Se acerca el Día del Padre. Veamos otra cara de la paternidad. Aquí ocho posibilidades que merecen ser consideradas.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Otra Cara De La Paternidad

Otra cara de la paternidad

Si pudieras darle vuelta atrás al tiempo, ¿qué cambiarías? Esa fue la pregunta que me hice el otro día para pensar de lo que hablaría durante un Instagram Live al que fui invitado. Mi amiga Rosa Angélica Lara lleva a cabo un espacio todas las semanas (los lunes) llamado «Un mujer inquieta». Ahí invita a personas de diferentes caminos de la vida a compartir y hablar de un tema.

Cómo durante este mes de junio se celebra el día del padre, pensé en hablar de la paternidad. Pero desde otra perspectiva. No hablar de lo que ya sabemos o de lo que siempre hablamos. Prefiero algo que podría agregar valor a todo tipo de persona, sea padre o no. De la misma manera en que yo digo que dentro de cada uno de nosotros hay un espacio maternal, también existe uno paternal. Este blog puede ser para padres, madres solteras y toda persona que de alguna manera tiene un rol paternal en la vida de alguien.

Todos somos padres de alguna manera

Por eso decidí ponerle de título al espacio «Las otras caras de la paternidad». Yo una vez fui un hijo pequeño y adolescente. También soy padre, así como amigo, coach y mentor de mucha gente. Ni te cuento la cantidad de veces que la he cagado en todos mis roles. Yo digo que en cada paso de nuestra vida, tenemos un lado paternalista que se muestra. Sea para bien o para mostrar lo mucho que nos falta crecer y/o madurar como persona.

Volviendo a la pregunta del principio, si pudiera darle vuelta atrás al tiempo, ¿qué cambiaría? Mi respuesta: aprender que la paternidad tiene muchas otras caras y son tan importantes como las que aprendimos (o no aprendimos). Por lo general siempre se ha asociado la figura paterna con «seguridad, proveer, estabilidad». Es como si a lo largo de la historia el hombre es el reflejo de buscar el dinosaurio (trabajar y proveer). Ser el hombre de la casa (lo que eso signifique), ser el ejemplo, enseñar valores y hacer el bien. Entre muchas otras cosas más.

Estoy claro que muchos en la vida no recibieron eso. Si vemos la cantidad de divorcios, familias abandonadas o padres que no cumplen con sus responsabilidades, son muchas. De la misma forma, hay muchos hombres que sí han sido ejemplo de eso y más. Lo que no puede negarse es el papel que tiene el padre en la vida de todo hijo. El padre representa «la estabilidad emocional, la constancia, la presencia, además de un sentido de ser ese lado que define y se lanza por lo que quiere».

Ocho aspectos de «la otra paternidad»

Hoy te comparto ocho aspectos que yo digo que pueden darle un sentido más amplio a lo que es la paternidad. Escribo esto reconociendo dos cosas. Primero, que muchas no las recibí como hijo. Esto no lo digo para criticar a mi padre, sino para el que lea estas líneas no vaya a pensar que yo lo obtuve. Segundo, muchas de ellas no las practiqué como padre cuando mi hijo era pequeño. algunas por ignorancia y desconocimiento. Algunas si llegué a sembrar la semilla. Ya veremos como mi hijo decide germinarla.

Dicen que si un hijo recibe amor, valores y una educación, todo lo demás cae en su sitio. No tengo la menor duda. Pero aún estos tres puntos son debatibles y pueden tener muchas áreas de oportunidad. El amor puede expresarse de muchas maneras, y aún así puede, tiene muchas áreas de oportunidad. Los valores son muy importantes en la vida, aunque algunos pueden ser demasiado rígidos o limitantes de la manera en que pueden ser modelados. La educación es tema de mucho debate hoy día. En muchos aspectos es limitada para la manera y en la dirección en la que se dirige el mundo.

Tomando esto en cuenta, te presento lo que considero que son ocho aspectos que reflejan «otra cara de la paternidad». Pueden ser la puerta a nuevas oportunidades y/o posibilidades para ti y los que tienes cerca.

Espiritualidad – yo vengo de una época donde la mayoría de las familias pertenecía a alguno de los grupos de la cristiandad. Sea católico, protestante, adventista, testigo de Jehová, etc. Muchas veces era más por asociación dogmática, que en vez de crear una relación con Dios o un Ser Supremo. Hoy día vemos una especie de «libertinaje o resistencia» a los caminos de espirituales, por creer que los van a llevar a la religión. ¿Cómo sería enseñarle a tus hijos a tener una relación con un Dios de amor y no con uno que castiga? ¿Cómo sería enseñarle prácticas espirituales y no rituales meramente dogmáticos que muchas veces caen en comportamientos automáticos, de represión o de miedo a ser? Esa una oportunidad que todos tenemos.

Pensamiento crítico – Hoy día el Internet y las redes sociales esteran haciendo dos cosas al mismo tiempo. Más allá de darnos acceso a un mundo infinito de información, está llevando a muchos a un mundo distraído. Una realidad alterna limitada (y en ocasiones peligrosa). A vivir encerrados en un mundo donde no se desarrolla el pensamiento crítico, sino uno sumamente reactivo. Mientras más reacción vive en nuestra realidad, menor nuestra capacidad de pensamiento crítico. Enseñarle a nuestros hijos a pensar más y a reaccionar menos puede ser el mejor regalo de vida que puedas darle.

Sexo y sexualidad – De la misma manera en que mi época la religión era más una obligación que una elección,el sexo en muchas cosas brillaba por su ausencia. Hablar de nuestro cuerpo, los cambios, la adolescencia, el sexo y aprender a honrar nuestros cuerpo no era un tema de hablar durante la comida o en privado con mamá o papá. Ahora que la sexualidad, la preferencia de género y hasta hablar de que existen más de dos géneros es tan desconocido, polémico o polarizante que en mi tiempos. Si hoy día en el tema de sexo y sexualidad reina tanta confusión, contradicción o prejuicio, quiere decir que hay mucho por hacer como padre en ese aspecto.

Educación financiera – El dicho es «si tu estudias, te preparas y trabajas, vas a ser alguien cuando llegues a viejo». Eso tiene algo de cierto, pero tiene tantas lagunas como áreas de oportunidad. Un trabajo tal vez puede darte para sobrevivir, pero en la mayoría de las ocasiones no para vivir como quisieras o para liberarte de la carrera de las ratas. Si algo hubiese querido aprender joven en la vida, así como enseñarle a mi hijo, fue este tema. Aprender a que tu puedes hacer que el dinero trabaje para ti (no al revés), cómo apalancar tu dinero y tu tiempo para crear libertad financiera es otro regalo que puede alterar el rumbo de la vida de tu hijo y de toda una familia.

La curiosidad y la creatividad como formas de vida – Estoy claro que estos dos aspectos son habilidades que todos tenemos y se pueden seguir desarrollando, expandiendo y convertir en formas de vida. En un mundo donde constantemente estamos expuestos a cambios y muchas veces somos peones en el juego de otro, estas dos habilidades pueden ser la puerta a un mundo de posibilidades y oportunidades cuando otros no la ven. Un elemento vital para darle vida y fuerza a estas habilidades es la lectura. En mi casa la lectura no era un estímulo para mis padres. No lo fué para mi hasta después de los 30. No fue algo que emulé con mi hijo. Hoy veo lo preciado y vital que es.

Desarollo de habilidades – algunos podrían decir que este punto puede ser incluido en el anterior. Tal vez, pero los separo porque este punto tiene que ver con dos aspectos adicionales: la educación y la mentalidad. Tu tal vez no tienes los medios para llevar a tu hijo, sobrino, ahijado o para ti mismo. Tal vez tus opciones educativas para tu hijo son limitadas, pero tu si puedes controlar la manera en que quieres que tu hijo vea la educación: como un medio y no como el fin. Como un sistema, no como una obligación. Que el mundo hoy día lo mueven más los que desarrollan ciertas habilidades que los que tiene el título (o los títulos). Tener una mentalidad de aprendizaje, no meramente de educación no es lo mismo y esa flexibilidad te permite moverte en el mundo con más agilidad, efectividad y apalancamiento.

Sentido de emprendimiento – El mundo es de los emprendedores. Si algo puede ser liberador, inspirador y expansivo es enseñarle a tu hijo a que emprenda, a que haga realidad sus sueños, no el de otro. Que aprenda a apreciar, a valorar y a darle vida a sus ideas. Son su más preciado recurso. Si tu hijo aprende a agregar valor, a solucionar problemas y a envisionar posibilidades, puede crear oportunidades en cualquier y en todo momento. Esto puede ser el acto de liberación y valoración más importante que le demos a nuestros hijos.

Inteligencia emocional – Aunque el mundo se mueve a toda velocidad hacia la inteligencia artificial, la necesidad de aprender, desarrollar y fortalecer las habilidades blandas (escucha, empatía, trabajar en equipo, hacer preguntas, etc.) cada día tiene más y más valor. En un mundo donde cada día se desconecta, se distancia y se hace más indiferente hacia la emoción y la humanidad, darle a conocer a nuestro hijos estas habilidades puede ser relevante.

El amor – Estoy claro que el amor es parte de la vieja paternidad, la nueva paternidad y la futura paternidad. Pero hablo de un amor más redondo o amplio que meramente hablar de amor. Me refiero a expresiones del amor como la generosidad, la gratitud, la ternura, el perdón, la compasión, la humildad, la sensibilidad, la vulnerabilidad y de las que muchas veces son incómodas. Pueden ser vistas como un acto de debilidad, pero en realidad son una muestra de nuestra verdadera humanidad. No somos el centro del Universo, sino parte de uno que es ilimitado, infinito, expansivo y estamos conectados en todo momento con él. Por eso cuidarlo, valorarlo y saber que todos vivimos de él es esencial.

¿Cuál de estas ocho caras de la paternidad podrías poner en práctica y enseñarle a tus hijos, sobrinos, hermanos, primos o cualquier persona que quieras cerca de ti? ¿Con cual comienzas? Me encantaría leer tus respuesta. Déjame un comentario abajo y si crees que alguien puede sacarle valor a este blog, te pido que lo compartas. Gracias.

La paternidad tiene muchas caras. Aqui ocho alternativas a considerar.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: