Si tuvieras que elegir un sólo hábito para darle enfoque y dirección a tu vida, ¿cuál sería? La respuesta podría sorprenderte si vieras lo que implica.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Hábito Más Importante De Tu Vida

El hábito más importante de tu vida

¿Por dónde empiezo? ¿Cuál me ofrece mayores ventajas? ¿Qué me va a producir? ¿Cómo me beneficia? ¿Valdrá la pena? Esas suelen ser algunas de las primeras y más frecuentes preguntas que me hace la gente cuando llegamos al tema de «hábitos diarios». Si le añadimos a eso los comentarios que le siguen, no terminaríamos. «Tengo que disciplinarme», «suelo hacer las cosas de acuerdo a mi estado de ánimo», «dejo cosas a medias», «soy bueno empezando cosas, pero no muy bueno manteniéndolas o siendo consistente con ellas», son algunas de las más comunes.

La mayoría de los seres humanos quieren tener varios hábitos saludables, productivos y que nutran la mente, la consciencia, la salud, nuestro bienestar, nuestras finanzas y, sí, nuestra esencia. Yo le digo, mi espiritualidad. Estoy claro que algunos relinchan cuando escuchan esa palabra, pero me refiero a tocar tu esencia, tu profundidad o trascender tu humanidad.

Todos tenemos 4 listas de hábitos

En estas últimas semanas he tenido la oportunidad de platicar con mucha gente. Tanto amigos, personas a las que le doy coaching, ejecutivos, profesionales, independientes, he estado en sesiones de grupo como participante y como facilitador, así como los lugares que frecuento. Por alguna razón, sale el tema de «los hábitos» o estos pueden ser vistos en la manera en que estamos llevando a cabo ciertos actos. Por ejemplo el gym, servicios de comunidad (ya sea de corte religioso/espiritual, como de desarrollo de habilidades), estudios, trabajo o intereses en común.

Todos tenemos hábitos. Buenos y menos buenos. Algunos son productivos y otros son adictivos y/o contraproducentes. Yo los he tenido y no dudo que tú tengas los tuyos. Sean conscientes como inconscientes. Pero ahí están. Por lo general nos damos cuenta de cuatro listas o tipos de hábitos: los buenos que tenemos, los malos que seguimos haciendo y los buenos que queremos implementar y los malos que queremos dejar de hacer. El problema no es tenerlos, sino cómo quitarle poder a los que no te sirven y darle a los que te impulsan.

Si tuvieras que elegir uno

Siempre me ha parecido interesante leer una respuesta que le suelen hacer comúnmente a las personas que han alcanzado un gran nivel de éxito, cuando las entrevistan. «Si tuvieras que empezar de cero otra vez, ¿qué harías o por dónde empezarías?» Las respuestas son interesantes, variadas y hasta deslumbrantes, pero todas tienen algo en común: la mente. La identificación de sus habilidades, sus fortalezas y cómo procesan información. En pocas palabras, observan los hábitos que practicaron para llegar a cierto nivel y la manera en que los usarían para dar ese nuevo primer paso.

Si has leído libros como «Piense y Hágase Rico» de Napoleón Hill, «Cómo Piensa el Hombre» de James Allen, «La Vida de los Estoicos» de Ryan Holiday, así como libros de corte espiritual, financiero, alimentación, deportivo (o desarrollo físico y del bienestar), todos hablan de la importancia de los hábitos. Eso podemos verlo también en la vida de figuras de todos los caminos de la vida. Desarrollar hábitos. No cualquier tipo de hábitos. Los que realmente hacen una cosa. No importa el rubro o aspecto de la vida que sea, todos pasan por el mismo sitio: la mente. Y buscan re-programarla o dirigirla hacia dónde quieren. ¿No te dice algo?

El valor del apilamiento

Jim Rohn, un gran líder, filósofo, pensador y persona que tocó (y sigue tocando) la vida de muchas personas por su estilo de vida y la manera en que compartía la importancia de desarrollar una «filosofía personal», hablaba mucho de la «apilar habilidades». Esto se trataba de ser curioso e ir aprendiendo a desarrollar habilidades a lo largo de la vida. Y saber cómo usar estas habilidades de manera apalancada para poder crear tu riqueza. Para poder desarrollar una habilidad, requieres estar dispuesto a convertirlo en un hábito primero. Querer aprender, enfrentar los retos y caídas del proceso, desarrollar resiliencia y, eventualmente, alcanzar logros.

Los últimos dos años de mi vida ha sido un experimento de «apilar hábitos». Primero comenzar con uno. Hacerlo por sesenta días y ver cómo queda instalado en mi diario vivir. Luego agregar otro. No mirar o preguntarme «¿porqué lo hago o qué voy a obtener de hábito». Al contrario, entro con una mentalidad de «¿qué voy a dar de mí a ese hábito y qué voy a aprender en el proceso que me hará mejor persona?» Eso ha cambiado mi perspectiva de soltar la mentalidad de «si no obtengo lo que quiero no lo hago».

Hora de obtener lo que evades

A veces lo que requieres obtener es lo que evades: vivir el proceso. Crecer. Ver como eres en el proceso. No por el resultado, sino por descubrir quién eres en el camino. Ser un aprendiz, cometer torpezas, liberarte del puto perfeccionismo o de las expectativas internas (tus fantasmas del pasado) como externas (el jodido qué dirán o qué quieres demostrarle al mundo). Ser un niño que puede aprender siempre y a lo largo de toda la vida.

Esto nos trae a la pregunta del día: si tuvieras que elegir un hábito para empezar tu proceso de desarrollo de consciencia o crecimiento personal, ¿cual sería? Yo digo, empieza por el centro de comando. El que toca todos los demás. El que le da sentido a todos los otros combinados. Empieza por la mente. Y ya que estás en el proceso de trabajar con tu mente, puedes hacer dos por el precio de uno. Combina ese con trascenderla o algo de corte espiritual. ¿Porqué? Simple: vas a aprender a conocer quién eres, cómo eres y vas a obtener el secreto más grande que todos los grandes comparten: el impacto que tiene la mente en todo lo que haces. ¿Qué vas a hacer al respecto? Mañana voy a compartir: alternativas para trabajar el hábito de dominar o re-programar tu mente.

Todos tenemos hábitos. Si tuvieras que elegir uno para elevar tu vida al siguiente nivel, ¿cuál eligirías?

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: