fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
¡Cuidado Con El Modelo!

¡Cuidado con el modelo!

¿Qué tu quieres ser cuando seas grande? ¿Qué vas a estudiar? ¿A qué te quieres dedicar? ¿Qué te hace feliz? ¿Qué huella quieres dejar en el mundo? Todas estas preguntas han estado cerca de nosotros desde nuestra infancia o adolescencia. Son preguntas que si no las hacen los padres, la hacen los hermanos, los abuelos, los amigos, los profesores o las parejas. Las preguntas han ido cambiando y/o evolucionando con el paso de los años y los cambios que se viven a nivel social y económico.

Ahora, hay una pregunta que me parece que debe ser parte de la conversación de sueños, carrera profesional o proyectos a futuro. Es una pregunta que hoy cobra muchísima importancia, ya que implica cuidar tanto a la persona, como su sueño. La pregunta es: ¿a qué modelo económico quieres vincular tu sueño, carrera o proyecto? Si la respuesta a esta pregunta se canaliza de manera adecuada junto al objetivo que se busca en la carrera, negocio o proyecto, no sólo el esfuerzo y el talento puede ser mejor utilizado, sino que puede ser recompensado de forma mucho más orgánica, objetiva y con opciones de re-direccionarse de ser necesario.

Invertir 40 años en un empleo antes tenía cierto cache, ya que implicaba un nivel de lealtad, seguridad y hasta podía predecirse los beneficios que podría obtener una persona vinculada a un oficio por toda una vida. Trabajar hoy en el mismo lugar por cuarenta años no luce como una propuesta económicamente responsable. Se ha probado que si deseas crear riqueza, no lo vas a lograr desde un empleo.

Elegir una profesión o un empleo en el pasado era algo más como una manera de establecer una dirección, un precedente, o sostenerlo si ya había uno (como en las familias donde generación tras generación alguien estudiaba lo mismo que el padre o el abuelo). Era definir un curso a seguir para la familia en cuanto a recursos, ayudas o proyección de gastos en un periodo de tiempo. Parte de ello no ha cambiado, ya que estudiar y prepararte para competir en el mundo de hoy es importante. El problema es que educación sin consciencia puede resultar en no direccionar tus talentos de la manera más eficiente.

En la economía de hoy, el modelo de ser empleado, auto empleado o profesional independiente cae dentro de un esquema donde la persona que produce el valor o esfuerzo sigue esperando por el agente contratante (llámese jefe, ser tu propio jefe o tus clientes), quienes en esencia son los dueños de tu tiempo. Sigues cambiando tiempo por dinero y el sistema depende de ti: tu esfuerzo, tu tiempo y un valor muchas veces determinado por un mercado externo y no tu. Hasta si eres un profesional independiente (llámese consultor o experto en un campo), tu pones el precio, pero sigues esperando por la llamada del cliente.

El sistema educativo tradicional fue creado por empresarios que deseaban endoctrinar a las masas a trabajar en las empresas para sostener su modelo de producción en masa. Ese modelo sirvió durante muchos años, pero ya no se sostiene por muchas razones. Las grandes empresas ya no quieren atarse a sus empleados por mucho tiempo por factores como globalización, outsourcing, expansión y alianzas estratégicas. El objetivo es mayores ingresos y menos gastos. Tener un empleado jubilado, pagándole compensaciones y gastos médicos por X tiempo es demasiado. Es por eso que las empresas prefieren empleados por menos tiempo, aunque sea mayor rotación. El talento por la cual la empresa invierte es poco, bien seleccionado, sobre utilizado y con más demandas por su tiempo que nunca.

Elegir un modelo económico que produzca ingresos residuales podría ser una gran alternativa, ya que un esfuerzo por un periodo de tiempo puede generar regalías por muchos años. Carreras que durante muchos años fueron criticadas, tales como el medio artístico o las redes de mercado, lucen como grandes alternativas para producir ingresos residuales. Estas no son las únicas, ya que las bienes raíces, las inversiones en la bolsa y los «start-ups» (proyectos de impacto que están iniciando), son opciones que pueden producir excelentes ingresos que no dependen de ti directamente. Ojo, en estas últimas tres sólo el 2% de la población tiene el capital para entrar en ellas, mientras en las primeras dos el 98% no queda excluido.

En el pasado frases tales: «los artistas se mueren de hambre», «estudia una carrera de verdad», «requieres tener un respaldo, ya que ser artista es ser un iluso», «las redes de mercadeo son un fraude», «vas a perder dinero», «quien te crees que eres para invertir en la bolsa», «no tienes el dinero para tener propiedades», etc. eran la mejor manera de espantar a los aspirantes (o rebeldes) a volver a la fila de los empleados. Hoy no es así. Son muchos los que están cambiando de fila y están buscando formas de ingreso residual.

Recuerda, si importante para ti es elegir bien la pareja con la que vas a pasar el resto de tu vida (o parte de ella), no cabe la menor duda que elegir el modelo económico adecuado donde vas a pasar la mayor parte de tu vida adulta productiva es crucial. Decir «no supe elegir la pareja ideal» no suena tan mal, ya que por lo menos te diste la oportunidad de amar. Pero llegar a los 60, 70 u 80, como el 98% de las personas que llegan a la mayoría de edad aportando a un modelo económico que no los va a sostener cuando más lo necesitan (su tercera edad), es lamentable, atemorizante y parte de la razón por la que hay tanta decepción y/o ira social.

Te dejo con tres preguntas: ¿Qué rumbo lleva tu destino profesional: empleado o emprendedor? ¿Ingresos dependientes o residuales? ¿Qué vas a hacer para no tener todos los huevos en una misma canasta? #modeloeconómico #emprendimiento #mentalidad #riesgo #ingresosresiduales #habilidades #educacióneconómica #cambio #visión #pensamientocrítico

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: