fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Ojos Que No Ven, Corazón Que Sí Lo Siente

Ojos que no ven, corazón que sí lo siente

¿Qué pasa cuando das lo mejor de ti y por alguna razón, algo falta? Inviertes una enorme cantidad de energía, esfuerzo, tiempo, dinero o hasta le pones el corazón, lo entregas todo, y alguien llega para decir: «faltó esto o no es suficiente». Y no sólo en el ámbito profesional, sino el personal.

Esta era la historia de mi vida. Durante mucho tiempo de mi vida, me crié al lado de personas que me exigían tanto y tanto, que en algún momento me creí que «no era suficiente quien era o lo que hacía». Eso empezó generar en mí un nivel de inseguridad, indecisión, temor, duda o hasta buscar sobre compensar en mis relaciones que vivía atrapado entre buscar la aprobación o la aceptación.

Hace unos días escribí sobre la manera en que uno de los sentimientos que hoy día vivimos relacionados a esta creencia es la ansiedad. Esto fue uno de los primeros indicadores que me estaba diciendo que algo andaba mal conmigo, no con el mundo. El no querer que la gente se sintiera molesta, incómoda, pensara mal de mí o querer que se sintieran bien, era una manera de cubrir o satisfacer esta creencia de «no ser suficiente».

Esto me llevaba a no saber poner límites. No saber decir NO. Creer equivocadamente que la gente NO se pudiera molestar o enojar conmigo, ya que eso los llevaría a alejarse o no confiar en mí. Lo que provocaba que buscara sobre proteger, cuidar o no dejar que la gente asumiera responsabilidad en sus vidas o en sus relaciones conmigo (y vice versa). Era un círculo vicioso del que no sabía cómo salir de él.

Si sacara cuentas de la sobre inversión que hice, en todos los aspectos de mi vida, no cabría en este espacio. Perdí relaciones, oportunidades, negocios, empleos, clientes y más. Y lo que no alcanza a ver era qué mientras más empleaba este tipo de comportamiento, con más resentimiento o molestia quedaba la gente (y yo) en el proceso. Era una forma de querer lucir bien, tener una especie de control de que las cosas se hicieran como yo quería y evitar conflictos (algo que es inevitable y natural en las relaciones humanas).

Hasta que un día tuve que estar dispuesto a tocar toda la historia que me había contado detrás de «tener que demostrarle al mundo que era suficiente haciendo demás, ya que en el fondo creía todo lo contrario». Me dolió darme cuenta de que esta narrativa era una manera de protegerme y sobrevivir de lo que pudieran castigarme cuando niño, joven o adolescente. Fue una manera de querer demostrar que yo importaba, valía o que me reconocieran.

Fueron muchos años los que estuve buscando ser reconocido «haciendo demás» por mis carencias emocionales. Tomó tiempo sanarlas, trabajarlas y hoy poder ver cuando estoy cayendo rehén de dicha creencia o alguien quiere sujetarme a ella. Ahora puedo decir «no gracias» o simplemente darte cuenta de que «no funciona».

¿Cómo puedes darte cuenta si esta creencia de «no ser suficiente» está causando un caos en tu vida?

Te sobre comprometes.

Constantemente te sientes evaluado en tu trabajo, tu pareja, tu familia o amigos, con «algo que debes hacer o no has hecho?

Tu nivel de auto exigencia es tan alto que ya no celebras tus logros o avances, ya que «algo debe verse de alguna manera».

Te has vuelto un perfeccionista y «nadie hace las cosas como tú».

No delegas.

Te cuesta decir NO o poner límites.

Ya te rebasan tus compromisos y por «no saber decir que no» no quedas bien con todo lo que tienes y te sientes presionado, abrumado o hasta preocupado «ya que piensas que no estás dando el grado».

Te dejas para lo último.

Rescatas a todo el mundo y en el proceso vives agotado, estresado, cansado o tienes poca tolerancia o paciencia.

No sabes cómo salir del patrón en el que estás metido.

¿Cómo manejarlo?

Perdonarte por haber creído en algún momento que «no eras suficiente».

Perdonar a quién crees que haya sido una fuente para que lo creyeras.

Definir los límites que vas a poner.

Platicar con las personas implicadas y la manera en que será a partir de este momento.

Tener alguien en tu vida que pueda decirte cuando estás cayendo en este ciclo o comportamiento.

Trabajar con un profesional (coach o terapeuta).

¿Qué vas a hacer al respecto?

El creer que no eres suficiente puede provocar un caos en tu vida.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba