fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Dos Pasos Para El Crecimiento Sostenido

Dos pasos para el crecimiento sostenido

Nota: Hoy en México se celebra el Día de las Madres y el domingo en muchas otras partes. Felicidades a todas las madres en su día.

No hay nada más difícil que decirle a una persona que estimas, que no está siendo su mejor versión. Especialmente, cuando la persona cree que está haciendo todo lo contrario. En estos días tuve que sentarme a platicar con varias líderes de un equipo a darle retroalimentación sobre su desempeño. Aquí es donde uso lo que llamo «los dos pasos para el crecimiento sostenido».

En el pasado solía decirle primero lo que estaba viendo y lo que pensaba al respecto. Esto lo he descartado con el paso del tiempo, ya que la persona puede ponerse a la defensiva y sentir que la estás juzgando o evaluando por mis propios criterios y no los que se definieron que serían parte del proceso. Ahora comienzo de manera mucho más simple: ¿cómo evaluarías tu desempeño en el programa en el que estás participando? ¿En qué te basa para llegar a dicha evaluación? Este es el primer paso.

Escucho. Escucho más y aprendo algo de la persona. ¿Cuál es su visión de mundo y en qué se basa para evaluarse como se evalúa? En algunas ocasiones puedo observar si la persona esta mirándose desde una perspectiva subjetiva (cómo se siente) o si la misma es objetiva (lo que está produciendo). Algunas personas tienden a mirar más lo subjetivo, ya que buscan reconocimiento o tranquilidad y dejan de lado lo que los llevó a sentirse de esa manera: crecer y salir de su zona cómoda.

Otros se enfocan tanto en los resultados, que muchas veces no se disfrutan el proceso, no identifican las maneras de ser que están accesando para alcanzar lo que logran y el impacto que esto puede tener en su inteligencia emocional. Se enfocan tanto y tanto en querer lograr y alcanzar algo, que olvidan una parte muy importante: gozar el proceso, no sólo lograr el resultado.

Una vez los he escuchado, los reconozco por su comunicación y su honestidad. Antes de decirles lo que veo, les hago una pregunta que suele destapar o abrir otro nivel de sinceridad y apertura en la conversación. ¿Qué pudiste haber hecho que no hiciste hasta el momento para elevar tus resultados o poder ser más preciso en tus auto observaciones? Aquí es donde las personas miran las maneras de ser que no accesan, el nivel de responsabilidad que no están dispuestos a tener en sus vidas para lograr lo que quieren o dicen lo que realmente los sigues atorando o trabando en sus vidas.

Es importante que la persona tenga unos aspectos que se puedan medir de manera tangible, precisa, medible y que no meramente caiga en juicios de bueno-malo, excelente-deficiente, correcto-incorrecto, etc. Aquí es donde vamos al segundo paso, la medición de resultados basados en criterios específicos.

Que la persona pueda ver la manera en que se desarrolla en aspectos como:

Liderazgo (presencia, participación, influencia, inspiración, impacto, etc)

Comunicación (asertiva, efectiva, manejo de conflictos, etc.)

Trabajo en equipo (aporta, contribuye, coopera, dar, etc.)

Resultados (en áreas específicas ante declaraciones definidas)

Manejo de emociones (sean de alta energía como baja energía y la manera en que las maneja)

Riesgo (lanzarse a lo nuevo sin garantías)

Capitalizar oportunidades

Intangibles (cómo reacciona o responde a lo inesperado en la vida)

Desarrollo de habilidades (blandas o técnicas)

Resiliencia (cómo maneja la adversidad)

Estas conversaciones son difíciles porque muchas veces tú quieres que la persona siga un proceso de crecimiento. Te conviertes en su fan. Ahora, algo he aprendido: tú no puedes querer los resultados más que ellos. De eso suceder, pierdas toda la objetividad y permites que la subjetividad (tus emociones) nublen el proceso de la persona. Aquí es donde la persona requiere mirar lo quién realmente está siendo y lo que sus maneras de ser le están produciendo (o no) en su vida.

Aquí es donde requieres decir lo que ves de manera clara, directa, honesta y, en ocasiones, firme o fuerte. Tal vez no es lo que quieren oír, pero sí merecen escuchar. Por su propio bien. Para su crecimiento. Si realmente quieren sacar lo mejor de ellos y de lo que viven, requieren escuchar lo que no les sirve o funciona.

Ahora, hay un paso que mucha gente deja fuera o no completa del todo, qué es lo que hace que toda la retroalimentación tenga sentido, propósito y utilidad. Les pregunto: ¿qué acabas de escuchar y cómo vas a usarlo de manera productiva para lograr lo que no has logrado hasta este momento?

Luego de escucharlos nuevamente, los invito a definir nuevos objetivos con fecha y término y la manera en qué van a usar la retroalimentación para lograrlo. Ahí acordamos los nuevos acuerdos y la manera en que puedo apoyarlos a lograrlo.

Hoy tu vida te está pidiendo que hagas una de dos cosas (tal vez las dos). Primero, mirar qué está pasando en los diferentes aspectos de tu vida y qué resultados estás logrando. Si no has declarado nada, momento perfecto para hacerlo. Si has declarado y no estás logrando lo que quieres, momento de hacer lo segundo: pedirle a una persona que te brinde retroalimentación y escuchar lo que tal vez mereces escuchar para poner en marcha tus sueños.

¿Qué vas a hacer al respecto?

Hay dos pasos imprescindibles para poder crecer en la vida: auto-evaluarte y retroalimentación.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba