fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Nunca Estás Solo

Nunca estás solo

Cuando yo era niño, mi madre tenía un pasatiempo: hacer figuras de cerámica. De las que se hacían en moldes y al horno. Era como una especie de terapia, de espacio que se daba para poder llevar su mente y su alma a un lugar donde nadie más podría llegar.

A veces era a diario, a veces era semanal, pero siempre llegaba a la casa alguna especie de taza, de jarro, vasija o figura creada por mi madre. Entre las muchas cosas que mi madre solía hacer, siempre me llamo la atención cuando hacía lo que me parecían que eran las manos de Jesucristo unidas en forma de oración.

Nunca le pregunté por qué las hacía con tanta frecuencia. Ella siempre fue una católica muy devota. No era de asistir a misa todas las semanas, pero al lado de su cama siempre había un rosario, un libro de oración y una imagen.

Con el paso de los años mi madre dejó la cerámica, pero nunca abandonó su fe. Creo que al perder a su madre siendo una niña y al haber sido abandonada por su padre y al ser criada por sus hermanas, ella tuvo que buscar de algún lugar la compañía de una presencia.

¿Qué mejor que la fe para no sentirse sola, abandonada y que podía confiar en que las manos de Dios para cuidarla y protegerla? Yo no se la respuesta, pero si se dos cosas: Dios nunca falto en su vida y durante prácticamente toda su vida tuvo la presencia de mi padre. Desde los 17 hasta que partió de este mundo hace poco más de un año Dios y mi padre siempre estuvieron ahí.

Esa fe ha sido una de las piedras angulares más importantes de mi vida. Más allá de las muchas cosas que mi madre mi dijo, fue la que pude observar en ella y no hablar mucho de ella, la que hoy me guía.

He sentido, especialmente en los pasados tres años que mi vida está siendo guiada por unas manos. Por una fuerza. Por una presencia.

Es como si me llevara a estar con la gente adecuada, en las situaciones específicas y me va guiando a que se manifiesten cosas de manera fluida y orgánica. No considero que sea nada especial, sino algo que merece observarse y reconocer.

Digo esto y reconozco que estos últimos tres años han sido de los más desafiantes de mi vida. Parte por el fallecimiento de mi madre y un gran amigo. Con más razón esta presencia y esta fuerza que dirige mi vida es tan importante para mi.

Esto podría ser tiempo donde la desesperanza, el dolor, la tristeza o la ausencia podrían causar muchas manifestaciones en mi ser. Pero por alguna razón no ha sido así. Ahora es cuando el trabajo espiritual, emocional y la fe han sido algunas de mis cartas de triunfo.

Siempre recordaré a mi madre haciendo sus cerámicas. Al ver las manos de Dios, me confirman que no estoy solo y puedo contar con su guía y su presencia. Ahora se que ella también está presente.

¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene un comentario
  1. Gracias, Jorge, por compartir ese hermoso recuerdo de su madre, junto con el testimonio de las manos de Dios en su vida.

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: