La prosperidad no es una búsqueda o un encuentro, sino la sincronización de quién eres con todo lo que te rodea y manifestarlo. 10 pasos para iniciarlo.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Sincroniza Tu Prosperidad

Sincroniza tu prosperidad

¿Qué tal si lo que más quieres, ya lo tienes? Y no sólo lo tienes, sino que siempre lo has tenido. Pero una parte de ti no lo cree, aunque hay una parte de tu mente que parece saberlo, pero lo resiste. Eso pasa con la prosperidad.

Una cosa es querer la prosperidad, otra cosa es lo que estás dispuesto a hacer para manifestarla. El dilema es que para poder traerla al mundo físico, vas a tener que soltar la creencia más firme, fuerte y real que tienes en tu mente sobre ella: dejar de correr detrás de ella y buscarla fuera de ti.

Conocer acerca de la prosperidad es conocer mucho más que dinero, objetos, cosas materiales y el querer lo que no tengas. Es conocerte a ti, pero es conocer lo que no ves de ti. Es conocer más allá de lo que quieres, sino de la manera en que opera tu mente y el Universo.

Algunos de ustedes podrán decir o pensar, ¿tan complejo es? No lo es. El hombre, específicamente tu sistemas de creencias, lo ha hecho complejo. El que hayas estado expuesto a virus mentales que deterioran tu capacidad de ver las cosas simples es una de las razones por la que hoy crees (al igual que mucha gente), que la prosperidad es algo inalcanzable o una recompensa.

Virus como «los ricos son malos», «el dinero corrompe», «mejor ser pobre y humilde que rico y deshonesto», «primero entra un camello por el ojo de una aguja que un rico entra al reino de los cielos», entre tantos más, son parte de lo que ha atrofiado tu mente y tu capacidad de manifestación de la prosperidad. Hoy esos virus están multiplicados de miles de maneras en las redes sociales y mucho de lo que lees, ves, escuchas y haces.

Desde el momento en que tu mente es infectada con uno estos virus, comienza la lucha, la carrera, la ansiedad, la desesperación y las múltiples maneras de obtener, cubrir, evadir u ocultar. Esto ocurre por una de las tres grandes creencias que cargas como un kalimbo en la mente: «no eres capaz», «no eres suficiente» o «no mereces/no vales».

Estas creencias hacen que tu mente, tu energía, tu vibración y tu esencia se salgan de sintonía, de estar conectadas con lo que está dentro y alrededor de ti en todo momento: la prosperidad. El otro día escribí una frase que para mi lo resume todo (y la que todavía estoy aprendiendo): tu eres el pez. el agua te rodea. Pedir o buscar abundancia es como si no tuviera agua el pez.

Al creer que no puedes, no vales, no mereces o no eres suficiente, comienza una carrera interminable por obtener, buscarla, alcanzarla o atraparla. no sólo cansa, sino que produce una ilusión que sólo fortalece la creencia que ya tienes en tu mente. Eso lleva a mucha gente a dejar de creer, de tirar la toalla o de vivir vidas reducidas a pensar que no fueron elegidos o son merecedores. No tiene que ser así.

Una lección que estoy aprendiendo ahora mismo es que la prosperidad es un acto sincronístico más que un encuentro o una fórmula. Cuando tu naces, tu naces próspero. El problema es que con el paso de los años, te desconectas de esa fuente, de esa riqueza y piensas que nunca lo fuiste o nunca tendrás acceso a ella.

Me encanta la definición de prosperidad que escribió Charles Fillmore hace más de 100 años. «Prosperidad no es la posesión de cosas, sino en el reconocimiento de suministro y en el conocimiento de un abierto y libre acceso a un almacén inagotable de todo lo que es bueno y deseable».

Tal vez durante tu vida creíste que obtener o alcanzar la prosperidad es una lucha o la voluntad del hombre. ¿Qué tal si es usar la sabiduría y el amor que te fueron dados desde que llegaste a este mundo? Reconocer que eres parte de todo, que estás conectado a todo en este momento y lo único que falta es sincronizarte con ella».

Sincronizarte es un acto de simplificar y ver lo básico y trabajar en ello. Aquí los primeros pasos de la sincronización.

  1. Tu eres parte de una fuente inagotable, ilimitada e infinita.
  2. Tu mente es la conexión con esa fuente.
  3. Si tu mente está cargada de virus, no se conectará.
  4. Vacía tu mente de los virus.
  5. Identifica los virus que distorsionan tu energía y tu conexión con todo.
  6. No mires solamente lo relacionado con dinero, sino con el amor, la vida, el perdón, la aceptación.
  7. Conoce las Leyes del Universo, no las leyes del hombre. (El que no las creas o no estés de acuerdo con ellas no quieren decir que no sean ciertas y que no funcionen).
  8. Comienza a afirmar diariamente tus nuevas creencias que te conecten con tu energía y la prosperidad en el mundo.
  9. Observa cómo opera tu mente, tu energía y tu manera de ver todo cuando lo haces.
  10. Repite, repite y practica.

¿Qué vas a hacer para sincronizar la prosperidad que ya existe en ti con la del Universo que sigues persiguiendo? La oportunidad está ahí para descubrir algo grande que vive en ti y que el Universo desea que disfrutes aquí y ahora en este momento y en tu vida. ¿Qué esperas?

close up photo of audio mixer
Tu naces próspero, sólo falta que la sincronices.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.