fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Lo Que Quieres Y Lo Que Manifiestas

Lo que quieres y lo que manifiestas

Ayer parece que toqué un nervio en mucha gente. Fueron varias las personas que me escribieron con comentarios sobre la manera en que «tocó algo el mensaje del blog«. Vamos a llevarlo un paso más allá o profundo.

Si pudiera contarte las veces que he pedido disculpas, perdón, he llorado, me he avergonzado y hasta he prometido «no volver a hacerlo», «eso no es lo que quise decir o hacer» o «ya verás que sí lo haré», sólo para volver hacerlo, tragarme mis palabras y no hacerlo o completarlo, pierdo la cuenta. ¿Qué me ha costado? De todo.

Perder relaciones. Oportunidades laborales, emocionales, crecer en todos los sentidos. Pero la pérdida más grande es lo que muchas veces no se cuenta, no se dice, se evita, se niega y hasta nos escondemos de ella. Perder la confianza en tu mismo. Tú credibilidad. Autoestima, auto-respeto, auto-valor.

Durante mucho tiempo pensé que tenía que trabajar en el valor de mi palabra, lo cual resultó siendo cierto. Pero había algo mucho más importante que empecé a tomar en cuenta y se ha convertido en la espina dorsal de mi enfoque en mi proceso de crecimiento personal y el desarrollo de consciencia. todos fue parte de una frase que leí en un libro: «ningún proceso de crecimiento personal está completo sin no llevas a cabo un proceso de trabajar en tu crecimiento personal».

Directo al punto. Anoche facilitaba una reunión para un grupo de líderes y uno de los puntos a trabajar era: ¿qué papel juega la intención en nuestras vidas? Como trasfondo para la plática tendríamos de recurso el extraordinario libro del Dr. Wayne Dyer, «El Poder de la Intención». Un libro de crecimiento personal mirando este tema desde una perspectiva metafísica (energética y espiritual).

¿Por qué decimos una cosa que «supuestamente» no queremos decir? ¿Por qué decimos que vamos a hacer algo y no lo hacemos? Si a muchos le enseñaron que intención es «desear algo», ¿cuál es realmente la definición y lo que realmente significa esta palabra que tanto peso tiene en la manera en que nos comportamos y logramos (o no logramos) resultados en la vida?

Sí buscas la definición etimológica de la palabra «intención» quiere decir: «acción de tender hacia». En pocas palabras, «hacía donde te diriges». Una definición ya mas moderna o utilizada es «acción con propósito». Simple: tus acciones siempre tienen un propósito. Lo hagas o no lo hagas quiere decir algo. Si tienes la intención de hacer ejercicio lo haces. Si no lo haces es que no tenías la intención de hacerlo.

Mucha gente va a resistir las últimas dos oraciones. Porque eso implica que tu intención no es una especie de juego mental y luego elegir las palabras adecuadas para «lucir bien o cubrir tu falta de compromiso» para no hacerte cargo o responsable de tus actos.

Las piedras son duras, el agua es mojada. Lo haces o no son haces. Es o no es. Si lo haces esa era tu intención. Si no lo haces esa era tu intención. Sin excusas, pretextos o justificaciones. El problema es que tu mente está diseñada para protegerte y vas a buscar maneras de excusarte por lo que haces. Vas a tener «razones justificables» para haberlo hecho o no.

Eso sólo te sirve para que lo defender tu imagen ante los demás, pero no cambia lo que sigue ocurriendo dentro de ti. Tu relación con tu palabra, con el poder que puede tener la manera en que usas el lenguaje para crear y manifestar y para vivir desde un espacio de intención pleno.

Dyer dice en su libro que «intención es un fuerza que existe en el Universo. Cuando los co-creadores o aquellos que viven conectados a la fuente que es dicha energía, esta se abra para que puedan manifestar y lograr aquello que quieren». Wao, mucho poder en esas palabras.

Eso quiere decir que para realmente vivir en un estado de pura intencionalidad, requiero operar desde una creencia y un espacio de «soy energía y estoy siempre conectada a una fuerza mucho más grande que yo. Esta es abundante, ilimitada, inagotable y hay suficiente para todos en este vasto Universo».

Ahí comienza el problema, ya que muchos operamos «sabiendo que somos parte de este mundo y el Universo, pero usamos el poder de la energía, nuestra mente, los pensamientos, las emociones (en particular el miedo) y el lenguaje para crear una experiencia limitada, fragmentada, escasa y cíclica de lo que podemos crear.

He escrito muchos blogs sobre el tema «de moda» de «manifestar» y este proceso implica: cambiar tu mentalidad, tu vibración energética, tu manera de pensar y la manera en que operas. En pocas palabras, requieres hacerte consciente de que eres más que «un ser humano», sino «un ser espiritual (si prefieres llamarlo energético o más que un cuerpo) teniendo una experiencia humana».

Dyer habla de muchos temas y mecanismos para operar desde tu «verdadera o poderosa intención». Yo resalto dos cosas en particular: los obstáculos que existen entre tú y el poder de tu intención y los cinco cuerpos o niveles de energía que tienen una relación directa entre tú y la intencionalidad.

Los cuatro obstáculos son:

  1. Lo que falta en tu vida – la manera en que piensas o crees con respecto a ello; el lenguaje que esas para describirlo (ya sea a ti o al mundo) y la forma en que lo conviertes en una creencia y olvidas que es meramente una interpretación de cómo lo ves.
  2. Las circunstancias que ahora mismo enfrentas en tu vida – las mismas tres cosas que mencioné en la anterior.
  3. El pensar que «las cosas son como siempre han sido» – Eso implica desde «tu manera de siempre hacer las cosas o sentirte cómodo haciéndolas» o «tu impotencia, resistencia, miedo o inseguridad de cuestionar lo que siempre ha sido el status quo».
  4. Lo que otros «quieren o esperan de ti» – Para muchos es más importante ser aceptados o tener la aprobación de lo que hacen y quiénes son que «estar dispuesto a decir que no, poner límites, «desagradar o hasta pagar el precio de tener tu propio criterio y estar dispuesto a pagar el precio que sea por ello». O sea, por tu aprobación o aceptación, matas la posibilidad de ser quién realmente quieres o puedes ser.

Estos obstáculos se van a ver reflejados en tus niveles o campos de energía. Dyer menciona cinco de ellos: el mundo material, el auditivo o sonido, la luz, el pensamiento y el espiritual (ser algo más que un cuerpo o cómo te relacionas con lo que NO ves pero es lo que le da vida a todo).

Aquí nace una pregunta obligada: ¿qué requieres transformar de tus cinco campos de energía para poder elevarla y operar desde «el poder de la intención». Meditar, silencio, caminar en la naturaleza son algunos formas, pero aquí hay tres cosas claras que dice Dyer: «si tu diálogo interior no cambia, el mundo externo seguirá mostrándose de la misma manera».

«Para ser impecable, requieres tener una intención inflexible«. Esto requiere decir que hasta que «no eleves y transformes tu campo de pensamientos, sentimientos, espiritual y de luz», vas a seguir creyendo y haciendo las cosas de la misma manera. «Mata la duda y siempre piensa e la abundancia divina que es inagotable».

¿Qué vas a hacer para matar tus dudas (esto incluye tus inseguridades, tu indecisión, tu falta de compromiso, tu escasez y el no dar hasta que no des)? Eso quiere decir que tu crecimiento personal va a requerir, como dicen en la película de «el Señor de los Anillos», «pasar por Mordor». O sea, tu oscuridad, sanar heridas y enfrentar el dolor o las emociones incompletas o sean resolver y trabajar con entrenar tu mente.

¿Qué vas a hacer al respecto?

¿Quieres manifestar? Es hora de rediseñar o transformar la intencionalidad con la que vives.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba