Hoy honro a los que ya no están conmigo en este plano. El sábado recibí una lección de lo eterno que es el amor.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Un Amor Eterno

Un amor eterno

Siempre estás presente. Hoy no tenía claro de qué iba a escribir. Sabía que era el Día de los Muertos. Aunque te recuerdo y honro todos los días, no sabría que te sentiría de esta manera. Podía tener todas las razones para escribir de ti una día como hoy. Sin embargo, lo hago por la manera en que hiciste acto de presencia en mi presente. Me dejaste la lección de lo eterno que puede ser un amor.

El pasado sábado en la noche fui a ver un espectáculo en Tributo al Día de los Muertos. De estos espectáculos que hace algún tiempo se vienen llevando a cabo con diferentes temáticas y conceptos, producidos por la firma Fever en la Ciudad de México. Es una experiencia de inmersión, donde con la ayuda de videos, luces de vela adornando todo el recinto y un cuarteto de jazz (batería/percusión, piano, trompeta y voz/percusión menor) te llevan por todo un viaje musical en honor a este día tan tradicional, colorido, espiritual y sentido, como lo celebran los mexicanos.

Una noche sublime

En mis más de veinte años visitando este hermoso país (y ya casi diez viviendo en él), siempre me conmueve esta hermosa tradición/celebración. Pero el pasado sábado ocurrió algo muy conmovedor. Fue algo inesperado, sorpresivo y que todavía me sigue moviendo. Quién sabe si siempre había estado ahí, ahora simplemente se abrió una puerta consciente que ya no puedo evitar ver, sentir, tocar y, sobretodo, abrir a ver hacia dónde me dirige cada vez que decida atravesarla.

La velada fue muy sublime. Una selección de temas muy apropiados para la ocasión, tocados de manera elegante y finamente arreglados por un cuarteto muy bien acoplado. Todo fluía normal, hasta el momento en que tocaron una canción que había escuchado muchas veces. En voces de muchos cantantes, ya que su compositor era de los favoritos de muchos cantantes. De todas partes del mundo. El tema era de Juan Gabriel. Pero esta vez no se trata de escucharla nuevamente, de conocer su letra o de haberla oído anteriormente.

Estás presente

Esta vez fue sentirla. Me tocó. Me conmovió. Y sigo movido. Han sido muchas las veces en los pasados tres años que he recordado a mi madre, desde que partió de esta dimensión. La he llorado, la he recordado y hasta creo que mi recién amor por las plantas en mi casa es un mensaje que ella me transmite en esta nueva etapa de mi vida. Es una forma de conectar con ella y la naturaleza. Mami estás presente, muy presente.

Pero algo sucedió cuando de la voz de la mujer que no recuerdo su nombre, comenzó a cantar «Amor Eterno». El tiempo se detuvo. Fue como hacer un recorrido por mi vida. En tu presencia, en tu compañía y con tu acompañamiento. Algo me dijo que cerrara los ojos y que simplemente sintiera cada palabra, cada letra, cada nota musical. Todavía me da escalofríos simplemente de volver a la escena, al recuerdo. Fue un sentir del cual todavía no logro resumir con las palabras adecuadas.

Un susurro

Sabía que iba para un evento musical en tributo al Día de los Muertos. No tenía la menor duda de que iba a escuchar una y mil posibles canciones que podrían tocar mis fibras más profundas. Era recordar muchas personas que hoy ya no están presentes en mi vida. Entre ellas amigos que partieron hace poco como Carlos Acevedo, Froydán de León, tíos, abuelos y, particularmente, mi madre. Todo giraba alrededor de recordar, valorar y atesorar la manera en que los seres que ya no están contigo en este plano, te han aportado y te han hecho la persona que eres.

Esa noche te sentí susurrarme al oído. Sentí tu presencia. Fue cómo escucharte decirme cosas en tiempo real, en tiempo presente y saber que las dimensiones se conectan. No pretendo aquí decir que puedo hablar con las personas que fallecieron, que tengo algún poder síquico o que puedo hacer cosas sobrenaturales. Simplemente fue un acto de amor eterno, como bien se llama la canción.

Un amor eterno

El amor eterno se siente, se vive, no muere. Se conoce o reconoce en algún momento que existe, que es real. Creo que si parte de mi requería algún tipo de confirmación, de señal, de evidencia, la recibí clara y contundentemente. Sin intermediarios, sin necesidad de pedirla o buscarla. Llegó. Como el viento. Suave. Fresco. Sin presumir. Acarició mi rostro, mi cuerpo, mi ser y entró por todos mis sentidos. Pero en particular, tomó una forma en la que se quedó conmigo. No busco ni pretendo aferrarme o apegarme a que se quede.

Es como un perfume fresco, ligero, que llega como una brisa en la noche y permanece ahí. Así. No sé como seguirá cambiando o por cuanto tiempo permanezca, pero siento que me deja siendo otra persona. De la misma forma en que la presencia de una madre cambia para siempre la vida de un ser, su amor siempre será tan grande como el mundo y con tantas lecciones como la vida misma. Mami, me diste otra el pasado sábado. Gracias. Te amo.

Para los interesados, les dejo una versión de «Amor Eterno», cantada por Natalia Jiménez. Aquí su video: https://youtu.be/lLVnM8XjlK4. ¿Cómo podrías honrar hoy a alguien que ya no está en tu vida?

Gracias Mami por darme una lección de lo eterno que es el amor.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Querido esa canción la he escuchado por años es la que mi suegra le encantaba y mi esposo y sus hermanas la honran escuchándola y sabes eso que te pasa sera cada vez que la escuches. Eso entiendo es la gran conexión quw existía que ni la muerte puede borrar.

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: