fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Tu Elevador De Consciencia

Tu elevador de consciencia

No hay nada como vivir una crisis. Especialmente, las de media vida. Esas llamadas crisis existenciales. He tenido al menos dos y en los últimos años la tercera. Todavía no he salido de ella. No me preocupa, al contrario, me inspira.

La primera no supe que hacer con las herramientas que tenía ni siquiera que estaba pasando por ella. Esa fue en mis treintas. Luego otra casi a los cincuenta.

La creencia de que las crisis existenciales son “para cuando llegas a los 40, 50 o 60 es un mito urbano”. Estás llegan cuando simplemente optas por hacer algo simple, pero arriesgado e incierto a la vez: cuestionas tus premisas (creencias fundamentales) y las que te han impuesto durante toda tu vida.

Cuidado, cada una es diferente y a veces no tienen nada en común ya que tu vida cambia, mientras sigas haciendo el trabajo de indagar y cuestionar a profundidad. Tus circunstancias pueden cambiar pero lo que empezarás a darte cuenta es la manera en que “sabes que el proceso es inevitable, lo que es opcional es la manera en que la enfrentas”.

Los atajos no son una opción. Vas a volver al lugar que requieres mirar, atravesar y descubrir tarde o temprano, si buscas querer saltarte los pasos. Prefiero pagar los precios al frente que pagarlos más tarde con penalidades, recargos e intereses.

¿Cuál va ser tu mejor aliado o tu compañero de viaje en todas estas crisis?

Tu espiritualidad. Punto, fin de la historia. ¿Eres ateo o agnóstico? También. Mira el lado de la energía o la ciencia para cuestionar lo que crees con lo que aplicas. No se trata de creer, sino de cuestionar y ver que lo que descubres o destapas te llevar a creer en algo que tal vez nunca puedas imaginar, comprender, entender o hasta poner en palabras, pero algo comienza a tomar vida en ti y llevarte de la mano por un camino como ninguno otro.

Ayer escribía sobre la importancia de trabajar con conectarte con tu intencionalidad pura y el poder que puede agregar a tu vida. Hoy te invito a considerar que hay algo que puede activar, definir, desarrollar y hasta darle vida a las alas que posees para crear, creer, manifestar y vivir una experiencia de vida única.

Si fueras a mirar a profundidad la palabra espiritualidad es “habilidad de saber que eres un ser que vive una dualidad”. Por un lado tienes forma y presencia humana, mientras por el otro tu esencia viene de un mundo invisible que de conectarte con su causa, origen y energía, te permite caminar por esta dualidad sin “querer controlar, evitar lo incierto o, lo más importante, que el mundo físico es una extensión del invisible.

No al revés. Por eso los que viven creyendo o diciendo: “hasta no ver no creer”, implica una desconexión de la parte más esencial de ti. La energía que te da vida: el amor, la creatividad, la belleza, la unicidad, la autenticidad, la exposición y la humildad.

Al confundir la espiritualidad con la religión, mucha gente abandona, ignora, resiste o hasta niega el poder que esta habilidad posee. Y el impacto que tiene en tu vida no desarrollarla. Eso es lamentable.

Uno de mis más grandes mentores y personas que admiro lo he denominado como “el ateo más espiritual que jamás he conocido”. Suena como una contradicción pero no es así.

Es una persona que ha cuestionado constantemente sus premisas, así como las que han sido parte de su entorno y hoy está claro de su elección en no creer en un “Dios” como muchos creen pero vive claro de que la energía y su origen lo llevan a abrazar la posibilidad de que es un ser mucho más que humano.

A nivel personal, la espiritualidad y el hacerlo parte de mi vida ha sido un proceso dual. Primero trabajar con mi parte racional, terrenal que se apega al mundo material. Cuestionar lo que no me funcionaba de todo lo que había creído o comprado del mundo religioso y querer caminar desde mi lado rebelde, incrédula, desconfiada y centrada en el miedo como mecanismo de protección, ignorancia y desconocimiento.

Luego fue trabajar la parte de la mente y la energía. Cómo empezar a practicarlo de manera simple, práctica y sin apego al resultado. Es el proceso de iniciar el camino, a pesar de lo que sigo viendo a mi alrededor. Sean personas, situaciones, momentos o cosas. Ver que todos provienen de un mundo energético e invisible y mi aprendizaje es ver más allá y no tomarlo como una amenaza a mi ego.

Es aprender a trascender lo que veo y ver las cosas desde un propósito superior a cualquiera que sea capaz de imaginar. Si todo pasa por una razón, tal vez ninguna de las mías lo entienda, lo acepte, lo comprenda o hasta lo pueda creer como posible. Ahí comienza el aprendizaje o se abre la puerta.

Allí radica el misterio, la lección, la oportunidad y la posibilidad. De que soy, y somos, parte de algo que tal vez nunca sepamos pero el poder ser parte de ello y comprender lo que extraordinario que es y poder ser parte de ello, es un regalo.

Esa energía, ese misterio, esa dualidad es lo que abre la puerta a que podemos volar (trascender) el mundo material y descubrir cómo el universo invisible (el energético) es el origen de algo vasto, ilimitado, inextinguible e infinitamente abundante. Me inspira, me invita a ser curioso y a fluir de manera libre e inexplicable.

¿Qué vas a hacer al respecto para entrar y usar tu elevador de consciencia?

Las crisis existenciales pueden ser una puerta a tu grandeza.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba