fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Un «tip» Para El 2021

Un «tip» para el 2021

Te quiero dar un TIP, pero antes te tengo una mala noticia: ser el mejor en algo no es suficiente para ser exitoso ni feliz. Las 10,000 horas de práctica de la que todos hablan para ser una estrella del violín o del fútbol son una fantasía, apuntalada por los grandes éxitos que han tenido algunos violinistas y futbolistas que practicaron tanto. Pero has de saber que muchos otros músicos, geniales y talentosos, disciplinados y entregados a su arte pasaron por este mundo totalmente desapercibidos. En contraparte encontrarás músicos simplemente buenos, muy alejados de la excelencia que han logrado fama y éxito de talla mundial. Claro que, para trascender en algo debes ser bueno, pero a diferencia de la creencia popular, no es necesario que seas el mejor.

André Riu no es el mejor violinista. Es muy bueno y el más famoso, pero no el mejor.

Tony Robbins no es el mejor coach. Es muy bueno y el más famoso, pero no el mejor.

César Millán no es el mejor domador de perros. Es muy bueno y el más famoso, pero no el mejor.

Lo que ellos tienen y le ha faltado a muchos otros -quizás mejores- en sus rubros es lo mismo que tú necesitarías para ser muy exitoso y feliz en tu área; una dupla a la que le llamo el IP.

La primera “I” se refiere a la INFLUENCIA. Yo sé que esta es una palabra que a algunos les da miedo, pues tendemos a pensar que “influir” es igual a “manipular”. Al menos es lo que me sucedía a mí con mis amigos de la secundaria, quienes decían continuamente que yo era un manipulador.

Esto se debía a dos factores: el primero era que me dedicaba a un nivel casi profesional a convencer a la gente. Todos los días convencía personas de hacer ciertas cosas, porque trabajaba para una organización sin fines de lucro que promovía que los jóvenes tengan más valores y pasen menos tiempo frente a la TV. Como nadie de los involucrados teníamos un sueldo, había que recurrir a todo tipo de “artimañas” para que la gente trabajara bien y otras tantas para que los jóvenes prefirieran venir con nosotros en lugar de postrarse frente a la “caja mágica” y su canal de las estrellas.

A veces los convencíamos dando premios al que más veces asistía; otras veces teníamos que recurrir a hablar con ellos y hacerlos visualizar cómo sería su vida en el futuro si tomaban malas decisiones en el presente; a veces incluso el único camino era hablar con sus padres y que ellos los obligaran a venir. Convencer, convencer, convencer, un día sí, el otro también.

El otro motivo por el que me llamaban manipulador es porque no sabían qué otro nombre ponerle y en cierta ocasión una “galleta de la suerte”, de esas que se dan en los restaurantes chinos, me otorgó un papel que decía “no está bien que manipules a quienes te rodean” y un amigo exclamó a todo pulmón “¡Esta galleta es mágica, adivinó que Lokier es un manipulador!” y el resto es historia.

Sin embargo, la galleta, mi amigo y la mayoría de la gente que usa esa palabra están equivocados, pues la manipulación es la “influencia a través del uso de engaños”. A la influencia genuina, orgánica, utilizando argumentos sólidos o negociaciones justas le llamamos no podríamos ponerle ese título y debemos entender que la influencia es la herramienta más importante del éxito. La influencia no es algo malo. La influencia es como el fuego: si lo usas bien, puedes mejorar la historia de la humanidad, si la usas mal la puedes destruir. Todos los adelantos tecnológicos del mundo iniciaron con el descubrimiento del fuego y en contraparte, todas las guerras lo utilizan para causar la mayor cantidad de daño posible. Con la influencia ocurre lo mismo: fue la herramienta principal de Hitler y Goebles, también la de Mandela y Ghandi. 

Como seres sociales, todas las cosas que nos valen la pena requieren que otros se sumen a nuestra causa. ¿Quieres subir de rango en tu empresa? necesitas que tu jefe y tus compañeros te apoyen. ¿Quieres que tu familia esté unida? necesitas que tus hijos quieran sumarse a esa causa. Hagas lo que hagas, necesitarás de otros para hacerlo con éxito y muchas veces, la mayoría de ellas, tendrás que convencerlos. Después de 15 años asesorando empresas y empresarios, estoy convencido que el único atajo al éxito es el liderazgo y el único camino al liderazgo es la influencia.

La otra “P” corresponde a la PASIÓN. Ser muy bueno en algo es importante, ya lo establecimos, pero al enfrentar a dos personas igual de buenas, el más apasionado ganará irremediablemente. Hace poco escuchaba una entrevista con un defensa del Real Madrid que contaba entre risas como odiaba ir a casa de Cristiano Ronaldo. Argumentaba que el famoso portugués no sabía disfrutar la vida. “Llegamos y quiere jugar Fútbol, pedimos algo de comer y nos trae pechugas de pollo sin grasa para que no afecte nuestro juego. Terminamos de comer y de nuevo saca los balones para que sigamos practicando”. Nunca sabremos hasta donde habría llegado CR7 sin esa pasión. Lo que sí sabemos es que la tiene y es uno de los dos mejores del planeta (para no entrar en discusión con los seguidores de la iglesia Messi-ánica).

Si hay algo que hemos notado en muchos años entrenando gente en La Fábrica de Líderes es que el que ama lo que hace, lo hará más tiempo y con más energía que el que no. Por si fuera poco, a ese loco apasionado le brillarán los ojos de emoción y eso contagiará al resto del equipo que fue capaz de atraer con la influencia de la que hablamos. Estos dos ingredientes complementan la fórmula del éxito al lado del talento. Como dijimos, ser bueno es importante, pero sólo si se agrega la pasión y la influencia se puede alcanzar la cima. 

Ahí está el TIP: 

Talento + 

Influencia + 

Pasión. 

Te deseo un muy feliz 2021 y una vida llena de prosperidad.

Jaime Lokier

PD: puedes seguirlo en www.jaimelokier.com

Jaime Lokier es nuestro blogger invitado y nos comparte un «tip» para el 2021.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: