fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Tus Finanzas Navideñas En Cinco Preguntas

Tus finanzas navideñas en cinco preguntas

La época navideña siempre ha sido motivo de alegría y felicidad para mí. Estoy claro y consciente de que no es así para todo el mundo, ya que para otras es motivo de tristeza o de otros sentimientos que no le generan mucho interés o entusiasmo. Ahora, esta época también ha sido una en la que me ha enseñado mucho, ya que muchas veces terminaba con mis finanzas en mal estado. (Tan reciente como hace 3 años).

Por un lado sentía mucha alegría y por el otro ansiedad o tensión al no poder hacer ciertas cosas por la manera en que manejaba mis finanzas. Eso en muchas ocasiones limitaba la manera en que compartía o en la que deseaba poder hacer ciertas cosas. Y todo por mi responsabilidad, ya que no manejaba mis finanzas de manera adecuada y me encontraba en una situación muy limitada en los meses de diciembre y enero.

Durante mucho tiempo pensé que el problema se podía solucionar de manera simple. Tener mi calendario lleno de trabajo (ya que soy independiente desde hace 30 años) en estos dos meses y saber que no habría problema en ese aspecto. Hasta que comprendí que el problema no era trabajo ni el dinero.

El problema era yo. Y no en lo más obvio. Claro que muchos dirán, fácil maneja tu dinero de otra manera y observa tu calendario de trabajo. Organiza, planifica y prevén. Sí, eso es una alternativa y manera de verlo, lo cual hice en varias ocasiones con buenos resultados. Pero había algo más profundo en juego aquí. No se trataba meramente de encontrar la solución al efecto, sino manejar la causa.

La causa era mirar dentro. En mí. Específicamente, mirar mi campo de energía. En la manera en que estaba utilizando, desplazado e invirtiendo mi energía. Y eso incluía mirar todo. No sólo a mí, sino mi relación conmigo, con mis parejas, con mi profesión o campo profesional, en el plano personal y. particularmente, de la manera en que elegía tomar decisiones y poner límites.

Era el momento de hacerme algunas preguntas incómodas:

¿Qué hacía que mis reservas de energía terminaran agotadas, vacías y con un sentido de escasez?

¿De dónde provenía eso?

¿Qué creencias habitaban en mi mente consciente y/o subconsciente que me llevaban a terminar el año de la misma manera?

¿Cuáles eran los hábitos, prácticas y patrones en los que me estaba enganchando que me llevaban a terminar el año sintiendo que tenía, merecía o no era suficiente y eso me llevaba a no tener lo que quería?

¿Desde qué tipo de mentalidad estaba operando?

¡Ojo! Durante mucho tiempo me CONTESTABA lo conveniente y hasta lo obvio. Lo que vivía en la superficie y lo que pensaba que era el problema. Nunca miré más profundo; cuál era la RESPUESTA que no estabas dispuesto a buscar, a escuchar y, lo más difícil, aplicar. No es lo mismo Contestarte (reaccionar) que Responderte (tomar responsabilidad).

La primera pregunta te obliga a mirar cómo vives, no sólo cierra tu año. tus cierre son un reflejo de tus inicios. Si todo el año malgastas energía, vives para sostener una imagen o quieres cargar-rescatar al planeta, el bien posible que a fin de año sientas el peso de haberlo cargado. Si no miras la manera en que usas tu energía, especialmente cuando todo luce que está bien, no podrás reconocer la manera en que eso impacta tu vida cuando las cosas van mal (o no tan bien).

La segunda pregunta implica mirar un poco más a fondo. Mirar atrás. Era reconocer mi origen y la manera en que me impactaba, mucho más de lo que pensaba. Desde que tengo uso de razón mi padre siempre tuvo dos empleos para poder alimentar a toda la familia, así como mi madre también trabajaba. Todo era trabajar para producir, para pagar y para poder irte de vacaciones una vez al año y no tener mucho margen más allá de eso. Y eso mismo estaba duplicando yo.

La tercera pregunta es mirar desde que creencia limitante estaba operando en mi vida. Mucho de mis caídas, tendencias, patrones y círculos viciosos provienen de «no creer que soy suficiente». (Hay tres creencias militantes que toda la humanidad carga de alguna manera u otra: no soy capaz, no soy suficiente y/o no valgo/merezco). La mía tenía que ver con la insuficiencia y pensaba que haciendo más era la única manera de sostener lo que valgo. No sólo estaba equivocado, sino que se había convertido en un drama repetitivo en mi vida.

La cuarta era mirar mis tendencias: era de los que durante mucho tiempo gastaba más de lo que ganaba. Nunca tuve una consciencia de ahorro y mucho menos de poner el dinero a trabajar para mí y no al revés. Vivía complaciendo, aparentando, posponiendo y nunca tomando acciones concretas que reflejaran un cambio de consciencia, de actitud y, más importante, de acciones. Por eso cada dos o tres años veía cómo me enganchaba en relaciones personales y/o profesionales donde lo más importante era «hacer felices a otros diciendo que sí» y no poniendo límites. A mí y a todo.

La última pregunta ya fue hasta hace poco, gracias a trabajar con mi mentidad, que me di cuenta que «lo que pensaba sobre mí, mi inteligencia y personalidad» provenía de una mente fija y no una de crecimiento. Al trabajar con este aspecto, empecé a darme cuenta por qué dejaba cosas a media, no completaba otras, no pedía apoyo o no me educaba adecuadamente para evitar estos ciclos en mi vida.

El resultado es que soy un trabajo en progreso, pero he crecido y mejorado mucho. Hoy puedo decir que tengo claro los parámetros desde los cuales opero, la mentalidad con la que lo hago y la creencia que uso para empoderarme para elevar y ser mi mejor versión. Hoy te invito a que mires que esta Navidad puedes estar pasando por un momento difícil o uno bueno, pero estas cinco preguntas puede impulsarte a crear algo sin precedentes a partir de este momento. No esperes.

¿Qué vas a hacer al respecto?

Tus finanzas navideñas puedes aclararlas con hacerte cinco preguntas y responderte honestamente.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba