Aveces las más grandes revelaciones pueden llegar en momentos cuando crees que te preparas para otra cosa. Las vueltas al sol pueden sorprenderte.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Revelaciones Post Cumpleaños

Revelaciones post cumpleaños

No creo que pueda ver algo más revelador y doloroso que te digan una verdad y por más que quieras rechazarla o evitarla, el golpe sea tan certero y se sienta tan profunda que no puedes eludirla. No hay escapatoria. Aunque la primera reacción es querer abrir la boca y querer cortarla en pedazos, vino a prueba de contragolpes. Era impermeable. Era como un proyectil dirigido y con un grado de inteligencia propia que nada que le digas puede alterar el curso.

El blanco era el corazón. No vino con la intención de hacer daño. Todo lo contrario, era abrir la mente, pero tenía que sentirse en el corazón. Como esos medicamentos que se toman de acción retardada. Que no sabes el efecto que tendrán, pero sabes que te van a dejar en una especie de letargo, de neblina y con un sentimiento como si hubieses sido picado por algo que te deja adolorido y/o anestesiado una parte de tu cuerpo.

El que tengas la mayoría de edad, tengas un título, un puesto, tengas dinero, popularidad, éxito, seas empleado (o desempleado), casado, soltero, viudo o lo que sea, no demuestra que seas un adulto. Aprender a ser un adulto conlleva mucho más que eso. Algunos creen que es madurar, pero también se queda corto. Madurar es un escalón, pero saber identificar si eres un adulto en términos de reconocerlo, verlo, identificarlo y comportarte como tal son otros veinte pesos. Esa fue una de las primeras verdades con las que me tropecé durante esos días de celebración.

¿Celebración o revelación?

Este fin de semana quise celebrar mi cumpleaños de otra manera. Más que celebrar, fue darle un «turbo» al proceso de «re-encontrarme conmigo mismo». Como todo proceso de mirar en la condición en que se encuentran las cosas internamente, se puede esperar de todo un poco. Alegrías, miedos, sustos, cosas inesperadas, celebraciones, sorpresas, reconocimientos (buenos y malos) y, sí, dolores. Pues hubo de todo y más.

Reconozco que parte de este proceso, en este momento de mi vida, se trata de recomponerme. Recoger los pedazos. De todo tipo. Las piezas de lo que nunca se ha completado. Lo que nunca se ha puesto en su lugar. Los fragmentos de las cosas que se han terminado, pero nunca se cerraron. Lo que se ha quedado a medias. Lo que un día nació como una gran expectativa y hoy queda como un dolor del que sabes que eres el responsable de haberte embarcado en lo que vives en tu vida. Saber dónde te has olvidado de ti mismo en el proceso y esa es la factura más grande a pagar.

Tres cosas a la vez en medio de una celebración

Hace mucho tiempo que no me daba el espacio para hacer tres cosas importantes al mismo tiempo. Trabajar conmigo, ver dónde estoy en mi vida y estar abierto a enfrentarme a las emociones que surgirían de ello. Ah, y celebrar mi cumpleaños con amigos mientras me daba el permiso de estar en un lugar que parecía de vacaciones. Es como pedir un trago que nunca has tomado que tiene de muchos tipos de licor y crees que puedes aguantarlo, hasta que lo terminas y te das cuenta que no. Una de mis tendencias es irme a la cabeza, pero esta vez la dosis tenía un blanco: el corazón.

Si soy totalmente honesto y transparente, hubo momentos donde me sentí rebasado. Las emociones eran tan fuertes, profundas y arraigadas, que por momentos deseaba salir corriendo y hasta me dije: ¿porqué se me ocurrió esto para mi cumpleaños y no algo más light? Como dice el refrán: «lo hecho, hecho está». Yo elegí ponerme en esa posición y ahora no era el momento de salir corriendo como niño asustado. Ahora era el momento de ajustarme los calzones y caminar.

Lo que tenía que escuchar

Si de lo que mas se aprende es del dolor, de las desilusiones, de las caídas, pues de este fin de semana, me llevé toda la retroalimentación que me dieron los amigos con los que elegí compartir. Me tocaron esas arrugas en el corazón que requieren ser planchadas. Como dice un gran amigo mío Joe Ríos: «aveces hay que dejar que te expriman el corazón para ver la calidad del sumo del jugo que sale es bueno y no sólo sangre cuando te lo lastiman». Pueden ser verdades perturbadoras que debemos escuchar para aprender a liberarnos y no seguir dormidos.

  1. Hay momentos que sentirse amado no es que meramente te amen o correspondan, sino sentir y confirmar que el amor puede ser dado a ti cuando menos lo esperas, de quien menos lo esperas, de la forma en que menos lo esperas, pero puede tocar tu alma como ningún acto de amor que hayas vivido en tu vida.
  2. Detener la mente y sentir, sólo sentir, puede sonar amenazante para algunos, especialmente en esta época, pero puede ser la puerta para realmente conectarte contigo mismo. Sentir no se trata meramente de liberar, soltar o conectar, sino de estar presente.
  3. Saber que tienes alas, y hasta usarlas, puede ser revelador. Lo vital es dejar que te guíen, especialmente en los momentos en que pierdes la dirección, el viento parece haberse disipado o dejaste de creer en tu capacidad de elevarte. Ahí es cuando confiar en tu habilidad de vuelo, de sacar esa fuerza o confianza interna y elevarte para recuperar tu fe en ti es primordial.
  4. Buscar la quietud en la vida implica: desarrollar un firme y fuerte compás moral; mantenerse alejado de la envidia, los celos y todos aquellos deseos que pueden herirte; hacer La Paz y sanar la heridas internas que cargamos de la niñez; practicar la gratitud y la apreciación por el mundo que nos rodea; cultivar relaciones y amor en nuestra vida; colocar la creencia y el control en algo mucho más grande que nosotros mismos; entender que nunca habrá «suficiente» y que el dejar pasar ese instinto o deseo sólo creará un estado de quiebra o bancarrota en tu mundo interno.
  5. Embarrarte de chocolate tiene un lado inocente por soltar el perfeccionismo o el lucir bien, pero eso no quita de reconocer que te estas embarrando y requieres tomarlo en cuenta. Lo mismo pasa con pinturas, plumones y cualquier otra expresión del niño que llevas dentro y la convivencia que tienes con adulto que eres.
  6. Puedes estar rodeado de muchas personas, cosas, objetos y hasta de lugares que pueden proveerte confort, tranquilidad y hasta olvidarte de muchas cosas, pero si dentro de ti no revisas las condiciones, vas a sentir que te falta lo más importante: lo que puedes hacer por ti mismo.
  7. El ejercicio más poderoso de completar o cerrar un ciclo, de manera responsable, es mirar la manera en que todo lo que cargas o no sueltas afecta tu relación o acuerdo contigo mismo y la vida que deseas vivir.

No puedo dejar de agradecer a las personas que me enviaron sus buenos deseos, sus mensajes por redes sociales, llamadas y personalmente. Mis amigos que estuvieron conmigo en Playa del Carmen que me dieron el espacio para poder tocar muchas emociones que llevaban mucho tiempo dormidas. Pudieron contenerme, acompañarme, llevarme de la mano, entenderme y hasta retarme a mirar cosas que tenía que ver. Mi corazón sigue rebasado de amor y mi mente no puede ponerlo todo en palabras. Gracias y mi gratitud me deja sin palabras que puedan hacer justicia por el significado que tiene este momento to en mi vida. Gracias.

7 revelaciones que llegaron a mi vida en mi celebración de cumpleaños.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene un comentario

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: