fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Tu Pedazo Del Universo

Tu pedazo del Universo

Hablar de sueños (o de soñar) era un tema muy restringido o limitado durante algún tiempo en mi vida. Pensaba que soñar era algo más enfocado a ciertos objetivos que se tenían cuando eras un niño y la idea era alcanzarlos, lograrlos y/o manifestarlos. Si no lo lograbas, era como haber perdido la oportunidad de toda una vida. 

Recuerdo que cuando era un niño siempre decía que quería ser médico cuando fuera grande. Desde los seis, siete años hasta que llegué a la Universidad, ese era mi objetivo. Hasta logré entrar a la Universidad deseada para lograr ese sueño. El problema era que yo no creía en ese sueño tanto como yo pensaba. 

Lo mismo pasó cuando me casé por primera vez. Pensé que «los matrimonios eran para toda la vida». Hasta que me divorcié y me di cuenta que no lo eran. Una cosa era lo que soñaba, otra cosa era lo que pasaba. Eso también me pasó en otros aspectos de mi vida.

Durante mis veinte y primeros años de los treinta, aprendí que puedes tocar a las puertas de tus sueños y llegar a estar muy cerca de ellos. El problema es no creer lo suficientemente en ti para hacerlos realidad o no saber lo que se requiere para sostenerlos en el camino de manifestarlos.

Eso me llevó a entrar en un periodo donde no dejé de soñar, sino que no me daba cuenta de la manera en que lo estaba haciendo. Fue como entrar en una etapa donde no podía ver lo que hacía como un sueño, pero lo que sentía mientras lo hacía y lo que ocurría cuando lo hacía, era algo mágico.

Puedo decirte que durante más de dos décadas, si me hubiese preguntado si estas viviendo mi sueño mi respuesta hubiese sido: «no, siempre quise ser médico y hoy he llegado a ser periodista y/o coach, pero amo lo que hago». Era como si por alguna extraña o misteriosa razón hubiese llegado al lugar donde estaba, seguía pensando en lo que una vez soñé, pero no veía lo que estaba sucediendo.

Sin darme cuenta, el sueño que vivía en mi, pero el que no conocía, se comenzaba a manifestar. No podía verlo, porque era algo que no estaba dentro de mi sentido de realidad. No podía sentirlo, porque era algo que nunca me había dado a la tarea de sentir. Es más, lo que puedo decirte es que jamás hubiese pensado que lo que una vez detestaba (por no decir odiaba), leer y escribir, hoy serían elementos vitales de ese sueño de ser escritor. 

Aunque no lo creas, no vine a aceptarlo hasta después de los 50. Tardó mucho tiempo porque me di cuenta que muchos de los sueños que tenía no eran realmente míos, sino de otros. Hasta que no comencé a conectarme conmigo, de conocer mis talentos y habilidades, no podía reconocer el sueño que realmente vivía en mi y se comenzaba a manifestar a lo largo de los últimos veinticinco años sin darme cuenta.

Estoy leyendo un libro interesante de la autora Elizabeth Gilbert (si, la misma que escribió «Come, ama y reza») titulado «Libera tu magia» donde dice que soñar es «tener la valentía de sacar los tesoros escondidos u ocultos que viven en ti. Esos tesoros esperan a que digas que si». Hoy lo comprendo.

Hoy te escribo porque no sé si tienes 20, 30, 40, 50 , 60 o hasta 80 años. Tal vez tu sueño se reveló desde que tenías uso de razón y hoy lo vives feliz. Tal vez piensas que se pasó tu cuarto de hora. Tal vez crees que ya no vale la pena soñar. Tal vez piensas que no puedes soñar o no sabes lo que es ese sueño. Tal vez dudas si es el sueño adecuado o correcto. Cada camino es único y cada ser humano tiene ciertos tesoros. El punto es decir un día basta ya de vivir una existencia incompleta, donde no sientes lo que eres capaz, de dar lo que eres capaz, pero sobretodo, de sentirte vivo mientras lo haces.

Es por eso que hace algún tiempo decidí escribir algo que llamé los derechos de un soñador. Lo escribí para mi, para creer, para afirmar y para sostener el proceso que vive todo ser humano que está decidido a «a tener la valentía de descubrir los tesoros ocultos que viven dentro de él que se llaman sueños». Hoy puedo decir que soñar es atrapar ese pedazo del Universo que te corresponde en una visión y hacerlo realidad. Pero requieres ser valiente para hacerlo.

Aquí los derechos de un soñador:

1) Tienes derecho a soñar lo que quieras, del tamaño que quieras y que posees la capacidad de manifestarlo.

2) Tiene derecho a expresar tus sueños a los cuatro vientos y mientras más lo afirmes, más lo creerás y, eventualmente, lo verás.

3) Tienes derecho a convertir ese sueño en tu misión de vida aunque piensen que estás loco.

4) Tienes derecho a sentir miedo, pero en el fondo sabes que el miedo es un viajero para toda la vida y no la realidad.

5) Tienes derecho a no saber por dónde empezar y saber que puedes lograrlo.

6) Tienes derecho a soñar no importa la edad. Tengas 5 o 100 años, tu sueño es un llamado de tu alma, no de tu reloj biológico ni para la aprobación social.

7) Tienes derecho a que tu sueño apele a todo el mundo y a un grupo en particular.

8) Tienes derecho a sentir miedo, confusión y cualquier sentimiento, siempre y cuando lo uses como parte de tu crecimiento.

9) Tienes derecho a distanciarte de la gente que te reste (tóxica) y se sienta amenazado por tu sueño.

10) Tienes derecho a equivocarte mil veces y a comenzar cuantas veces sea necesario.

11) Tienes derecho a cambiar de parecer y de hacer los cambios que se requieran para estar conectado contigo y los sueños que viven en ti.

Si eliges ejercer tu derecho a soñar va a requerir de ti desarrollar ciertas cualidades y/o habilidades:

1) Creer en ti y en tu sueño. (Vas a sentir miedo).

2) Dejar volar tu imaginación.

3) Ser valiente.

4) No quitarte o rendirte.

Si quieres ser parte de una comunidad de soñadores, donde aprender a construir es un proceso de crecimiento personal, no sólo un objetivo de logro, Mentes Maestras Anquiro es para ti. Ahí vas a desarrollar las habilidades, fortalecer la mentalidad, adquirir la inteligencia emocional, expandir y definir tu visión y tener la compañía de un mentor con más de 25 años de experiencia. 

Ahora mismo puedes ser parte de un grupo de personas de ocho países, donde vas a recibir webinar presenciales mensuales, así como acceso exclusivo a emprendedores y personas que han alcanzado un gran nivel de éxito. Hay una oferta donde puedes unirte a este grupo por trece meses, por el costo de doce. La oferta termina el 15 de julio. Escribe a jorgeamp63@mac.com o al WhatsApp al +52 1 55 1139 2095. 

Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog! Si entiendes que alguien puede sacar valor de lo que acabas de leer, compártelo. Es una manera de practicar la Ley de la Circulación de la Prosperidad. 

Si deseas ver el Facebook Live donde expando en este tema, puedes verlo aquí:

Tu pedazo del Universo

Un sueño vive en ti. Tienes 11 derechos como soñador. Eso si, va a requerir de ti 4 cosas.

Posted by Anquiro on Tuesday, June 30, 2020

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.