Si vas a entrenar tu mente, tener las rutinas apropiadas para ti es vital. Aquí once opciones que mereces conocer.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Once Maneras De Conquistar Tu Mente

Once maneras de conquistar tu mente

Ayer hablamos de ir al gym. Uno diseñado para ejercitar la mente. Particularmente, te hablé del propósito o la razón por la que vas al gym. Hoy vamos a hablar de lo que puedes hacer en el gym. (Si quieres leerlo, puedes hacerlo aquí https://jorgemelendez.com.mx/tu-gym-mental/).

Recuerdo muchas veces cuando he visitado un gym que deseaba hacer muchas rutinas y utilizar la mayor cantidad de máquinas posibles. Quería ver mi capacidad de utilizar la mayor cantidad de músculos posibles y mi EGO poder decir: «lo hice». En más de una ocasión, se me acercaba un entrenador en el gym y me preguntaba o decía una de dos cosas: «¿quieres sacarle más provecho a esa máquina?», «respira y colócate tu cuerpo, manos o postura de otra manera para que cierta área de tu cuerpo obtuviera el mayor beneficio» (esto mayormente implicaba más dolor al otro día).

En pocas palabras, entro al gym con la mente de querer ser Arnold Schwartzeneggar cuando en realidad soy Popeye sin hacer comido espinacas. Es por eso que tener un guía, entrenador o coach para ciertas aspectos de crecimiento, desarrollo o entrenamiento es vital.

¿Qué rutinas pueden servirte en el gym mental?

Aquí es importante recordarte algo que mencioné ayer. Primero hay que definir para qué vas al gym. Tener claro un propósito te sirve para saber el valor que tiene el hacer los ejercicios, especialmente cuando lo sientes. Como dicen muchos que hacen ejercicio físico «sin dolor, no hay avance» («no pain, no gain», en inglés). Lo mismo pasa en la mente. Si lo que buscas es engañar la mente, vas a terminar perdiendo dos veces: terminas engañado tú y no vas a avanzar.

Lo primero que tienes que tener presente es que para ver resultados, tienes que comprometerte con dedicarle tiempo. Esto no es algo de un par de días a ver si funciona. Tu mente tiene mucho tiempo haciendo las rutinas y dirigiéndote con la programación que tiene hace mucho tiempo. Si te cuesta trabajo cambiar tus hábitos de comer, de hacer ejercicio, de estudio, de muchas cosas, va a tomar tiempo cambiar tus hábitos mentales.

Las rutinas de cada persona son diferentes. Como dice el refrán, «diferentes estímulos, para personas diferentes». Cada persona es un mundo y así pueden ser tus rutinas. Importante, mucha gente ayer me escribió preguntando, diciendo o cuestionando el concepto porque mucha gente está impuesta a «desconectarse, distraerse o evitar ciertas cosas y tiene muy buenas rutinas como hacerlo». Una cosa es jugar juegos de mesa para distraerme y otra cosa es jugar sudoku (que es un juego) para aprender a enfocar y elevar mi memoria. (Claro que vas a seguir jugando tus juegos, pero en este caso, es tener algunos juegos especialmente para la mente).

El que mucho abarca poco aprieta

Ultimo detalle. Voy a compartirte varias opciones que pueden ser parte de tus rutinas mentales diarias. Al principio quizás quieras conocerlas y hasta hacer cada una por un par de días. No voy a mencionar todas las que existen, pero tal vez conozcas alguna que no haya mencionado y sea útil. Lo importante no es hacerlas todas, como yo en el gym alguna vez. La idea es crear una rutina que tenga los elementos que sirvan para tus áreas de oportunidad. Ayer te mencioné las mías, define las tuyas. Otro punto, date tiempo de que la rutina se convierta en parte de tus actividades diarias y no una obligación (al principio se sentirá así). Veamos opciones.

Tiempo de silencio – No hablo de meditar, sino de tiempo sin dispositivos y saber que puedes estar a solas contigo y tus pensamientos. Mucha gente evita esto a toda costa. Estar en el silencio y ver que existe algo más allá de tus pensamientos es revelador, liberador y algo que trasciende la llamada «soledad» que tu EGO quiere que evites ocupándote. Tener al menos un día a la semana con un espacio de silencio sin dispositivos es excelente. Yo separo los domingos por lo menos 75 minutos sólo para pensar.

Meditación – Muchos piensan que esto es lo mismo que el punto anterior. Tienen parecidos pero no lo son. Existen cientos de maneras de meditar, mientras que star en silencio es solo una. Se ha comprobado que la meditación tiene muchos beneficios. Es bueno que encuentres el método y la manera adecuada para ti. Tener una rutina de meditación, ya sea diaria, varios días a la semana y espacios destinados para hacerlo pueden ser de mucho valor.

Juegos mentales – Existen muchos juegos diseñados para elevar o mejorar la memoria, el enfoque, la concentración y muchos otros aspectos de la mente. Hay aplicaciones que son gratis y otras que cuestan. Elige la que mejor se adapte para lo que buscas. Recuerda, no se trata de convertirlo en un escape, sino en fortalecer lo que buscas trabajar.

Lectura – Leer agrega tantos valores para la mente que podría escribir un blog sólo de eso. Expande tu vocabulario, ves el mundo de otra manera, entras a otros mundos, desarrollas pensamiento crítico, puedes confrontar tus premisas (especialmente las que nunca cuestionas), obtienes mucho conocimiento y mejoras tu manera de comunicarte contigo y con el mundo.

Audios y videos – Los videos de perros y gatos. Jajaja, no mentira. Claro que habrá tiempo para ver los videos que toquen tu corazón. Aquí son videos y audios que te sirven para lo que quieres trabajar a nivel mental. Hay muchos aspectos donde personas que han dedicado su vida a estudiar sobre cómo trabaja la mente, pueden ser puertas de conocimiento, entendimiento y aplicación.

Hobbies o pasatiempos – Aquí se puede incluir de todo. Desde la música, el dibujar, el bailar, el pintar, el escribir, el hacer bicicleta y toda forma de expresión que te conecta con algo más grande que tú y que te apasiona. Lo haces, más que para desconectarte o distraerte, es una manera de explorar, de ser curioso, de abrir tus alas porque sientes un grado de libertad y, sobretodo, de expresión con la vida.

Afirmaciones – De la misma forma que existen cientos de formas de meditar, existen muchas maneras de afirmar. Ahora, lo importante es ir creando las afirmaciones que no sólo se conecten contigo, sino que tu las sientas cuando las dices. No es lo mismo repetir todos los días «yo soy próspero», que decir (en mi caso) «Yo soy un canal de prosperidad que merezco vivirla y tenerla, así como compartirla con todo aquel que me rodea». Al principio tal vez requieres buscar afirmaciones y ver cuáles resuenan contigo e ir moldeándolas a lo que quieres trabajar. El propósito es afirmarle a tu mente subconsciente diariamente la impresión de tu voz, tus emociones y tus creencias que quieres eso para que se manifieste.

Observación – Mucha gente me dice, «esto no es igual que estar en silencio». Si, tiene un aspecto de silencio, pero aquí lo que haces es sólo observar las cosas y aprender a no juzgar nada. Solo observar. Hay domingos que me voy a caminar a la avenida Reforma y me siento sólo a observar todo lo que sucede a mi alrededor. Eleva mi sentido de conexión, de empatía y de hacerme consciente de lo que me rodea.

Gratitud – Sacar tiempo para practicar la gratitud no sólo cambia tu vida, sino que altera tu forma de pensar. Yo saco dos momentos al día de manera intencional, al principio y al final de cada día, para elevar mi gratitud con cosas específicas de mi vida, de la vida, con personas y situaciones que vivo (positivas como negativas).

Llevar un diario – Tener un diario es un ejercicio personal y de mucho valor. Es una manera de ver lo que piensas, lo que ves, cómo lo ves y donde luego tienes la oportunidad de volver atrás y ver la manera en que has cambiado. Tan recientemente como hace unos meses el actor Mathew McConaughey escribió un libro llamado «Green Lights» que es una especie de recopilación de experiencias vividas que tenía guardadas en su diario que escribe desde que era un joven adolescente.

Estimular tu curiosidad, tu creatividad y tu sentido de misterio – uní estos tres aunque cada uno podría ir por separado. Estas tres cosas son las cosas que fueron parte de nuestra niñez y de lo que nos llevó a querer conocer y explorar el mundo. Muchos lo hemos abandonado «porque ahora tengo que trabajar, producir, mantener mi familia y tengo cosas más importantes que hacer» y si miras detenidamente, estas tres partes en su vida están en estado de coma, dormidas o resecas (esperando que le echen agua).

Desarrollar tu espiritualidad o un sentido de reverencia por la presencia o existencia de algo que puede ser más grande que tú (o para los que son ateos o agnósticos) – Esto es simplemente una practica que lleve la humildad, la humanidad y decirle a tu mente, «no eres la última Coca cola del desierto y no tengo que saber si existe algo llamado Dios o Universo, sino creer que una fuerza que no conozco o una energía mueve todo».

Como dije al principio, hay muchas otras maneras de trabajar tu mente que no he mencionado. Lo importante es conocerlas, practicarlas y crear la rutina que mejor vaya contigo, tus áreas de oportunidad y tu estilo de vida. Importante, una cosa es cambiar y otra cosa es siempre estar saltando de cosa en cosa. Practica algo al menos 90 días para ver no sólo si te gusta, sino para ver lo que te revela. Hay cosas que se revelan en el proceso, pero si siempre estoy cambiando, nunca profundizo lo suficiente. Y lo importante detrás de todo es convertir tu mente en tu aliada y no un oponente. ¿Qué vas a hacer al respecto?

Hay muchas formas de entrenar tu mente. Aqui 11 rutinas que pueden ser parte de ello. Foto: Erik Johansson.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: