fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
¿Cómo Va Tu 2022 Hasta El Momento?

¿Cómo va tu 2022 hasta el momento?

Este fin de semana lo tomé para cargar baterías. Descansar. Re-enfocarme y darme el espacio para mirar con distancia y perspectiva lo que se viene en lo que queda del año y ver en qué requiero mejorar, crecer o tomar en cuenta para completar el 2022 como lo había declarado.

Comienza el último trimestre del 2022. Tres meses para cerrar el año. ¿Cuán cerca, o lejos, estás de tus metas y objetivos para lograr este año? Más allá de evaluar, comparar, juzgar, criticar o medir lo alcanzado hasta el momento, ¿qué sientes o cuál es tu experiencia de ti mismo (hasta el momento) de quién has sido en el 2022?

Lo admito, muchas cosas me tomaron por sorpresa. Es más, algunas cosas me asustaron. Para eso me tomé el fin de semana: para respirar, detenerme, mirar dónde estoy y qué requiero hacer para completar lo que dije que iba a ser y hacer.

Una vez aprendí que si estás demasiado de cerca del árbol, no vas a poder apreciar el bosque. Para eso hay que darse un poco de distancia y perspectiva. Lo llevaría hasta un poco más allá. Hoy lo importante no es lo cerca o lejos que pueda estar de mis metas, sino de reconocer y apreciar la manera en que te estás moviendo hacia ellas. O no.

En el pasado solía mirar en un sólo aspecto, en cuanto a metas se refiere: ser estratégico. Mirar la manera en que podía lograr mas con menos. En todos los sentidos. Menos esfuerzo. Exponerme menos. No tomar muchos riesgos y querer lograr más en menos tiempo. En algunos aspectos eso puede funcionar, pero no es sostenible.

La estrategia jamás se sostiene ante un propósito claro, definido y en acción. Y cuando valoras y utilizas tu talento adecuadamente.

He aprendido que hay dos tipos de estrategias: las que provienen del apalancamiento y las que provienen de la escasez o de querer buscar atajos. Las que provienen del apalancamiento indican que te has dado el tiempo de realmente hacer el trabajo, poner el esfuerzo, medir tu progreso y ver que la manera en que te aproximas a la situación no es para buscar trechos o atajos, sino elevar tu presencia, tu posicionamiento y tu calidad.

Eso requiere pensar. Realmente ver las cosas desde la incomodidad y fuera de tu zona cómoda. No buscas quedar bien o ponerte al día, sino realmente hacerte las preguntas difíciles, pedir retroalimentación (de las personas indicadas a dártelo) y mirar cómo vas en tu curva de crecimiento. No buscas meramente alcanzar una meta por lograrla, sino por ver el crecimiento que estás experimentando y la manera en que te aproximas «al proceso» que todos vivimos cuando queremos alcanzar una meta.

¿Qué tipo de estrategias diseñas para alcanzar tus metas? ¿Son sostenibles?

El pasado viernes escribí un blog sobre la manera en que puedes alterar este día y verlo con nuevos ojos. Lo mismo pasa los lunes. Si tus lunes sólo son para «empieza otra semana», sin un objetivo o propósito, claro que vas a querer que termines lo antes posible. Y si a esto le unes la posibilidad de que odias tu trabajo, no te satisface o no estás haciendo lo que realmente quieres hacer, tu vida se torna gris o tus días pierden sentido.

Ahora mismo tu año puede tener un sentido si le has dado un propósito. Tus metas adquieren brillo, significado o importancia sí comprendes que estás en un proceso y eso requiere crecimiento, desarrollo, mejora y medir tus avances. Si sólo estás mirando lo que quieres, al menor esfuerzo, vas a querer lograr en tres meses lo que no has hecho en todo el año. Por eso las estrategias tienen un valor limitado, pero jamás van a reemplazar el crecimiento.

Este es el momento de preguntarte: ¿cuál ha sido tu propósito hasta el momento? ¿Has realmente dedicado tu tiempo en crecer o en distraerte? ¿A qué le has dado más importancia hasta el momento: a lo que quieres o a lo que te mantiene igual? ¿Quién vas a ser y qué acciones requieres tomar para alcanzar ese sueño, meta o nivel que aspiras?

Tal vez es el momento de soltar las estrategias superficiales que has usado hasta el momento para engañarte y comiences realmente a cuestionar cuál es tu verdadero propósito. De lo contrario, vas a seguir operando desde la desesperación, la escasez y el querer remediar en vez de desarrollar tu mejor arma: tu talento, tu visión y tu crecimiento. ¿Qué vas hacer para afinar o definir tus propósitos?

¿Qué vas a hacer al respecto?

A un trimestre para terminar el 2022, ¿cómo vas con tus metas y objetivos?

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba