Ronald Rengifo juntó a tres primas que son parte indispensable de nuestra vida. Los resultados pueden ser sorprendentes.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Ronald Rengifo Y Las Primas Inseparables

Ronald Rengifo y las primas inseparables

La espontaneidad y la creatividad son como esas dos primas que siempre están juntas. No olvidemos la curiosidad. Forman un trío de fuerzas femeninas que realmente hacen la diferencias, dejan una huella y cambian la vida de quien las escucha, las busca y se funde con ellas.

Este pasado sábado tuve el gusto de platicar con una persona que conocía, pero esto fue como poder entrar a su vida en un momento delicado. Todos hemos sido tocados de alguna manera durante esta Pandemia. Ya sea mental, emocional, espiritual, económica, profesional o personalmente, alguna huella o lección nos ha dejado. Para Ronald Rengifo, un líder reconocido dentro del mundo de las redes de mercadeo, cuando llegó la Pandemia fue una oportunidad de preguntarse: ¿cómo puedo servir o agregar valor?

Las dos fuerzas

Mi lección de hoy del Tao Te Ching, dice: «conoce la fuerza del hombre, pero preserva el cuidado de una mujer». Hace algún tiempo un persona que admiro mucho llamado Jim Rohn dijo: «si quieres tener éxito en la vida tienes que proteger como el padre y nutrir como la madre». Llámale el aprender a combinar y usar tanto el ying como al yang. Conocer la dos fuerzas: la masculina y la femenina que viven dentro de cada uno de nosotros.

Ha sido interesante leer, escuchar, ver y hasta conocer la manera en que diferentes personas durante este pasado año vieron en el momento una oportunidad para sacar ese lado femenino (o masculino en algunos casos) para darle aire a su vida, a su mensaje y a su manera de querer conectar con su entorno y con la gente en general. El caso de Ronald me llamó mucho la atención.

Lo más simple y sabio

Cuando tu diriges un equipo de miles de personas, que dependen de un ingreso independiente, que puede verse alternado, interrumpido o hasta en peligro por una situación tan inesperada, tienes que saber actuar con calma y enfoque. En una situación disrruptiva como esta, puedes hacer muchas cosas, pero la más sabia del todas puede ser la que piensas que menos impacto va a tener. ¿Cuál es esa? Brindar cariño, conexión, nutrir de compañía y humanidad en las oportunidades que tienes. Ese lado femenino, de nutrir, conectar y sentir que estamos conectados y cerca.

Ya fuera por las restricciones de movimiento, de cuarentena, de distancia sana y muchas otras más, era prácticamente imposible poder reunirse de manera presencial, Ronald optó por hacer algo. Tras ver una película con su hijo llamada «Kung Fu Panda», a Ronald le entró la idea de mirar cómo podría contribuir con la gente. Nuevamente, la idea (espontaneidad), la curiosidad (el mensaje de la película es: «creer en ti mismo») y la creatividad (cómo hacerlo) se pusieron en marcha.

El frasco de la sabiduría

Un frasco que le había regalado Alvaro Zúñiga, dueño de la empresa de redes a la que pertenece, que estaba repleto de mensajes de diferentes líderes, se convirtió en el genio de la lámpara: el centro de sabiduría. Las redes sociales se convirtieron en el mecanismo: el vehículo multiplicador, de apalancamiento o el altoparlante para que más personas pudieran escuchar y conectarse.

Todas las noches Ronald decidió hacer a la misma hora (9:30 pm, hora de Lima) un live por las redes sociales donde compartiría dos mensajes a la zar sacados del frasco del dragón. Su hijo siempre le recordaba ya en la noche: «papi, ya toca el frasco» (no alcanzo a imaginar el impacto que ese frasco tendrá en la vida de su hijo cuando sea más grande, es mágico). Esos mensajes no eran programados, ni conocidos, era el que saliera.

Cuando no sabes, pregunta

Como me dijo Ronald cuando lo entrevisté el pasado sábado en mi espacio de «Sábados Sabáticos»: «hubo momentos donde el mensaje era tan profundo que yo no sabía que decir y así mismo le decía a los que estaban presentes: no se qué decir, ¿qué piensan ustedes de este mensaje? Y así comenzaba una plática con la gente». Eso es nutrir, cuidar y conectar.

Algo que me pareció extraordinario de platicar con Ronald es que, «sin él saberlo, ni imaginarlo», mientras hizo este acto diario por 100 días (200 consejos o mensajes en total), una mujer llamada Mili Serra (integrante de su equipo), quien se quedaba despierta en España (a las 3 am por la diferencia de horario) se sintió conmovida por estos mensajes. Algo que no hacía, que siempre llevaba en su interior hacer: dibujar y crear arte, comenzó a moverse en ella. Cada mensaje que escuchaba la llevaba a ver un dibujo simple y muy genuino. Estos dibujos se convirtieron en parte del libro (nuevamente espontaneidad, curiosidad y creatividad). Esto terminó en que Mili volvió a despertar su amor por el arte, el dibujar y hacer lo que ama hacer, que llevaba años dormido. Hermoso.

Todo comienza por lo más pequeño

Tu nunca sabes qué puede pasar cuando una idea, por pequeña que sea, hasta dónde puede llegar. en un libro que estoy leyendo llamado #RiskForward de Victoria Labalme dice: «confía en la idea que te puede conducir a la idea». Para ella no hay una idea perfecta o sola. Una gran idea es el germinado de muchas ideas que van naciendo y nutriéndose en el camino. Pero requieres confiar y creer en la primera y comenzar a darle atención, cuidado y expresión para que lleguen las otras que le darían sostén y se convertirá en algo que nunca imaginaste. Pero creíste, confiaste en la primera. Eso es lo importante.

Hoy «El Frasco del Dragón» es un libro. Esa no era la idea al principio. La idea era cómo servir, cómo conectar a la gente en tiempos donde se pudieron hacer muchas cosas, pero se pensó en la más simple y sabia. (Típicamente estas dos hermanas son inseparables también: la simpleza y la sabiduría). Ese pequeño acto de creer y confiar es ese paso simple, desató y abrió muchos otros. De esos mensajes (200), hoy tenemos un extracto de 40 que van a tocar por mucho tiempo a mucha gente. Los dibujos del libro, que tampoco fueron ni pensados en ese instante, ahora adornan las páginas del frasco.

Dentro de cada uno de nosotros están las tres primas (la creatividad, la curiosidad y la espontaneidad). El punto es como puedes permitir que se reúnan, que se busquen, que hagan sus juntes, que sean ellas. Estoy claro que tal vez no tenemos mucha práctica, que no nos dijeron cómo hacerlo. Pero si estás dispuesto a crecer, a aprender, verás cómo se expresarán a través de ti y el impacto que dejarán en tu vida. Y en el mundo. ¿Cuándo vas a reunir a tus tres primas?

PD: puedes conseguir el libro a través de Acántaros Publicaciones (+52 1 55 1428 3894).

Ronald Rengifo reunió a tres de sus primas y los resultados fueron sorprendentes.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: