fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
¿Quién Lleva El Timón De Tu Barco?

¿Quién lleva el timón de tu barco?

Ahora mismo algo no está sucediendo como quisieras o no estás obteniendo los resultados que quisieras. Puede ser en cualquier aspecto de tu vida. Emocional, mental, espiritual, física, energética, económica o con cualquiera de tus relaciones importantes. ¿Qué no está evolucionando de acuerdo a lo planeado o algo inesperadamente lo está desviando de la dirección que deseabas?

Identifícalo. Tráelo al presente. ¿Qué es? ¿Cuáles son los sentimientos que evoca en ti? ¿Qué pensamientos o creencias que no te gustan se están asomando en tu panorama mental? ¿Cuál es la razón por la que tu crees que todo esto está sucediendo?

Esta pasada semana fue un reto, especialmente emocionalmente, para mí, ya que muchas cosas no estaban saliendo como quería, esperaba o tenía planeado. No sólo comencé a sentirme incómodo, molesto, frustrado, enojado y hasta triste. Mi mente se fue por un camino oscuro, turbio y lleno de voces que no me hacen bien. Lo más fácil fue empezar a culpar, señalar, juzgar, justificar y hasta hacerme el tonto.

No me estaba llevando a ningún lado. Al contrario, sólo lo hacía peor y me seguía encerrando en una espira sin salida. Hasta que hice un alto y me recordé de algo que ví, leí y viví una vez. ¿Quién es el Capitán de tu barco?

Yo no puedo controlar o cambiar lo que pasa (o pasó). Lo único que puedo hacer es elegir la manera en que quiero manejar mi barco, especialmente cuando el mar anda turbo, en tormenta, no veo el horizonte y estoy lejos del puerto.

Tú elegiste ser el Capitán de tu barco desde el momento en que naciste. Tal vez las condiciones a las que te has enfrentado a lo largo de tu vida no fueron las mejores. Algunas fueron caóticas, traumáticas o hasta atemorizantes, pero tarde o temprano, alguien tendrá que tomar el timón del barco.

Tus padres no lo van hacer.

Tu pareja no lo va hacer.

Tus hijos no lo van hacer.

Tu trabajo no lo va hacer.

El gobierno no lo va hacer.

La economía no lo va hacer.

Nadie lo va hacer.

Sólo tú.

Ahí respiré, hice un alto y me dije: «estos son los momentos en que si no tomas responsabilidad por lo que está sucediendo (o no está pasando), nadie lo hará. ¿Quieres ser la víctima de todo? Para nada».

En ese momento tuve que estar dispuesto a hacerme tres preguntas:

¿Cómo había sido la causa de todo lo que estaba sucediendo?

¿Qué decisiones, acciones o hasta intervenciones pude haber hecho para cambiar el rumbo de lo que hoy estaba sucediendo?

¿Cuáles son las lecciones disponibles para mí en todo esto que pueden sacar mi mejor versión?

Responder estas preguntas no fue fácil, pero sí muy valioso. Había olvidado tomar el timón de mi barco por un momento. Estaba dejando en manos de otro lo que yo puedo elegir hacer. Repito no puedo cambiar lo que pasa, pero si puedo elegir cómo respondo a lo que pasa. Tal vez al principio no me guste lo que esto implique, pero el crecimiento, el desarrollo de consciencia y la claridad de tomar el timón de mi barco no tiene precio.

¿Qué vas a hacer al respecto?

Cuando las cosas no salen como quieres, es cuando quieres mirar quién lleva el timón de tu barco.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba