fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Tu Gran Aliado De Vida

Tu gran aliado de vida

Hablemos del dolor. Son muy pocos los que están dispuestos a enfrentar el dolor cara a cara, sabiéndolo. Muchos prefieren enfrentarlo como algo inesperado; el producto de una decepción, una desilusión, una pérdida, un duelo o una derrota. Nadie quiere entrar a una lucha sabiendo que el dolor es parte del proceso, aunque saben que lo es. Prefieren ver el dolor como algo que se sobrevive, se resiste o se sobrepone y no algo que debemos aprender a conocer, a invitar a la vida y a reconocer su importancia. ¿Qué tal si el dolor es tu gran aliado?

Si le preguntas a la gente sobre este tema, sus respuestas pueden ser muy similares. Saben que es importante, sin embargo no quieren encontrárselo de frente. Saben que es parte de la vida, pero prefieren evitarlo. Saben que luego de enfrentarlo, son personas mucho más capaces, plenas y hasta mucho más aptas para enfrentar lo que sea, pero optan por seguir como son en vez de ser tan grandes como pueden ser. Es más, muchos hasta aprecian más la vida y quienes son luego de conocer su existencia y saber como convivir con él.

Mucha gente piensa que la otra cara del dolor es el amor y no lo es. Es la ignorancia. ¿Porqué encaramos el dolor de la manera en que lo hacemos? Yo digo por ignorancia. Esto tal vez va a molestar a algunos, irritar a otros y tal vez muchos estén en desacuerdo. Yo digo que de la misma manera en que no nos enseñan a conocer más de la muerte, de la vida, del sexo, del dinero, del proceso de crecer, de aprender, de comunicar y de conocer lo que no sabemos, tampoco nos enseñan a conocer sobre el dolor. Enfrentamos el dolor con un grado de ignorancia o desconocimiento de lo que nos duele o de lo que significa o representa el dolor en la vida. Por eso muchas veces la manera en que procesamos el dolor queda inconclusa.

¿Porqué mucha gente dice y/o piensa: «prefiero estar solo que mal acompañado», «prefiero no tener amigos», «no me gustan los hospitales», «no me gustan los médicos», «no he querido ir a cementerio»o «prefiero quedarme como estoy, etc.? Asociamos el dolor con algo que desconocemos por ignorancia. Una cosa es perder a un ser querido, otra cosa es el proceso de duelo que cada persona tiene sobre la pérdida. El punto no es cuán rápido procesas la pérdida, sino ¿qué desconoces de ti, de la vida, de la muerte o del proceso que puede hacerte mejor?

Recuerdo dos relaciones de pareja que tuve en mi vida, una en mi adolescencia y otra luego de mi divorcio, que terminaron de manera muy dolorosa. Un dolor del que pensaba que tal vez jamás me podría recuperar. Un dolor que no me permitía ver con claridad muchas cosas. Lo interesante es que las dos tenían algo en común: fueron dolorosas porque caen comportamientos de codependencia emocional y/o apegos. Por no querer trabajar conmigo, con mi parte emocional, mental y la manera en que podía tener una relación sin caer en ese tipo de comportamiento, los patrones se repetían.

Ahí está el punto, yo sabía que tenía que trabajar en mi pero no lo hice. Yo sabía que mi manera de relacionarme en pareja no era saludable y opté por pensar que «el tiempo cura las heridas o con los años viene la madurez» cuando nada de eso es cierto. Si no trabajas contigo, con las áreas que requieren trabajo: de liberarte de tus apegos, de tus falsas expectativas, de lo que no has sanado, vas a seguir repitiendo ciclos. Para otros es peor, vivir evitándolos porque entonces comienzan a creer que no lo merecen o no pueden hacerlo y viven saboteando las cosas por no querer sanarlas.

Lo mismo sucede en los negocios, con los amigos, en los trabajos, con socios y en todos los aspectos de la vida. Si por no enfrentar o llegar a la raíz de lo que causa el dolor, vamos a terminar interpretando las cosas de una manera y comienza el ciclo de evitarlo o no enfrentarlo por que «no quieres sufrir» cuando en realidad ya estás herido. Esa herida es la que te priva de ser honesto, de liberarte, de ser más grande, de abrirte a la vida. En vez de usar el dolor como una herramienta de crecimiento y expansión, la convertimos en parte de una armadura y de nuestra contracción.

¿Qué relación tienes con el dolor? No me refiero si has enfrentado dolor, ya que todos de alguna manera lo hemos hecho. (Y lo seguiremos enfrentando, ya que es inevitable). Me refiero a qué papel juega y de qué manera sabes que su presencia va estar cerca de todo aquello que deseas que hoy no tienes. Manifestar un sueño, lograr algo que no has logrado, desarrollarte o hasta capacitarte en algo para ser mejor implica crecer y el dolor es parte de todo proceso de crecimiento. Hay muchas formas de sanar el dolor y de usarlo como un aliado y no como un enemigo.

Tu puedes jugar el papel del orgulloso, de arrogante, del soberbio o del prepotente, pero todos tienen algo en común: la ignorancia o la falta de humildad. Crecer implica tocar tu humanidad, conocer lo que es ser un ser humano, conocer lo que hoy tal vez nunca has querido o te ha interesado conocer. Algún día vas a enfrentar una pérdida, de cualquier tipo, y el dilema no es si eres capaz de enfrentarla, sino cómo lo que no sabes (ignorancia) va a limitar tu proceso de duelo, de sanación o de crecer y expandirte a pesar de ello. ¿Qué vas a hacer al respecto?

¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog! Te invito a que lo compartas con gente como tu. Te invito a que lo compartas con personas como tu y que podamos crear una comunidad de gente que cree en otros y podemos servirle a manifestar sus sueños a través del servicio y agregar valor. Ya sólo queda 1 cupo en el Grupo de Mentes Maestras y se siguen uniendo líderes de varios países. Si quieres ser parte de una comunidad que va a impactar al mundo, tu quieres ser parte de este grupo que comienza en junio. Envía un email a jorgeamp63@mac.com.

#crecimientopersonal #mentalidad #sueños #liderazgo #habilidades #dolor #blogger #anquiro #abundancia #crecimiento

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.