Muchos evitan el "empezar de nuevo" o "volver a empezar". ¿Qué realmente vive detrás de esa frase? Hora de mirar la realidad.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
¿Qué Hay Detrás Del «empezar De Nuevo»?

¿Qué hay detrás del «empezar de nuevo»?

Algunos le llaman empezar de cero. Otros prefieren decir empezar de nuevo. Para algunos es dar el paso que no habían querido dar. No importa el nombre o término que quieras ponerle, todo redunda en algo similar: tomar responsabilidad por tus elecciones y estar dispuesto a enfrentarte a los resultados de ellas. Constantemente algo se cierra y algo se abre en la vida.

Ya sea cuando pierdes un empleo, especialmente uno que te gustaba o te había ilusionado. Una quiebra de un negocio o financiera. Cuando termina una relación de pareja. En el instante en que decides que ya es el momento de darle un giro a tu vida en todos los sentidos de la palabra. Decidiste abrir un negocio en algo que no sabes absolutamente nada, pero algo te dice que ese es el camino. Te vas a dar un viaje solo a un lugar que nunca has visitado, pero siempre has añorado conocer. Cuando pierdes algún ser querido inesperadamente o recibes una noticia que no puedes controlar o alterar.

He vivido todos estos escenarios. Muchos duelen, y duelen mucho. Otros son cansados o muestran el cansancio que ya tienes. Algunos despiertan miedos, temores, dudas y hasta inseguridades que no sabías que tenías (u ocultabas). Todos llegan por alguna razón. Y para un motivo. (Importante no olvidar este aspecto). Muchas veces la ola de sentimientos, pensamientos o los escenarios que te formas en la mente de lo que puede ser el futuro, te puede paralizar por muchos años

¿Evitar el paso o vivir la etapa?

¿Realmente es empezar de nuevo o es hacerte consciente de cómo quieres vivir? A nadie le gusta enfrentar el dolor, mucho menos aceptar la responsabilidad y resultados de sus actos. Es tener que admitir y aceptar que el culpable no está allá fuera, sino dentro. La persona que hizo la elección, que creyó (vio y sintió), que hizo (o dejó de hacer), que no puso límites (o puso demasiados), que confió (o no), que permitió (o no) y mucho más no es nadie más que tú.

Cuando algo termina, no es solamente el ponerle fin al asunto, es mirar responsablemente cómo lo causaste. Esto mucha gente cree que quiere decir «quién fue el culpable o qué porciento de la culpa tienes por lo que acaba de pasar». Tomar responsabilidad de mirar solamente a una persona: a ti. Mirar más allá si fuiste «una buena persona, si hiciste todo bien, si te portaste correctamente, si no hiciste nada malo, etc». Es reconocer y aceptar lo que no quisiste ver de ti mismo durante ese tiempo.

¿Qué no quisiste ver o aceptar de la otra persona (situación o negocio), que por complacer, rescatar, permitir o darle la oportunidad, no respetaste tus valores, principios o, más delicado todavía, tú autoestima? ¿Cuán conveniente o cómodo era la situación para ti? Ya fuera por razones económicas, de co-dependencia emocional, de miedo a crecer, de reclamar tu poder o autonomía, crecer emocional-mental-profesionalmente, empezar a creer en ti, de enfrentarte a ti mismo y a la vida.

El verdadero problema

Yo digo que el problema no es empezar de cero, de nuevo o hacerlo por primera vez, sino aceptar responsabilidad de todo. De lo único que puedes realmente tomar responsabilidad. De ti. Tu vida. De tus elecciones. De los resultados de ellas. Bueno o malo. Es la única forma de dejar de ser víctima (o mártir) de la gente, de las circunstancias, de los eventos, de las situaciones, de la gente o de la vida y empezar a ver que la única persona que esta presente en todo lo que pasa en tu vida es una: tú.

Tu no puedes cambiar lo que te pasa, pero si puedes elegir la manera en que ves y respondes a lo que te pasa. Vivir quejándote, señalando, culpando, maldiciendo, criticando, comparando, negando, rechazando o simplemente indiferente o desconectado de lo que te pasa no va a producir una vida que vale la pena vivir. ¿Es fácil ser responsable? En ocasiones, especialmente al principio cuando lo estás aprendiendo, es enfrentar dolor y dejar de reaccionar. Eso nada más puede ser una lección de vida.

A medida que va pasando el tiempo y creces, comienzas a verte (y ver todo) con nuevos ojos y le das más valor y consciencia a tus actos. Y, en especial, a tus elecciones. El punto no es si te equivocas o vivir son equivocarte, sino saber que pase lo que pase, tu eliges, aceptas y eres responsable de tus actos. Miras dentro, no buscas fuera. ¿Qué vas a hacer al respecto para vivir siendo 100% responsable de tu vida?

El problema no es empezar de nuevo, sino tomar responsabilidad por lo que sucedió.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: