Tu vida y tus acciones son un reflejo de la programación que vive en tu mente. Los cuatro elementos pueden servirte para romper con ella.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Tu Vida, Tus Acciones Y Los Cuatro Elementos

Tu vida, tus acciones y los cuatro elementos

Mi esposa y mi perro se fueron de viaje por un mes. Así que estoy solo por 4 semanas. Están de visita en los Estados Unidos en la casa de mi cuñada, la hermana de mi esposa. Durante este tiempo estaré realizando muchos quehaceres que no suelo hacer de manera regular o todo el tiempo. Regar las plantas, hacer aseo, cocinar tres comidas principales (aunque mi suegra o mi esposa me dejaron proteínas pre-cocidas como para un par de semanas) y cuidar otros detalles van a ser parte de mis rutinas por un tiempo.

Estar solo es algo que me gusta mucho, aveces creo que demasiado. Aunque soy una persona gregaria y sociable en muchas cosas, me considero un introvertido social. (Mucha gente no cree eso). Me gusta el silencio, me gusta poder estar conmigo mismo, me gusta moverme durante el día sin ideas de «lo que tengo que hacer o lo que esperan que haga». Algo que estoy aprendiendo a hacer más y más cada día es observar dos cosas: cómo mis pensamientos se alinean con mis acciones y cómo el conjunto de acciones que llevo a cabo durante el día es congruente con lo que digo que realmente quiero hacer o lograr en ese día.

Una mirada por la rendija de la puerta

En estos días he estado observando estos dos puntos un poco más que lo usual. Estoy trabajando con un grupo de personas a entrenar su mente. Eso me lleva a mirar con detalle cómo estoy usando la mía. Ha sido un ejercicio de auto observación interesante. Y quiero darte una especie de mirada por la rendija de la puerta para que veas de lo que se trata, ya que es algo que hacemos todos los días, pero no lo miramos de esta manera.

Estamos en la etapa de ¿cómo ha sido programada nuestra mente? Si eres de los que has realizado algún tipo de trabajo de desarrollo personal o de crecimiento de consciencia, tal vez has escuchado que nuestra mente ha sido programada por muchas cosas. Desde la familia, la educación, la religión, los medios de comunicación, la política, nuestro entorno, nuestra relaciones y mucho más. Una cosa es saberlo, otra cosa es identificarlo y otra cosa es estar dispuesto a hacer algo al respecto.

Yo he hecho muchos ejercicios de identificar las maneras en que ha sido programada mi mente. Algunos han sido profundos y precisos, otros han sido superficiales y sin mucho descubrimiento. Algo que ha solido pasarme en más de una ocasión es que tengo el dato: puedo identificar momentos, situaciones, personas o hasta eventos que tuvieron un efecto en mi vida. Muchas veces lo que carece es poder ver cómo eso se manifiesta en mi vida hoy o la emoción que me lleva a seguir repitiendo el mismo comportamiento.

Los cuatro elementos

Durante un periodo de cinco días, vamos a estar usando como referencia visual y de memoria celular, los cuatro elementos: el aire, la tierra, el agua y el fuego. Yo he añadido otros dos (para enterarte cuales son requieres hacer el programa cuando se repita). Estos cuatro elementos dicen mucho sobre nuestra manera de pensar y de actuar. Si puedo ver mis pensamientos y mis acciones de manera mucho más clara, puedo sentirme más conectado a ello y poder hacer algo al respecto, cuando llegue el momento.

Aquí les di a las personas una opción que pueda ser visual y metafórica a la vez. Poder identificar la programación mental que traen de manera más ágil. Esto puede ser una manera mucho más simple de ver una condición actual y poder relacionarse con ella de otra manera. Por ejemplo: no es lo mismo saber que «mis creencias sobre el dinero fueron altamente impactadas producto de haber escuchado a mi madre decir muchas veces que «el dinero no crece en los árboles» que ver «mis finanzas son como estar en cuarto lleno de agua donde por más que saco agua, sigue entrando y no logro poder poner mis pies en tierra firme».

Resolver el problema no siempre es la solución al problema

En la primera puedo saber de dónde viene la creencia, en la segunda puedo empezar a ver que sucede hoy en mi vida. Por lo menos comenzar a observarlo desde afuera y descubrir los pasos para sanar esa tarea de mi vida. Uno de los grandes dilemas que tiene la gente, no sólo en el programa, pero la vida en general es que «quieren resolver el problema». Yo les pido primero que aprendan a observarlo, no a resolverlo. Mucha gente, por miedo, desesperación, ego o lo que sea, quiere salir del problema y no ver la manera (causa) que está en él.

Al querer resolver el problema, no descubres lo más importante, que la causa puede ser la solución, ya que ahí se aprende la lección. Dejas de repetirla. Pero por querer resolver el problema, no miran la manera en que lo siguen repitiendo. Por ejemplo, al estar regando las plantas durante un mes, puedo ver algo de mi vida: ¿qué aspectos de mi vida requiero regar con frecuencia y consistencia para poder sostener y darle vida? Mi espiritualidad, mis relaciones, mis amistades…es una pregunta abierta. Se que requiero ir a la playa, estar en el mar y sentir el agua nuevamente. Eso lo extraño. Mucho. Requiero sol, sal, sentir algo más grande que yo. El agua. El propósito no es sólo definir una solución mecánica, sino una respuesta que puede ampliarse. Queda de mi no sólo saber la respuesta, sino hacer algo al respecto.

En estos días ya hemos empezado a mirar diferentes aspectos de la vida con respecto al aire y la tierra. Mañana y pasado vamos a mirar el agua y el fuego. Al poder mirar de manera amplia y visual los diferentes aspectos de nuestra vida, especialmente si pueden ser mucho más puntuales, la oportunidad de descubrir, liberar y moverte a lo que sigue es mucho mayor. Dicen que la paciencia es una virtud. Yo creo que aprender a observar, sin juzgar, sin evaluar y sin querer salir corriendo a resolver las cosas, puede ser esa puerta para realmente comenzar a desarrollar la paciencia y ver las virtudes que viven en ti. ¿Qué vas hacer hoy para ver lo que quieres con otros ojos que puedan despertarte, observarte y liberarte?

Tu vida y tus acciones reflejan la programación que vive en tu mente. Foto: Erik Johansson

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: