fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Simplifica Tu Vida En 3 Pasos

Simplifica tu vida en 3 pasos

«Es más importante ver la simplicidad, en darte cuenta de nuestra verdadera naturaleza, deshacerte de tu egoísmo y atemperar el deseo», Tao Te Ching.

Si hoy fueras a simplificar o hacer simple un aspecto de tu vida, ¿qué o cuál sería? Llevo varios días topándome con la palabra simple dentro de mis lecciones del «Tao Te Ching».

Origen y significado

Cuando leí mi lección de hoy, lo primero que hice fue buscar el origen y la definición de la palabra simple. Origen para conectarme con la fuente o el génesis de la palabra. Significado, para apartarme de mi referente, mi historia o mi propia forma de ver o de interpretar las cosas.

El origen de la palabra proviene del latín, la palabra «simple» y el adverbio «simplus». Es un vocablo que esta constituido o formado por un solo elemento, cosa y objetivo, que no está compuesto. Sencillo, simple, elemental y natural, sin ninguna dificultad o complicación.

Simplicidad: los beneficios

La simplicidad en estos tiempos puede tener muchos beneficios. Primero un sentido de orden y de claridad. Mientras más simple las cosas, más definido tiene una estructura y un camino a seguir.

Hay personas que por hábito, naturaleza o costumbre suelen ser simples y no se complican mucho la existencia. ¡Qué mucho podemos aprender de ellos! Por el contrario, hay personas que suelen tener capas de complejidad en su diario vivir. Una cosa es tener ocupaciones, profesiones o negocios complejos; otra cosa es complicarte la existencia por el drama, la atención o no detenerte para mirar de qué maneras puedes evitar el desgaste mental, emocional, energético o de esfuerzo en lo que haces.

Simplicidad de actos

Voy a hablar de manera personal. Cuando trabajas por tu cuenta, es bien fácil caer en las distracciones, en la cantidad de actividades o «cosas que tienes que resolver o hacer» todos los días. Uno de mis hábitos más recurrentes era ocuparme en todo, menos en lo que realmente tenía que ocuparme.

Durante la cuarentena tomé la decisión de simplificar las cosas de manera en que yo pudiera observar al final del día lo que realmente hice, no mirar la cantidad de cosas que hice o cómo me sentía. ¿Qué quiero decir con esto?

Tres tipos de actividad

Actividades conectivas – este es el tipo de acción que me conecta con mi esencia, que no es negociable y que cuando llevo a cabo este tipo de actividades, me cuido, me estimo y tomo en cuenta mi bienestar en todos los sentidos. Esto implica leer todos los días, escribir en mi diario, escribir mi blog, estar en silencio, hacer ejercicio, platicar con un amigo o mentor, escuchar audios o ver videos de crecimiento personal. Eso lo divido a lo largo del día (una parte en la mañana, una parte en el día y una parte en la noche). Eso me permite tener espacios o fuentes en diferentes partes del día que me sirven para observar y/o tomar en cuenta cómo pienso o me siento. Tiempo de familia, de pareja y todo aquello que conduzca a calidad de vida.

Actividades productivas – aquí se concentran los actos o acciones que se enfocan en producir ingresos. Esto incluye llevar a cabo acuerdos o compromisos ya hechos por ingresos ya generados, citas con prospectos, clientes o empresas, hacer propuestas, tener sesiones de coaching o consultoría con clientes, escuchar o estudiar posibilidades de hacer colaboraciones y todo lo que concierne a lo que puede producir crecimiento, expansión o dar a conocer mi negocio, mis productos o servicios.

Actividades de seguimiento – aquí me enfoco en llevar a cabo actividades que representan seguimiento, publicidad, mercadeo, conexión y poder establecer una comunicación o continuidad con la gente. Estas son actividades que pueden enfocarse en una persona, un grupo o un proyecto. ¿Qué atención, cuidado, cariño, mejora o detalle requiere el momento para poder conectar mejor con la gente, el cliente o la comunidad que sirves?

Al final del día

El tener mi día dividido en tres tipos de activadas me permite hacer algo simple al principio y final de cada día. ¿Qué 3 objetivos alcancé ese día? Cada día me propongo un objetivo en cada tipo de actividad. Al final del día miro si cumplí dicho objetivo y si llevé a cabo las actividades requeridas para lograrlo.

Vivimos en los tiempos donde el encierro, la fatiga, la falta de espacio o las restricciones de movimiento tienen un impacto en muchos aspectos de nuestro SER. Ya sea mental, emocional, espiritual o físicamente, el sentirnos atrapados, limitados o restringidos de muchas cosas, tiene un efecto en nosotros y en nuestra vida.

El objetivo: cuidarte y elevar tu energía

Es bien fácil querer hacer más, producir más o sentirse productivos, pero es puede terminar complicando más las cosas. Terminas agotado, exhausto, frustrado, insatisfecho o no reconoces las pequeñas victorias o reconocimientos que mereces por tu esfuerzo. Simplificar las cosas puede ser algo tan simple como poder contar 1, 2 y 3. Por lo menos para mi, el poder identificar mis actividades me hace sentirme mucho más enfocado, claro y en propósito. Me permite ser mucho más objetivo y no caer en la subjetividad que muchas veces caen en la culpa, el señalamiento, la comparación, el juicio o el sabotearme (nunca estar satisfecho).

No voy a negar que hay días donde la mente, las emociones o la energía me reta. He tenido mis días donde mis emociones, mi mente o mi energía no quieren cooperar. Aquí es donde miro el punto de actividades conectivas y observo qué no he tomado en cuenta para sentirme bien o pensar como pienso. No es un ciencia exacta, pero me permite conocerme más y poder identificar mejor mis actividades diarias. ¿Qué podrías hacer para simplificar tu día y elevar la calidad de tus actividades o tu productividad?

Vivimos tiempos donde la simplicidad tiene muchos beneficios: tres cosas que puedes hacer.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: