Ahora que se acerca el Día del Amor y de la Amistad, Anthony de Mello escribió un libro donde dice lo que puede ser el amor sin apegos.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Para El Día Del Amor

Para el Día del Amor

Se acerca el Día de San Valentín. El día del amor y de la amistad. Curiosamente, el primero que se celebra dentro de un marco mundial muy interesante, dada la situación de la pandemia que vive el globo.

Hablemos del amor, pero desde otro punto de vista. Hablemos del amor visto desde la espiritualidad. Hablemos de una persona que impacto al mundo con su visión del amor y la manera en que lo compartió.

Sigo compartiendo libros que han tocado mi vida. El padre jesuita Anthony De Mello es otra persona que tocó mi vida hace muchos años. Jamás olvido cuando una amiga, hace cerca de treinta años me regaló un librito llamado «El Camino al Amor» (The Way to Love).

Ese libro ha sido de los más trascendentales que he leído. Revolucionó mi mente, abrió mi corazón y me llevó a despertar mi consciencia de muchas maneras. Hoy te comparto algunos extractos del mismo.

¿En qué se basan tu acciones?

Muchas de nuestras acciones buscan atención, aprobación o hacer «felices» a otros. Todas son muestras de alguna manera de «auto-promoción o auto-glorificación». Somos adictos a este tipo de acción. Si observas tus actos a lo largo del día, mira a ver cuántas caen en la categoría de popularidad, busca de fama, control o de poder. Es un vacío existencial.

¿Qué causa la infelicidad?

Las falsas creencias que tenemos en la cabeza. Esto produce una programación que genera ansiedad, estrés, inseguridades, preocupaciones, angustia. Hay cuatro tipo de creencias: los apegos. Estas te han hecho creer que no eres feliz sin esos objetos, personas o relaciones en tu vida. Segunda, creer que la felicidad vive en el futuro. Eso no sólo es falso, sino dañino. La felicidad vive en el aquí y el ahora, simplemente no lo ves por la programación que tienes.

Tercera creencia: que la felicidad llegaría cuando puedes manejar las circunstancias y la gente que tienes a tu alrededor. Desperdicias tanta energía al querer controlar o cambiar eso. Cuarta creencia: que el día que satisfagas todos tus deseos serás feliz. No sólo es falso, sino todo lo contrario. Esa creencia genera en ti angustia, ansiedad, preocupaciones y todo lo demás. Si observas detenidamente estas creencias y lo que producen en ti y eliges soltarlas, verás lo que es la felicidad.

¿De dónde viene la programación?

De nuestra crianza, de nuestros padres, de la sociedad, de la cultura, de la religión, de la educación, de los gobiernos y todas las experiencias que alimentan la programación que vive en la computadora de tu mente. Cuando la gente o el mundo no vive de acuerdo a la programación que tienes en tu mente, sientes enojo, ira, descontento o resentimiento. Cuando las cosas no estrena en tu control o vives incertidumbre, ¿qué sentimientos se reflejan en ti? Ansiedad, preocupación, tensión, angustia.

Tal vez nunca te liberes de la programación, pero si puedes hacer algo al respecto. Colócate en una situación que suele incomodarte. Por ejemplo, una persona cuya actitud te disgusta. Observa lo que sientes y si miras detenidamente, no se trata de la persona, sino de la programación que vive en tu mente. Una vez te liberes de esta programación podrás comprender lo que es hacer las cosas desde la libertad y no la reacción.

¿Qué causa los apegos?

Es parte de la programación y de las creencias limitantes que viven en nuestra mente. Es un estado emocional en el que creemos que si no obtenemos un objeto, cosa, relación o cierto tipo de respuesta, no estaremos bien, completos o sentirnos felices. Este estado este compuesto de dos partes: una positiva y otra negativa. La positiva es el placer de recibir u obtener eso de lo que nos apegamos. La negativa es la amenaza o la tensión que acompaña al apego si no obtienes o pierdes eso que el apego desea.

Vivimos constantemente entre la búsqueda del placer y la tensión de perderlo. Si obtienes lo que quieres el placer es corto, ya que te cuestionas: ¿hasta cuando o qué pasa si lo pierdo? Si no lo obtienes eres infeliz, si lo obtienes no eres feliz, sólo tienes un grado placer por poseerlo por el momento. Tu puedes elegir quedarte con todos o con uno, pero el problema es que al final del día no satisface ni siquiera uno, te sientes infeliz. No hay manera de ganar la batalla contra los apegos.

La única manera de ganarla es liberándote de ellos, soltándolos. Puedes hacerlo si observas (si observas) estas tres verdades. Primera: tus apegos son falsas creencias. Si haces una lista de tus apegos y ves la falsedad de ellos, notarás algo internamente. Segunda: si aprendes a disfrutar las cosas, sin apegarte a querer tenerlas, poseerlas o controlarlas, verás lo que realmente puede ser aprender a quererlas desde el amor y la libertad.

Tercera y última verdad: si aprendes a disfrutar el aroma de cien flores, no extrañas el día que no tengas una en particular. El sólo querer enfocarte en una flor y un aroma te hace no disfrutar del mundo y la variedad de flores y aromas que existen en el mundo. Ante esas tres verdades, los apegos no pueden seguir existiendo o recibiendo el poder que le das para que ocupen espacio en tu mente.

¿Hacia dónde ir?

Si tuvieras que elegir entre el amor y la libertad, ¿cuál elegirías? Uno de los dilemas existenciales de la gente es que busca ser especial para alguien y eso comienza a condicionar quién es y qué tipo de respuesta recibe de la gente por hacerlo. ¿Qué pasaría si le dijeras a esa persona que más amas lo siguiente? «Te dejo ser libre para que seas quien elijas ser. Que pienses lo que deseas, hagas lo que deseas, sigas tus inclinaciones y te comportes de la manera en que desees hacerlo» En ese momento te darías cuenta de una de dos cosas: tu corazón se resiste a decir estas palabras o se revelará la manera en que te aferras a algo que no es amor sino apego y quieres explotar la situación para tu beneficio desde el miedo.

Si dices estas palabras observarás algo: que esta persona deja de ser especial para ti. Será parte de las cosas que son especiales como lo es un amanecer, un atardecer, un árbol o una sinfonía musical. Esa persona especial ya no te pertenece a ti, sino a todos. El amor sólo puede existir y vivir en la libertad y no en la prisión del miedo.

Aquel que verdaderamente ama no sólo ve lo bueno del que elige amar, sino que esto requiere, particularmente, liberar al ser amado de aquel que elige amarlo.

Anthony De Mello escribió un hermoso libro sobre el amor llamado «El Camino al Amor».

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 2 comentarios
    1. Que genial, me hice la pregunta y esto me ayudó a resolver el dilema y así optar por la libertad, ver la dimensión del amor desde la libertad, es cuando hay realmente amor, permitir vivir, elegir, es el verdadero amor. Jorge que bonito este mensaje.

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.