fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
No Sigas Desperdiciando Tu Energía

No sigas desperdiciando tu energía

Llevaba semanas entrenándome. Mi coach me acompañó de manera comprometida. Levantarme temprano, hacer mis rutinas, medir los tiempos. Todo fluía como tenía que fluir. A medida que se acercaba la competencia, algunos de los entrenamientos ser tornaron más técnicos, de qué tipo de movimientos o velocidad tendría que llevar. Otros entrenamientos fueron más intensos, en términos de cómo respirar o de cómo conducirme en ciertos momentos.

Hasta que llegó el día de la carrera. Esa mañana esta nervioso y tenía mucho en mi mente. Era la primera vez que competía en ese tipo de carrera. Nunca había puesto a prueba mi resistencia o mi capacidad de hacer algo a distancia. Muchas veces había hecho carreras cortas, pero por alguna razón varias personas me dijeron que debería intentar correr los 1,500 metros. Lo hice.

El problema fue que el día de la carrera, hice lo que me dio la gana y no lo había invertido tanto tiempo entrenándome y capacitándome. Todo lo que me dijeron (y yo sabía) que no debería hacer, lo hice. No salir demasiado a prisa, no desgastar mi energía en los primeros 400 metros, no caer en la trampa de tener que salir al frente. Nada, todo lo contrario. Entre el miedo y mi EGO me causé un desastre.

Si, completé los 1,500 metros. Llegué en la séptima posición de ocho competidores. En tiempo real, en mis entrenamientos, estaba preparado para llegar en cuarto lugar. Si hubiese usado de manera adecuada mi energía, mi mente, mi entrenamiento y mi disposición, estar entre los primeros 3 era una posibilidad.

Más que una historia de fracaso, quiero enfatizarte que mi verdadero problema fue desperdiciar mi energía. Algunos dirán: «Eso te pasa por no seguir instrucciones, a tu coach o hacer lo que te dijeron que tenías que hacer». Todas poseen parte de la verdad, pero se puede resumir simplemente un esto: desperdiciar tu energía por caer en comportamientos, actitudes o pensamientos que te distraen, te desvían o simplemente no haces lo que sabes (o tienes) que hacer.

¿Cuántas veces le has pedido un consejo, guía o dirección a alguien,sabiendo que lo que te dicen es lo correcto, para luego terminar haciendo lo que sabes que no deberías hacer? Luego cuando vuelves a ver la persona, no tocas el tema porque la vergüenza que sientes al respecto prefieres hablar de cualquier cosa menos del tema.

¿Cuántas veces has buscado coaching, guía o un mentor para resolver algo que entiendes que es importante para ti y terminas haciendo lo que te da la gana? Sabes que no funciona y el resultado es patético y luego prefieres no llamar o buscar a nadie, ya que no tienes la valentía de admitir que no hiciste lo que realmente quieres hacer. Lo he vivido.

Esta mañana escuchaba a un entrenador muy famoso de baloncesto colegial y dijo algo muy poderoso: «llevamos mucho tiempo haciendo el bien fácil. Es el momento de hacer el bien difícil». Esa es la razón principal por la que desperdiciamos energía: queremos y hacemos el bien fácil y no acabamos de enfrentar y atravesar el bien difícil, el incómodo.

Ayer escribí sobre los 4 puntos de avance que todos tenemos. Les dije que hoy hablaría de las 5 cosas que podemos hacer para no desperdiciar nuestra energía, especialmente en estos tiempos. Aquí mis cinco pilares para no desperdiciar energía:

1) Entrena tu mente – reduce tu consumo de noticias; busca espacios de silencio; lee, escucha audios y mira videos que agreguen valor a tu crecimiento personal y/o espiritual; elimina gente tóxica de tu vida; escribe.

2) Desarrolla hábitos que suman a tu vida – en este momento hay tres que pueden ser de enorme valor: descanso, alimentación y ejercicio.

3) Define las habilidades que van a fortalecer o definir el camino que deseas tomar – ahora mismo es vital definir si tus fuentes primordiales de ingresos son solidas o no. Si lo son, ¿qué puedes hacer para crecer y mejorar en ella? Si no lo son, ¿qué habilidades serían vitales aprender para poder definir una nueva fuente de ingreso?

4) Disciplina – Para mí disciplina es tener la disposición de hacer tus hábitos y ya no te pesan o te molestan. Disciplina es sostener un hábito y crecer en él.

5) Identifica tus recursos – tener un coach o mentor; un plan financiero; un círculo de apoyo; una persona que va a retarte y no te vas a esconder de ella; una estrategia de salida.

Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog! Si entiendes que alguien puede sacar valor de lo que acabas de leer, compártelo. Es una manera de practicar la Ley de la Circulación de la Prosperidad.

Si deseas ver el Facebook Live donde expando en este tema, puedes verlo aquí:

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: