Llevas años cultivando los mismo círculos viciosos. Hora de darle vida a tu árbol de la libertad. Aquí diez pasos cómo hacerlo.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Tu árbol De La Libertad

Tu árbol de la libertad

Ayer te hablé de las dos semillas que viven en tu mente. Una semilla donde vive la mentira que nos han vendido y, que tristemente, has comprado: la de la lucha diaria para sobrevivir. La otra, la semilla de la identidad, siempre ha estado y seguirá estando ahí esperando por ti. Germinarla y darle vida es no otra lucha, sino una oportunidad. Es tu árbol de la libertad.

Esta oportunidad no es para el mundo. No está enfocada en sobrevivir. Es una oportunidad contigo mismo. En creer en esa semilla. Que dará fruto. Apreciar lo valiosa que es. Convencerte que es más que suficiente. Saber sin duda alguna que es capaz. En creer que merece todo lo que Dios y el Universo tiene para ofrecerle.

Tú tienes un propósito. Diferente. Distintivo. Unico. Que te distingue de los demás. Ese propósito es conectar con algo más grande, importante y trascendental que meramente amasar poder, fortuna, cosas o posiciones entre los hombres. Conectar con tu esencia y una razón de ser que no es definida por el hombre, sino por algo más grande. 

Tu comenzaste como todos los demás: con nada. En algún momento en tu vasta mente surge una inquietud (la semilla quiere crecer). Esa idea fue lo que puso en marcha una curiosidad, una búsqueda, una inquietud o un deseo de hambre, crecimiento y expansión.

El llamado de la semilla

Eso idea marcó tu camino en tus primeros años de vida. Hasta que comenzaron a decirte que ese no es el camino. Tu corazón y tu esencia dicen que es por ahí, pero el mundo, casi a la fuerza, te dirige en otra dirección. Aquí comienza la confusión entre el EGO (poseer) y tu SER (compartir y conectar).

Hoy tu vida te pide, de alguna manera, que respondas al llamado de la semilla. Ya sea por el llamado de tus emociones, de tu mente o de algo que no puedes explicar, a que conectes con esa llama interior. Con esa semilla. Que no importa el tiempo que haya pasado, sigue ahí. Espera tu mano, tu guía y tu cuidado para llevarte a donde nadie más puede llevarte.

Esa semilla te habla como un grito lejano. Casi imperceptible, que casi no escuchas. Algunas veces llega por tu intuición. Otras veces por señales de la vida. En otros, porque es demasiado evidente. Hoy tu vida te lo sigue preguntando: ¿quieres seguir en la lucha o quieres liberar quién vive en ti?

¿Cómo germinar la semilla del árbol de la libertad?

Primero, creer en su existencia.

Segundo, visualizar en qué crecerá ese árbol y en qué se convertirá.

Tercero, afirmar todos los días en lo que se va a convertir esa semilla.

Cuarto, contar con Dios (o el Universo) como tu co-creador del cultivo.

Quinto, perdonar (y perdonarte) por haber creído en la otra semilla y restarle importancia a esta.

Sexto, aprender a ser un observador y no seguir cayendo en la ilusión de que la otra semilla era mejor.

Séptimo, tener Fe y Determinación para seguir cuidando y atendiendo esta semilla no importa qué. (Habrán pruebas).

Octavo, convertirte en amigo de tus emociones. Dejar el DRAMA. El árbol firme y fuerte enfrenta toda tempestad.

Noveno, aprender a ser Responsable y no Víctima. No pueden vivir en tu mente dos ideas simultáneas si quieres germinar esta semilla. Eres uno o el otro, pero no puedes seguir eligiendo las dos por comodidad.

Décimo, no importa lo que el mundo diga, sigue caminando. Son pocos los que han tomado este camino. Busca a alguien que ha germinado su semilla y pregunta, observa y aprende de su proceso.

¿Cómo saber si alguien esta cultivando su árbol?

Si observas detenidamente, si escuchas con atención, si realmente tomas la decisión de cultivar tu semilla como propósito personal y no aprobación social, comenzarás a ver todo diferente. En ese proceso vas a ver quiénes hacen las cosas de manera diferente. Los vas a distinguir. Algunos ya están cerca de ti. Acércate y pregunta. Ellos verán que estás en tu proceso y no sólo te felicitarán por haberlo hecho, sino que te alentarán a seguir cultivando tu árbol de la libertad. ¿Qué esperas?

yellow leaf tree between calm body of water at daytime
Tu árbol de la libertad espera por ti.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene un comentario
  1. Que hermoso…gracias Jorge por ayudarnos a ver que cada uno de nosotros tenemos nuestras propias semillas, que nos hacen únicos pero que todas pueden germinar en el momento en que tomemos acción!

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.