fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Volver A Un Nuevo Centro

Volver a un nuevo centro

¿Qué haces cuando pierdes tu enfoque por falta de práctica o en saber qué hacer? ¿Cuándo te has desviado de tu propósito o simplemente has querido hacer otras cosas o hacerlas a tu manera? ¿Qué pasa cuando dejas de afilar tus herramientas de trabajo o habilidades por la falta de oportunidades (repetición)?

Esas eran algunas de las preguntas que rondaban en mi mente desde hace un par de semanas. Por muchas razones. En particular, observando mis formas de aprender y seguir desarrollando mis habilidades en el campo del coaching y facilitar talleres de crecimiento personal. 

He estado muy alerta de esta etapa que estoy denominando como “aprendizaje consciente y creciente” para realmente determinar cuán presente estoy en lo que hago. Es bien fácil decir, y pensar, que por tener más de 25 años de experiencia en algún campo profesional «ya sé cómo se hacen las cosas o tengo experiencia más que suficiente en cómo hacer estas cosas». Caer en la arrogancia, la soberbia o lo que algunos denominan «sobre-confianza», es muy tentador. Por no decir fácil o casi automático. Lo hacemos en la vida, cómo no vamos a hacerlo en el aspecto profesional.

Para muchos profesionales en mi campo, los últimos seis meses han sido empezar a salir de una especie de letargo, invernadero o sabática extendida. Como dice la canción, «lentamente y poco a poco», los talleres presenciales comienzan a reaparecer y a volverse a tener un grado de demanda. Sí, muchos hemos tenido que ser creativos, flexibles o humildes en abrirnos a crear otras formas o fuentes de ingreso durante estos tiempos. Saber navegar en las aguas del cambio. 

Lo mismo está sucediendo en el campo educativo, para profesores, así como la consultoría y muchos otros campos donde el acompañamiento, la asesoría y ramas similares, están atravesando tiempos de cambio. Personalmente, yo digo que la base fundamental de muchas de estas profesiones no cambia en la manera o el mecanismo de entrega (uno a uno y creando relación/conexión con la persona). Lo que va a cambiar es la manera en que tanto el que ofrece, como el que recibe, se abran a las nuevas dinámicas y las inquietudes sin precedentes que esta Pandemia provocó en la psiquis del ser humano.

No se trata de demostrar lo que sabes o cuán bien lo has hecho antes, sino conectar con lo que está pasando ahora mismo. El mundo de los talleres o seminarios no se detuvo. La educación tampoco. Mucho menos la consultoría, la asesoría u otras ramas similares. Se fue en pausa. Ahora, el mundo cambió mientras todos estos campos se fueron en pausa, remoto o por cámara. Especialmente, el ser humano.

Muchos alegarán que «las necesidades del ser humano siempre van a ser las mismas: tener para comer, dormir, cuidar a su familia y divertirse». Eso puede tener mucho de cierto, pero hay un pequeño (y muy grande) dilema: cuánto cambió la condición del ser humano que ahora busca cubrir sus necesidades. Ahí hay una gran oportunidad de servir, de tocar, de influenciar, de impactar, de acompañar o de simplemente escuchar lo que de verdad vive dentro de cada ser.

No se trata meramente de las habilidades que poseas al pararte frente a un salón o grupo de personas, hasta en el uno a uno, o el mucho tiempo que has sabido hacerlo de manera consistente o exitosa. El punto ahora es que tú, la persona que ahora está sirviendo, fuiste parte del mundo que cambió durante estos dos años y eso nada más cambia todo. ¿De qué manera? Eso sólo lo sabes tú. El querer simplemente decir «hay trabajo o ahora es momento de capitalizar la oportunidad con las habilidades que tengo, sin mirar la manera en que TU has cambiado, puede resultar siendo una decisión poco inteligente para ti y lo que haces».

Ahora estamos parados ante dos cosas: ¿cuánto cambió el que sirve y qué realmente quiere al que se busca servir, más allá de sus meras necesidades? Las llamadas «necesidades» siempre han existido y van a estar ahí. Lo que sí está a flor de piel, para los dos, es el poder ver qué es lo que realmente cada ser humano quiere en este momento de su vida, pero cómo el cambio los ha llevado a buscar un nuevo centro. Donde vive un grado de autenticidad, humanidad, vulnerabilidad y, sí, muchos temores que se están conociendo. Cuidado con pensar que lo único que importa es satisfacer una necesidad. Podrías perderte la gran oportunidad de tu vida y de tu misión en este momento.

¿Qué vas a hacer al respecto?

La normalidad parece estar de vuelta. ¿Estás listo para ella? Tal vez no eres la misma persona.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: