fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Tus Relaciones Más Importantes

Tus relaciones más importantes

Yo no sé tú, pero el momento de salir de la cuarentena ya llegó. Si, está aquí. No puede esperar más. Es ese momento cuando sabes que la espera no puede continuar. Es hora de crear el momento. Es hora de hacer que cosas sucedan.

Estoy claro que la cuarentena no ha terminado. Estoy claro que la pandemia no ha desaparecido. Al contrario, en muchos países de Latinoamérica la curva ni siquiera ha alcanzado su cenit.

En muchos países jamás sabremos ese dato. Ni los economistas, ni los gobiernos, ni mucha gente en lugares importantes va a saberlo, ni va a querer que lo sepas, ya que eso atenta contra una de dos cosas: sus intereses o la manera en que tus comportamientos pueden impactar sus intereses.

Repito, el momento de salir de la cuarentena ya llegó. No importa si el virus se queda por dos años más o desaparece en seis meses por inmunidad de la manada. El punto específico es “tú salir de la cuarentena”. Eso no quiere decir que dejes de cuidarte. De tomar medidas de higiene. De guardar distancia sana. De alimentarte adecuadamente, de hacer ejercicio o de descansar.

Es salir de la cuarentena y enfrentar tu realidad. La que sea. La que tienes aquí y ahora mismo. La que tal vez no sepas que va a suceder. La que te imagines que sea. La peor que puedes imaginarte que enfrentes. Esa. Sea la que sea.

Salir de la cuarentena, más que ser algo de cuidar la salud, es ver en la condición en la que se encuentran muchas relaciones en tu vida. Y no me refiero a relaciones de pareja, de familia, de amigos, ni de trabajo. Esas ya las sabías. A lo que me refiero es a las relaciones con partes indispensables de ti. Que son vitales para enfrentar cualquier realidad. Con o sin virus.

Mi cuarentena comenzó el 18 de marzo. El 1 de abril tuve que salir de ella. Si. En esos catorce días, entre el momento en que comenzó mi auto-cuarentena y el momento en que salí de ella, pasaron muchas cosas. Perdí todos mis ingresos pautados para el año. Perdí dos contratos con dos empresas para ofrecer consultorías y talleres que pudieron haber sido una suma adiciona a lo que tenía programado. Todo a cero.

Unido a eso, entre el temor de nunca volver a mi padre, a mi hijo, mi nieta, mis hermanos, de perder dos amigos cercanos y el shock de haber perdido mis ingresos, estuve una semana deprimido, asustado y en un estado de víctima o mártir total. Lo admito sin vergüenza ninguna. El punto fue darme el espacio para sentirlo, aceptarlo, enfrentarlo, liberarlo y moverme a lo próximo.

Digo esto sabiendo que todos hemos enfrentado pérdidas en este tiempo. Digo esto sabiendo que todos hemos enfrentado circunstancias difíciles en este tiempo. Digo esto sabiendo que todos hemos tenido (o todavía tenemos) preguntas, dudas, miedos e incertidumbre por este tiempo.

Es por esto qué escribo estas líneas. Por lo que hemos perdido. Y por lo que, en algunos casos, nunca vamos a recuperar. Las pérdidas duelen. Las pérdidas nos ponen a prueba. Las pérdidas prueban a ver si es más fuerte tu voluntad o si emerges con tu resignación disfrazada de conformismo más resistente a los cambios.

Hay siete aspectos de ti que ya están siendo puestos a prueba en este instante. Yo digo que estas son las relaciones más importantes que tienes que estar dispuesto a enfrentar, sanar y poner al día. De no hacerlo, es como seguir entre una especie de negación a la realidad y resistencia a elevarte al siguiente nivel.

¿Cuáles son las relaciones más importantes que puedes tener contigo mismo en este instante?

1) La relación con el fracaso No me refiero si has fracasado en el pasado. No me refiero si has tenido que recuperarte de algún fracaso en algún momento de tu vida. Me refiero a estar dispuesto a arriesgarlo todo en este momento y estar dispuesto a encarar el fracaso. A ser rechazado, a enfrentar la fría indiferencia, a creer que lo que tienes que dar es importante y resulta ser irrelevante.

Cuidado con decir que si. ¿Porqué? La mejor evidencia son tus acciones. Si tus acciones ahora mismo no reflejan tu disposición de estar dispuesto a perderlo todo, no estás dispuesto a fracasar. No es lo mismo lanzarte a hacer algo que arriesgarte por algo. (Estoy claro que no todo el mundo está dispuesto a hacer esto, pero es importante ser honesto contigo y no engañarte).

2) La relación con tu imagen Ahora mismo todo lo que NO has hecho con respecto a tu proyecto, sueño, meta, emprendimiento, empresa o desarrollar una habilidad, es por tu imagen. El qué dirán, el miedo a la crítica, el no querer mostrar tu nombre, tu marca o tu producto o servicio, se debe a esto. Es el temor de reclamar una identidad, una autonomía y plantar tu bandera en el mundo.

Cuidado con decir que no. Es simple cómo darte cuenta: tus acciones nuevamente. Qué cosas sigues posponiendo, excusándote, pasan cosas, tienes tus razones, sigues buscando peros, crees que no estás listo o simplemente le sigues encontrando imperfecciones a lo que quieres hacer. Eso es imagen.

3) La relación con tu EGO – Ahora mismo tus resistencias contigo mismo, con tu propio proyecto, con tus desapariciones, con tus reservas, con tus dudas, con tus inseguridades, con tu rebeldía, con el querer hacer las cosas de una manera (hasta ninguna), es muestra de que tienes un EGO saludable, pero tal vez la relación que tienes con él no es la más productiva.

Cuidado con decir lo que sea. Tus acciones, o mejor dicho, las que no has tomado, son muestra de la manera en que tu EGO tiene dominio sobre ti y no tú sobre tu EGO. Gilberto Santa Rosa me dijo una vez en una entrevista: “el EGO es la bestia y si no aprendes a darte cuenta como esa bestia quiere dominar tu vida, vas a terminar siendo presa de la bestia”. ¿Cómo está tu bestia?

4) La relación con el miedo – El miedo anda suelto. El problema no es por dónde anda, sino de dónde proviene. No proviene de las noticias. No proviene del gobierno. No proviene del virus. No proviene de la inseguridad. No proviene de la economía. La respuesta es simple: proviene de adentro de cada uno de nosotros.

Cuidado con decir que está bajo control. Ahora mismo lo que sigues analizando, lo que sigues posponiendo, lo que sigue sin definir, lo que sigue sin compromiso, lo que sigue frío y caliente, lo que sigue sin constancia, lo que sigue sin persistencia, son manifestaciones del miedo. Como dijo una vez un experto de las redes de mercadeo: “el cáncer de todo negocio de emprendimiento es la intermitencia”.

5) La relación con la escasez – Cuando hay menos es cuando tienes dos opciones: dar poco o darlo todo. De la misma manera en que mucha gente asocia abundancia con mucho, asocia escasez con poco. Si lo miras desde la perspectiva material o física, alguien le dio ese tipo de asociación cuando no es cierto.

Escasez, como abundancia, tiene que ver más con energía y la manera en que fluye a través de ti. Si somos energía y estamos conectados a una fuente en todo momento, es imposible ser escasos. Es un invento de la mente con relación a una premisa a la que le das poder para validar o invalidar lo que ves, lo que haces o la manera en que lo percibes. Desde el sentirte solo, querer hacer las cosas solo, no pedir apoyo, no creer que lo requieres o mereces son reflejos de la escasez.

Imagínate por un momento que no has hecho absolutamente nada en desde que empezó el año. Nada. Eso no es un fracaso, sino la manera en que has elegido jugar durante todo este tiempo. Tienes dos opciones: conectarte con contigo y con el mundo, compartir tus luchas, tus miedos, tus resistencias, tus dudas y aportarlas y ver la manera en que otros pueden aprender de ellas o aislarte porque crees que por no hacer lo que querías, el mundo va a juzgarte por lo poco que TU crees que has hecho.

6) La relación con tus creencias limitantes – Si no lo recuerdas, hay tres creencias que son parte de nuestro DNA individual como colectivo: no soy capaz o no puedo; no soy suficiente; y el no valgo, no merezco. Estas siempre van a mostrarse de alguna manera en tu vida y en tus elecciones.

Aquí la respuesta que des podría incriminarte. Lo que todavía te frena, te detiene o sigue siendo un área de oportunidad con el dinero es “el no valgo o no merezco”. Todo lo que sigue siendo tus dudas, inseguridades, dudas, desconfianza o escepticismo tiene que ver con el “no soy suficiente”. Todo lo que tiene que ver con no tomar riesgos, no dar el paso, no creértela o no atreverte está relacionado con el “no soy capaz o no puedo”.

7) La relación con tu espiritualidad – No estoy hablando de religión, ni dogma, ni si eres creyente, ateo o agnóstico. Estoy hablando en realidad sobre la relación que tienes con algo más grande que tu. Es más, tal vez requieres cuestionar tu creencia sobre eso, para realmente saber la relación que tienes con eso. O por lo menos la condición en la que se encuentra. ¿En qué condición se encuentra tu fe ahora mismo?

Durante esta cuarentena me di el regalo de releer el libro del Dr. Wayne W. Dyer sobre “El Poder de la Intención” y hacer una especie de lectura compartida en mis Facebook Live y en mi blog. Lo interesante es que el Dr., con todo y ser un creyente en Dios, combinó elementos del hinduismo, del chamanismo, de la kabbalah y de otras ideologías para explorar este tema. Fue una manera de cuestionar mis creencias espirituales y abrirme a ver otras perspectivas. ¿Qué puede estar pidiendo esta relación de ti en este momento?

Estas siete relaciones, ahora mismo, están marcando la manera en que vives dentro de la cuarentena o la manera en que vas a salir de ella. A menos de que hagas algo al respecto. Uno de los puntos fundamentales de la vida (y de este momento) es trabajar con tu mente, con tu inteligencia emocional, con tus habilidades, con tus creencias y con creer en ti. Ahora mismo este momento es perfecto para mirar y darte cuenta qué requieres trabajar, ya que la razón por la que estás en este mundo, directa o indirectamente, fue trabajar con estas relaciones. ¿Qué vas a hacer al respecto?

Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog! Si entiendes que alguien puede sacar valor de lo que acabas de leer, compártelo. Es una manera de practicar la Ley de la Circulación de la Prosperidad.

Si deseas ver el Facebook Live donde expando en este tema, puedes verlo aquí:

Tus relaciones más importantes

La cuarentena ya terminó. Hora de mirar en qué condición se encuentran las 7 relaciones más importantes que tienes en este momento.

Posted by Anquiro on Monday, June 29, 2020

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.