pregúntate honestamente: ¿qué es lo que más te gustaría lograr, alcanzar o tener hoy que no tienes (o no has logrado)? Es probable que la respuesta sea: más dinero, mejor salud, perder peso, dejar mi trabajo, poder pasar más tiempo con mis seres queridos, viajar, tener una mejor calidad de vida, poder donar de su tiempo a una causa, abrir un negocio, etc. Mucha gente sabe lo que quiere. Es más, mucha gente hasta sabe lo que tiene que hacer. ¿El problema? Atreverse a hacerlo.

Podemos estar aquí hasta el año 2025 hablando de razones, circunstancias, excusas, cuentos o pretextos por los que la gente no hace lo que sabe que quiere y lo que debe hacer. Por lo que podemos ver, saber no es el problema. Saben lo que quieren que no tienen y saben lo que tienen que hacer para hacerlo. Lo único que no saben (y que también saben) es la razón por la que no lo hacen. Me pondré de ejemplo real.

El conejillo de Indias

¿Porqué no me he atrevido a hacer las cosas que requiero hacer para lograr lo que digo que quiero y lo que tengo que hacer para lograrlo? Si soy totalmente honesto y transparente, se debe a una sola cosa: miedo. ¿A qué? Eso no importa. Mejor es no ponerle nombre y sólo identificar el sentimiento. Si empiezo a ponerle nombre y etiqueta, me vuelvo más terapeuta de mis razones, que líder de mis acciones. A golpes he aprendido una lección: que si no conozco mi mente, seguiré a oscuras en muchas cosas.

A oscuras de saber porqué no hago las cosas.

A oscuras de porqué dejo las cosas a medias.

A oscuras de no saber porqué creo que no merezco.

A oscuras de no saber lo que realmente soy capaz.

A oscuras de conocer porqué no vuelo y abro mis alas.

A oscuras de saber porqué sigo jugando un juego pequeño.

A oscuras de saber porqué repito los mismos patrones.

A oscuras de aprender porqué sigo queriendo hacer las cosas sólo o a mi manera.

A oscuras de saber de dónde nace mi resignación, conformismo o ignorancia.

A oscuras de conocer realmente quién soy.

A oscuras de liberar una parte de mi que puede impactar a muchos, empezando por mi.

El proceso de entrenarte no es el fin, sino el comienzo

El pasado lunes terminé, junto a un grupo de personas, un proceso de aprender a entrenar la mente. Como todo proceso de entrenamiento, el proceso no es el resultado, el proceso es el principio. Ahora es cuando comienzas a darte cuenta, a utilizar y a hacerte consciente de lo que has aprendido para usarlo cuando más cuenta: en la vida y en las áreas de oportunidad.

Fue interesante escuchar de muchas personas que compartieron qué fue de las lecciones que más se quedó con ellos del proceso. Varios dijeron «ser disrupción para la mente». Me pareció interesante, ya que vivimos tiempos de muchas distracciones. Para los que no conocen bien el término «disrupción», pregúntate cuántas veces en una hora miras a tu celular o las aplicaciones que más usas o visitas al día. Eso es disrupción. No sabes porqué lo haces, pero algo lo detona a hacerlo.

¿Cómo «hackear» tu mente y disrumpirla para no seguir cayendo en las mismas trampas?

Hay dos maneras. ¿Cuántas veces al día llega a tu mente pensamientos o visiones de conflictos, preocupaciones, cosas que no has resuelto, deudas, cosas que no sabes qué va a pasar o cuándo va a pasar? Cada vez que esto llega a tu mente, vas a repetir una frase de afirmación:

«De manera divina y armónica esto está solucionado».

Es una frase que se dice en el presente y que va a retar a tu EGO, que siempre quiere certeza, exigencia, garantía o todo lo contrario, abusa de tus miedos para que no afirmes nada. No vayas a confundir esta frase con ver «El Secreto». Recuerda, el objetivo es hackear tu mente, no irte por los hoyos negros en los que te vas a de los que te cuesta salir de ellos. Recuerda, estás aprendiendo a entrenar tu mente cuando más cuenta: en tiempo real.

Voy a repetir uno que te dije hace unas semanas. Cada vez que te llegue un pensamiento negativo o limitante a tu cabeza, en ese momento vas a decir lo siguiente:

«Yo elimino este pensamiento. Yo soy perfecta armonía».

Nuevamente, el punto a ser un agente disruptivo para tu mente. Es romper con la manera automática en la que permites que creencias o pensamientos naveguen en tu espacio mental sin tu consentimiento. Es una manera de ir retomando tu espacio y limpiándolo a la vez. Es un paso de fortalecer tus músculos mentales y cambiar la manera en que vives en reacción y no en respuesta. Te reto a que lo hagas por 30 días y observes lo que sucede. ¿Te atreves?

Rompe con tus patrones de limitación y reclama tu poder: Si estás cansado de seguir nadando y no llegar a la orilla. Si sigues invirtiendo grandes cantidades de energía y esfuerzo y no llegas a donde quieres. Si sigues preguntándote porqué conoces las herramientas, pero no produces los resultados. Es tu oportunidad de reclamar tu poder y lograr los resultados que mereces. Eso es «Básico 2.0». Una comunidad de aprendizaje vivencial, donde vas a definir las distinciones que realmente te permitirán elevar tu vida y tus resultados al siguiente nivel. Hay una oferta tempranera hasta el 15 de mayo. No quieres quedarte fuera. Más información aquí: https://jorgemelendez.com./mx/basico-2-0/.

Dos maneras simples de hackear tu mente cuando tengas pensamientos limitantes, preocupaciones o conflictos.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: