fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Toda Crisis Es Un Viaje

Toda crisis es un viaje

No hay nada como estar en una crisis. Lo digo con total transparencia y honestidad: estoy viviendo una. Podría decirse que es una combinación de crisis existencial, crisis de definición de mi rol en la vida y crisis de identificar la manera en que quiero aportar y contribuir al mundo. Contrario a otras que he vivido en el pasado, busco la manera de fluir con ella. No resistirla.

Esto no quiere decir que sea fácil o menos desafiante, sino la manera en que busco aproximarme a ella. Hay días, momentos o noches cuando mi «comité» (el nombre que le puse hace años a las voces que viven en mi cabeza) abre su sesión de críticas, quejas, comparaciones, juicios, resentimientos y hasta de sabotaje. He aprendido que el «comité» siempre estará ahí, haya o no haya una crisis. Es más, su función es crear drama, así que no puedo darle mucho de mi energía a dicho comité.

Lo que dice el «comité»

Hay días que mi comité logra distraerme. Me saca de mi centro. Eso puede provocar pensamientos o sentimientos de baja energía. Ahí puedo caer en un círculo vicioso de pensar en el «no soy suficiente», «no merezco o no valgo», «no soy capaz», «qué he hecho con mi vida» y muchas otras versiones que no afirman mi mejor versión, sino la más limitada.

En el pasado, algunas de mis tendencias han sido a evitar enfrentar estos periodos. Buscar como salir de ellos lo antes posible. Buscar distracciones o evitar pensar en ellas. Caer en comportamientos en los que puedo usar como mecanismos de negación y no aceptar realmente la oportunidad que vive en el momento. Ahora no. Es más, mientras menos lo peleo mejor.

La importancia de los hábitos

No es lo mismo enfrentar una crisis sin herramientas que con ellas. Una de las mejores herramientas que cualquier persona puede tener para momentos como estos es desarrollar hábitos diarios de crecimiento personal o desarrollo de consciencia. De no haber comenzado a desarrollar una serie de hábitos hace tres años, no se cómo estaría enfrentando o manejando esta crisis en este momento. ¿Qué hábitos has desarrollado que pueden ayudarte en momentos como estos?

¿Crisis de qué?, se preguntarán algunos. Yo puedo decir, por lo menos para mi, vivo una crisis de definir lo que realmente quiero hacer con mi vida. Otros dirán: «eso son pruebas», «todo pasa», «no le des mucha importancia». Yo elijo darle importancia, pero no detenerme por ello. Hay gente que detiene su vida en lo que resuelve la crisis. Yo elijo mirarlo como algo que esta sucediendo en mi vida, mientras sigo viviendo mi vida.

Es un viaje

Yo veo una crisis como un viaje. Una oportunidad. Un viaje hacia un lugar que no conozco, donde me voy a encontrar con muchas cosas: algunas conocidas y otras desconocidas. Las conocidas van a tener una nueva apariencia, ya que las veía de una manera distinta antes de empezar el viaje. Era una especie de negación con la realidad y ahora puedes ver o aceptar las cosas de una manera diferente. Eso cambia tu forma de verte o de ver las cosas. Eso las hace nuevas.

Las desconocidas pueden ser una combinación de cosas. Por un lado están las cosas que tu mente te dice «tu deberías haber aprendido o sabido eso ya». Pero la realidad es que no le diste la importancia debida para aprenderlo y este es el momento de abrirte a aprenderlo. Sin juicio, sin crítica, sin menosprecio, sin comparar, sin invalidar. Ahora es cuando el ser cariñoso contigo mismo, ser empático, ser compasivo y ser incondicional es vital.

Hay un elemento que es muy importante durante el viaje. Dónde te ves y cómo te ves cuando termine este viaje. Yo afirmo que saldré de este viaje en un lugar mejor que en el que estaba. Puedo pasar por lugares oscuros, temerosos y hasta que me van a poner a prueba, pero en mi mente declaro que habré crecido y habré mejorado gracias a todo esto.

No dejar ciertas rutinas

Algo que puede ser de mucha utilidad durante estos tiempos es mirar el propósito y la calidad de tus rutinas diarias. ¿Tienes claro porqué haces lo que haces? ¿Qué valor tiene lo que haces, no por lo que recibes, sino por lo que aporta a tu vida? Estas dos preguntas son vitales cuando estás atravesando una crisis, ya que te permiten dos cosas: no caer en la tentación de abandonar lo que aporta valor a tu vida y no seguir haciendo lo que no te sirve en tu vida.

Ejemplo: para mi escribir, caminar, leer, estar en silencio, tener tiempo para pensar (no analizar o irme por un hoyo negro con mi comité), conectarme con algunos amigos no es negociable. No importa cómo me sienta o lo que no esté pasando, lo sigo haciendo. Eso desarrolla resiliencia. Tener personas en mi vida que no me compran los cuentos y no permiten que me castigue o me quede de víctima de mi propia conmiseración es vital. Es más, eso nada más, agrega valor a mi vida.

Ahora, rutinas poco productivas como pasar horas viendo televisión o películas, especialmente las que bajan mi energía, despiertan cierto tipo de emoción o reciclan pensamientos que no me sirven, no entran en mis rutinas. Leer o ver cosas que perpetúen mis creencias limitantes o mis patrones de conducta negativo tampoco les doy espacio. En vez de escaparme en lo mismo de siempre, busco cercarme en lo que quiero y busco. Doblo mi tiempo de lectura, de ver audios o videos que me rompen ese tipo de programación.

Lo que no debes hacer

No caer en la invalidación. Una crisis no es borrar tu vida, ni tus experiencias, sino darle un nuevo significado y uso. Estás aprendiendo a redirigir tus talentos, tus habilidades y tu experiencia, no matarlas. Mucha gente, y algo que he hecho en el pasado, es que tienden a caer en el «eso ya no sirve», «perdí tantos años de mi vida en eso para nada», «para lo que necesito ahora mismo eso ya no me sirve».

El Universo no desperdicia nada. Todo lo que has hecho de alguna manera sirve para donde vas. Todo.

Tal vez ahora mismo no lo veas, no lo creas o no sepas cómo, pero cuando entras a un viaje como lo es una crisis, lo importante es no resistirte al proceso. El Universo te lleva a un lugar mejor. Tal vez hay momentos en que tu mente grita de miedo o temor, sientes que las fuerzas no te alcanzan, que los esfuerzos no producen resultados o tus capacidades para relacionarte han perdido su fuerza o su magia, pero no has perdido tu magia. Estás aprendiendo a usarlo de una manera mucho más elevada. Estás viviendo la experiencia para adquirir la sabiduría que requieres para el próximo capítulo de tu vida.

No estás en el limbo

No sé para ti, pero estar en una crisis puede sentirse en ocasiones como estar en el limbo. Las cosas como que suceden en cámara lenta. Todo es como más pausado y muchas veces quieres que las cosas sucedan «a tú ritmo, a tú paso y como tú quieres». Parte del proceso de aprendizaje es «que las cosas van a suceder en otros tiempos y no los tuyos». Rendirte, no seguir resistiendo o luchar contra la corriente es importante. ¿Fácil? No. Es como aprender a usar otra serie de músculos que no sabes que tienes o que existen, pero están ahí esperando que los uses.

¿Recuerdas la película «Gravity» (Gravedad), protagonizada por Sandra Bullock? Ella era astronauta y sale a hacer un viaje como todo astronauta saber hacer con el conocimiento, experiencia y visión que tiene para su carrera o profesión. El punto es que en este viaje suceden tantas cosas (crisis) y se revelan tantas cosas que ya no es un viaje meramente espacial, sino de vida. Ella se fue al espacio buscando una respuesta espacial, pero regresó siendo otra al encontrarse con partes de ella que nunca había descubierto: la espiritual y personal. Y no tenía nada que ver con el espacio externo, sino el interno. Una crisis es un viaje y puede dejarte en un lugar mucho mejor si lo aceptas como tal. ¿Qué vas a hacer al respecto?

Toda crisis es un viaje. Foto: Erik Johansson

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: