Aveces el miedo más grande no es con lo que vas a encontrarte, sino reconocer en lo que te has convertido.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Miedo De Ver En Quién Te Convertiste

El miedo de ver en quién te convertiste

Estoy a poco más de 48 horas de montarme en un avión y volver a mi país por primera vez en tres años. Estoy aterrado. Sí, tengo mucho miedo de volver. Mucho se preguntarán: ¿cómo volver al lugar donde te criaste, dónde está tu familia, tus amigos, la comida y tantas cosas que son parte de quién eres puede generarte miedo o temor? Eso no me causa miedo, al contrario, esa parte del viaje me emociona y genera mucha alegría.

Lo que me causa miedo no es la gente que voy a encontrar. Lo que me asusta es la persona que va a llegar a encontrarse con eso. Yo. Mucho ha pasado desde la última vez que fui a Puerto Rico. Para empezar, es la primera vez que regreso desde que mi madre falleció. Eso nada más le da otra perspectiva al viaje. La casa donde me crié este por venderse y ahora llego a la casa de una hermana. Muchos cosas han cambiado en mi vida. La última vez que fui era un hombre casado, ahora soy uno en proceso de separación. No es la primera vez que vivo algo similar.

Heridas abiertas

Varios amigos muy importantes de mi vida fallecieron en este periodo de tiempo. Aunque he podido procesar su pérdida, ver algunos de sus familiares y amigos cercanos removerá muchas emociones y será una especie de clausura. Además, siento que estoy en una profunda etapa de transición que me tiene con muchas heridas abiertas a flor de piel. Estoy muy sensible a muchas cosas.

Las pasadas doce semanas han sido algunas de las más reveladores de mi vida. Lo digo porque me he dado el permiso de volver a re-visitar muchas cosas que pensaba que conocía de mí. La ignorancia, o en este caso la sobre confianza, puede ser un agente que puede cegarte cuando más requieres abrir los ojos. Siento que he entrado a una etapa donde quiero limpiar, soltar, cerrar y vaciar lo que ya no deseo seguir cargando. Me cansé de muchas cosas que antes pensaba que podía hacer con pura voluntad. Mucho era EGO, pantalla, imagen, máscaras, ser aceptado o buscar aprobación.

Preguntas que salen a la superficie

¿Quién en realidad se fue de Puerto Rico hace casi diez años? ¿El hombre que pasaba que era o el niño herido que ocultaba o no quería ver detrás de una máscara de expectativas sin mucho fondo? ¿Huía de lo que ya no quería ver o escapaba para intentar atrapar algo que nunca le perteneció? ¿Todo quedó realmente atrás o simplemente hoy lo alcanzan esas cosas al realmente darle un vistazo de cerca y profunda a su vida?

Estas semanas han sido mirar de frente y reconocer la manera en que la ansiedad era una parte de mi vida que vivía oculta detrás del tren de vida que tenía. Hoy puedo ver que esa misma ansiedad no tiene nada que ver con mi estilo de vida, sino con la manera en que cubría mis inseguridades, mis miedos de ser abandonado o de no ser suficiente. Trazos de imágenes rotas o fracturadas que conozco desde hace mucho tiempo, pero no tuve los cojones de realmente darme a la tarea de sanarlos o repararlos.

La vida siempre pasa factura

Hoy sé que la vida me pasa factura en ciertos aspectos. Asumo total responsabilidad. Como le dije recientemente a una persona importante en mi vida: «el precio que he pagado ha sido alto para llegar a donde estoy, ya sea por las razones correctas o equivocadas. Si he caminado hasta este punto, no puedo detenerme ahora. Ahora es que requiero abrir el corazón, como tal vez nunca lo he abierto, conmigo mismo, y ver los vacíos o carencias que tiene, la profundidad que posee y la cantidad de amor que me queda por dar y aprender a recibir».

Tal vez eso es lo que temo, seguir el proceso de despersonalizar lo que he creído que soy con lo que realmente quiero ser. De seguir ese camino que realmente quiero porque enciende mi alma, mi espíritu y mi ser, sin importar lo que pase fuera. Por perseguir el éxito o el reconocimiento durante tanto tiempo, me perdí de realmente darle espacio a lo que realmente significa para mí lo que es disfrutar el proceso de conocer lo que le brinda significado a muchas cosas. Especialmente, con lo que se conecta con mi esencia. Esas pequeñas cosas.

Hora de conectar con el corazón

Gracias a Dios, a varios amigos que mantengo muy cerca de mi en estas tiempos, mi terapeuta, mi coach/mentor y la legión de Angeles que la vida va poniendo en tu camino a cada paso, me recuerdan que es el momento de vivir desde el corazón. Sí, desde él pálpito y no el púlpito. Al mundo no le interesa lo mucho que tú sabes hasta que no sepan lo mucho que ti te importa la gente. Cuando hablas desde el corazón se siente. Trabajo con escuchar lo que me dice a mí que requiero escuchar y atesorar.

Sé que escucharé muchas cosas. De familia, de amigos, de personas inesperadas y hasta de sorpresas que me dará la vida. «La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida». Algunas tal vez no me van a gustar, me van a doler o hasta me van a incomodar. Lo sé. Aquí me acuerdo de la famosa oración de la serenidad: «Dios, concédeme la paz para aceptar las cosas que no puedo cambiar. Valor para cambiar aquellas que sí puedo. Y sabiduría para reconocer la diferencia». Llegó el momento de practicar y aplicar.

Si hoy no sé quien es la persona que regresa a su país, mucho menos sabré quien es la que regresará a México el 4 de octubre. No tengo la menor duda de que regresaré. Si el huir de muchas cosas fue lo que me hizo irme de Puerto Rico, ahora será el amor y el conocerme lo que me hará quedarme en México. Sin darme cuenta, creo que me fui para ver si me encontraba conmigo mismo en estos diez años. Parece que ahora comienza el proceso de realmente hacer el trabajo a consciencia y con constancia. Sigo caminando…el miedo es parte del proceso. ¿Con qué aspectos de ti sería bueno que volvieras a conectar para saber quién eres en realidad?

Hay viajes donde el temor no es con lo que vas a encontrarte, sino ver en la persona en la que te has convertido.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene un comentario
  1. Ya he conocido el llegar a tener varios logros en mis manos y en mi vida, ahora que todo esta en aparente calma «el miedo a retarme» ayer me escribiste algo que me puso a pensar…….. Y si a veces si es necesario prometer algo que nos rete y eso significa abandonar o retar el miedo a cagarla pero hay voyyyyy decidida!. Gracias, gracias, gracias.

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: