fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Sexto Paso Del 2019: Dedicación

Sexto paso del 2019: dedicación

Si fueras de elegir una palabra para describir la emoción que sientes por lo que haces profesionalmente hablando, ¿cuál sería? ¿Amor? ¿Gusto? ¿Pasión? ¿Tolerancia? ¿Indiferencia? ¿Molestia? La palabra que elijas dice mucho de ti y de la manera en que haces las cosas.

Mucha gente hace algo todos los días. La pregunta que deja mucho por desear es: ¿cuán dedicado está a lo que hace? Por que una cosa es hacer algo todos días, otra cosa es entregarte emocionalmente en lo que haces, por lo que haces y porqué lo haces.

Hoy seguimos con «Las 12 D del 2019”, con el aspecto de la dedicación. Se han hecho encuestas y estudios que revelan que mucha gente hoy día trabajan en empleos que no son lo que realmente quieren hacer en sus vidas o no les gusta lo que hacen.

Yo le añadiría a esto lo siguiente, en mi años facilitando talleres y trabajando con miles de personas en empresas, son más los que están en sus trabajos por lo que ganan económicamente, o por la conveniencia o comodidad, que por el amor, la pasión, la creatividad o la oportunidad de crecimiento que su empleo le ofrece.

¿Qué tiene que ver esto con la dedicación? Mucho. Es más, todo! ¿Porque dos personas que hacen lo mismo todos los días, a nivel laboral, cada una tiene una experiencia personal (especialmente emocional), muy diferente? (Y al que atiende o sirve lo ve, lo percibe, lo siente y lo vive así).

Esa es la diferencia entre ser dedicado y tener una rutina. Es triste entrar a diferentes negocios o establecimientos y sentir que mucha gente vive atrapada dentro de una serie de rutinas diarias donde lucen desconectados emocionalmente de lo que hacen o a los que sirven.

El primer paso hacia la dedicación no es preguntarte si estas dispuesto a hacer bien las cosas, sino ¿qué estás dispuesto a dar y a entregar de ti emocionalmente en lo que haces? Si la respuesta no es amor, en algún momento vas a comenzar a notar y a sentir que falta algo.

Se que algunos de ustedes pueden pensar que eso suena interesante para el que sabe lo que quiere o el que sabe lo que quiere hacer, ¿y los que no saben lo que quieren? Simple: ¿sabes lo que no quieres hacer? Pues no lo hagas. ¿Sabes lo que no dominas o requieres aprender para dar mas o lo mejor de ti? Pues aprende, capacítate o busca entrenarte para no lo uses de excusa para no servir a los demás como se merecen.

Dedicación comienza en el corazón y termina en los pies. Tus actos reflejan una congruencia con tus emociones: eres el primero que llega, el que desea seguir creciendo, se desafía, el que más allá del dinero mira otras oportunidades para crecer y ve en el dar el mejor retorno que el cheque que va a recibir. (Ojo, no estoy diciendo que el dinero no es importante, pero no es lo prioritario). También hay una coherencia entre lo que siente y dice, especialmente al que sirve.

Dedicación implica por lo menos una de dos cosas: propósito o dirección. O ambas. Estás donde estás por que es lo que vienes a hacer a este mundo o estas ahí porque es parte de la ruta que te va a llevar a donde quieres. No sólo lo sabes, sino que estás consciente de ello. Si hoy estás trabajando o haciendo algo que no responde a tu propósito o a tu dirección el problema jamás será tu empleo, sino quien eres tu; tus principios, tus valores o tu propósito de vida.

Si no haces un alto para realmente responderte qué quieres hacer con tu vida y cuál va a ser el medio o el vehículo para mostrar el amor que estás dispuesto a invertir para dar lo mejor de ti, seguirán pagando los platos rotos los que les sirves, los que te emplean y, principalmente, tu. Y tu pagarás el precio mas alto de todo: matarás tus sueños, tus emociones, tu potencial, tus ilusiones, tu energía y sentido de contribución.

Dedicación si es hacer algo todos días, pero no lo ves, no lo sientes y, jamás, lo tratas como una rutina. Diariamente ves como algo nuevo en ti se expresa en tu creatividad, tu sentido de innovación, tu espontaneidad, tus emociones y ves una lección, un aprendizaje y un crecimiento en tu entrega. Es un espacio donde ya no estás mirando la meta, sino estás totalmente inmerso en el camino porque la jornada se ha vuelto parte de ti y la llegada al destino es inevitable.

¿Qué vas a dar de ti emocionalmente para convertir tus rutinas en actos de dedicación? ¿En qué vas hacer profesionalmente hablando para definir tu propósito o encaminar tu dirección? Este año puede ser el que marque tu vida en cuanto a dedicación y entrega se refiere, sólo falta que entregues tu corazón al proceso. La recompensa no tiene precio.

¡Gracias por leer este blog! Te invito a que lo compartas. Mañana seguimos con «Las 12 D del 2019 con el tema de la disciplina».

#crecimientopersonal #dedicación #emprendedor #blogger #anquiro #mindset #amor #pasión #entrega #hábitos

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: