fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
La Vida, El Dinero Y Dios

La Vida, el dinero y Dios

Resulta interesante observar la manera en que los seres humanos reaccionan, especialmente ante lo incierto. Desde romperse la cabeza pensando y analizando, pasar por una montaña rusa de emociones, comerse todo lo que ven, no dormir (o dormir), ver noticias incesantemente, hacer ejercicios, desconectarse, meditar, hacer yoga. En fin, todo el mundo busca una manera de manejar la situación.

En pocas palabras, todos buscan crear algún tipo de modelo ya sea mental, emocional, físico, espiritual y, en lo posible, económico, para poder atravesar este tiempo de cuarentena o encierro y poder reintegrarse a la «normalidad» (mejor dicho, nueva normalidad) cuando sea el momento más apropiado. Aquí la palabra importante: modelo.

Ahora mismo hay muchos modelos que se están usando para predecir lo que sucede y lo que podría suceder. Hay modelos basados en ciencia y en data, que usan de parámetros el comportamiento humano y la manera en que se comporta el virus en ciertos grupos generacionales. Al no existir una vacuna, píldora o tratamiento para inmunizarse en contra del virus, los científicos exhortan a seguir diferentes modelos de comportamiento que exige que las personas sean consistentes, disciplinadas, conscientes y estén alertas.

Eso es un pedido grande para mucha gente que vive en automático, desconectadas y no son disciplinadas con muchas aspectos de su cuidado. Más cuando la gente piensa que son un mundo y son acciones no impactan a otros seres humanos, cuando la realidad nos está diciendo que si lo hacemos.

Hay modelos basados en lo económico. Estos se enfocan en pérdidas, ganancias, retorno, impacto, recesión, depresión, desempleo y muchos aspectos sociales. Lamentablemente, muchos de estos modelos usan de base, el apoyo económico del gobierno, que a su vez se sostienen de los impuestos que pagamos los que somos parte de este modelo y el de ciencia.

Hay modelos religiosos, que se basan en lo subjetivo, en la interpretación de los que «dique saben lo que dice el Señor, Dios o su versión de un Ser Supremo». Estos se basan en alguna interpretación de la palabra (sea de la Biblia, El Corán o cualquiera de los documentos que use el dogma o religión) que llega a través de alguien que dice que se debe hacer de una manera. Estamos también tienen implicaciones y están conectados con modelos de comportamiento de la gente y, hasta cierto punto, los económicos.

¿Cuál es tú modelo en este momento? Mejor dicho, ¿en qué modelo se basa ahora mismo gran parte de tus comportamientos y/o acciones? Si miras bien, tu modelo de pensamiento y comportamiento se basa en algo. Tal vez valdría la pena preguntarte en qué estás basando tus decisiones. Si observas en qué lugares buscas información (desde noticias, hasta data e información confiable) hasta la manera en que manejas tu dinero y te comportas dicen mucho de la manera en que estos y otros modelos son parte de tu modus operandi.

La pregunta no la hago para que elijas entre los tres modelos expuestos. Yo expuse tres como ejemplo social, pero hay más. Hay gente que combina un poco de los tres. Hay gente que defiende a capa y espada uno de ellos. Hay gente que se niega a ver el que más debe ver (o aprender) por la manera que amenaza su caja de creencias. Resistimos o rechazamos lo que desconocemos. Por miedo, ignorancia, soberbia, desconfianza, arrogancia, incredulidad o falta de conocimiento. Es como liberar uno de los toros de Pamplona en una cristalería.

No se trata de cuál de los modelos es cierto o es la verdad absoluta. Ahora mismo la gente critica aquellos que se dejan llevar por la ciencia. Están los que critican los que usan sólo la religión o el dogma. Y no faltan los que defienden o critican los que se basan en los modelos económicos. Todos tienen algo en común: la gente y cómo se comporta. Todos tienen algo en común: el papel que juega la gente en cada uno de ellos para que se sostengan. Todos tienen algo en común: la manera en que dependen el uno del otro de la gente para poder sostener lo que afirman.

Ningún modelo es perfecto. Y me refiero a perfecto en el sentido de predecir con exactitud o precisión lo que va a suceder. Ni el económico, ni el científico, ni el religioso. Todos se han equivocado en algún momento. Todos se han acercado a lo que sucede de alguna manera. El punto es que los modelos pueden predecir, pero no pueden controlar, ni mucho menos precisar el comportamiento humano.

Los economistas dicen que hay que activar la economía porque no se puede paralizar un país. Los efectos del encierro y la salud mental seria peor si seguimos encerrados mucho tiempo. Los religiosos dicen que las congregaciones no deben detenerse, aunque eso pueda propiciar el contagio en masa. Los científicos basan sus modelos en diferentes formas de conducta o comportamiento, pero no puede precisar cómo la gente se comporte o cuando la cosa termine porque la ciencia no se mueve al ritmo de la economía o de la religión.

En este caso, el no poder precisar una respuesta concreta, clara o garantizada, ninguno de los tres modelos, genera impaciencia, desesperación e incredulidad. El mundo, y cada grupo, usa la información más para cuidar intereses particulares y no propiciar algo que refleje un colectivo. Somos un todo, no el reflejo de una sola parte.

Ahora mismo tú y yo nos comportamos de alguna manera en este tiempo. Estos comportamientos están basados en algo. Podemos decir lo que querramos, pero en algún momento nuestro modelo será retado. No por el mundo externo, sino por nosotros mismos, por nuestro entorno, por nuestras circunstancias.

De la misma manera en que hemos perdido nuestro sentido de escucha y empatía al convertirnos en una sociedad polarizada por la política, ahora mismo podemos observar que nuestras acciones (que incluye quejas, críticas o culpas) defienden un modelo y eso causa mucha tensión social. En el momento que defender un modelo sea más importante que el bien común, la gente, todos perdemos.

Lamentablemente todos defendemos algo y todos «necesitamos» algo, pero no podemos olvidar que si algo ha demostrado esta pandemia, es que todos estamos conectados. La ciencia muestra que estamos conectados, la economía dice que estamos conectados y la religión, dice que estamos conectados. El problema es cuando un modelo quiere comportarse separada de los demás. ¿Qué dice tu modelo de ti y de tu visión del mundo?

¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!

#crecimientopersonal #inteligenciaemocional #discernir #pensamientocrítico #blogger #anquiro #modelos #abundancia #escasez #elegir

Recordatorio: Toda esta semana mis Facebook Lives de «Despierta tu Ser» se enfocarán en «Conversatorios» con varios invitados diferentes cada día y que pertenecen a un ámbito profesional o social particular. De lunes a viernes a las 8:30 am, hora de México, puedes verlos en www.facebook.com/jorgemelendezlc. Dale me gusta a la página y activa las notificaciones para que te llegue el aviso cuando comience.

Contactos de los invitados del «Despierta tu Ser» de hoy jueves:

Patty Arrata: Patty.arrata@gmail.com

Manuel Navas Campuzano: www.maximo-latam.com

Dr. José Salgado: funtitude.fun@gmail.com, https://bit.ly/INSTAGRAM-FunTitude http://bit.ly/FB-FunTitude

https://bit.ly/FBBODYAWARENESSCENTER
https://bit.ly/Instagram-BodyAwarenessCenter

Si deseas ver el Conservatorio puedes verlo aquí:

Despierta tu Ser 14: Empresarios y Emprendedores

Posted by Jorge Meléndez on Thursday, April 16, 2020

Temas de los Conservatorios de esta semana:

Lunes 6: Coaching: Bere Ramos, Gaba Espinosa, César Martínez y Normitza Díaz

Martes 7: Músicos: Patty Ardón, Ernesto Alvarez, Carlos Mendoza y Franky Suárez

Miércoles 8: Networkers: José López, Caro Mojica, Edwin Jr. Olaf y Rosaura Yu.

Jueves 9: Emprendedores: Patty Arrata, Manuel Navas Campuzano y el Dr. José Salgado

Viernes 10: Millenials y Centennials

Sábado 11: BONO SORPRESA

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.