fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Nada Como Sorprenderte A Ti Mismo

Nada como sorprenderte a ti mismo

No hay nada como las sorpresas. Más, cuando menos te lo imaginas. El otro día leí un blog de Randy Gage que me pareció fascinante, titulado «Cuando todo esto termine». El mismo era una especie de colección de declaraciones y/o afirmaciones que hacía ahora mirando al futuro. Lo leí y me tocó el corazón. Lo compartí con varias personas.

Dos amigas, Marisa Dominguez y Paula Morelos, me dicen: es interesante, cuando hicimos «Enfoque 20/20» (un programa que diseñé para que la gente pudiera diseñar esta década que comienza de manera extraordinaria) escribimos la carta que tu asignas en el último módulo de «cómo te ves el 31 de diciembre del 2020» y toda esta situación ha comenzado a poner en marcha mucho de lo que había pensado o escrito.

En ese momento no recordaba esa tarea. Inmediatamente fui a ver mis documentos y notas de Enfoque 2020, ya que todas las tareas que se hacen en el programa, yo las hago antes de asignarlas. Ese programa lo diseñé en noviembre del 2019 y fue puesto en internet a finales del diciembre y principios de enero.

Aquí les comparto lo que fue mi carta del 31 de diciembre del 2020:

Estimado Jorge:

Hoy estoy sentado en una mesa rodeado de mi familia. Levanté una copa de champán y dije: «a la familia, un nuevo año de salud y prosperidad». En ese momento abracé a cada persona que estaba a mi alrededor. Le doy un beso a mi esposa, un abrazo a mi padre, a mi hijo y luego a cada herma@, sobrino@, familiar y amigos que estaban esa noche en el festejo. Me siento realmente bendecido, afortunado y agradecido con la vida.

Me senté esa tarde a reflexionar en todo lo que había transcurrido en el año. Me di la oportunidad de escribir el libro que siempre había querido escribir. Decidí darle la vuelta a mi negocio y hacerlo uno de productos y servicios en línea enfocado en la consultoría y el coaching.

Volví a conectar con diferentes personas de mi vida. Ya fueran amigos de mi infancia, familiares con los que hacía tiempo que no hablaba y amigos con los que la vida nos había llevado en diferentes direcciones con el paso de los años. Me dí la oportunidad de caminar mucho más liviano.

No requiero mucho para vivir. Soy feliz en mi casa, en mi espacio, en mi oficina, con mi mujer y mis perros. Ha sido un año para realmente ver quién soy y cómo quiero vivir. He aprendido que aportar se puede hacer de muchas maneras. No tengo que estar en la acción para estar en acción. No tengo que tener drama en mi vida para tener algo que decir o motivarme por hacer algo de mi vida.

Hoy siento que he aprendido tanto, y tengo tanto por aprender. Tantas cosas que deseo hacer para sentirme como un niño, como un principiante, como un aprendiz. Me gusta sentirme torpe, que no tengo que ser perfecto. Disfruto de lavar los trastes (la loza), de poner a secar la ropa y doblarla, de guardar el mercado luego del super. Me sorprendo de cosas simples. Pequeños actos de generosidad, de afecto y de ternura, de comprensión.

Mi mente busco como seguirla entrenando, con lectura, con escritura, con aprender a pensar, a ordenar mejor mis pensamientos y comunicar con cordura, con reflexión. Aprender la filosofía estoica ha sido una bendición en este año. Me ha permitido aprender a ver tres aspectos fundamentales de quién soy (y somos): cómo aprendo a percibir las cosas, cómo aprendo a ser disciplinado en la acción y la disciplina de voluntad. No tiene precio lo que me ha aportado esta filosofía.

He aprendido que no puedo hacer las cosas solo. El valor de tener gente que me contribuya, que me aporte, que me rete, que me haga pensar, que me haga ver que mis creencias no son fijas, que son el reflejo de mi luz y mi oscuridad, que son lecciones bilaterales en mi camino, son algunos de los regalos que tengo a la mano en todo momento.

Mis emociones y sentimientos siguen siendo dos cosas: una colección de imágenes, recuerdos y momentos vividos, así como una caja de Pandora, donde vive el misterio de quién soy y lo que desconozco de mi mismo. El miedo, el temor, la soledad, el amor, la pasión, la entrega, la voluntad y la ira son algunos de los que siguen creando olas y dejando rastros en la arena con el paso de los años. Puedo quedarme en la superficie de ellos, pero ya no me ahogo en su profundidad al darme permiso de sentirlos y no evadirlos.

Llorar nunca fue un problema para mi, ahora lo busco con más frecuencia. Provocar una catarsis es algo que busco y la busco con la frecuencia que mi ser me lo pida. Ya sea viendo una película, escuchando música o un audio. He comprendido que procesar es mucho más importante que reprimir, negar o resistir.

Lo simple cada vez se hace más cotidiano. Disfruto la conversación, ver los amaneceres desde mi oficina cada mañana, escribir, ver a mis perros dormir en la silla detrás de donde me siento a trabajar, escuchar a mi esposa compartir con su familia, disfrutar un almuerzo, una cena o simplemente escuchar el silencio de la mañana cada día. Es una bendición.

Hoy 31 de diciembre del 2020 vivo agradecido porque Dios y la vida me permitió la oportunidad de enfrentar los retos con cordura. Tuve miedo, mucho en ocasiones, pero nunca perdí la fe. Tuve la certeza en todo momento de creer en mi, tal vez como nunca lo había hecho, y de apreciar lo simple que muchas veces no tuve la sensibilidad o me detuve a hacerlo.

La jornada de apreciar el camino, mientras se hace el camino, no es fácil en ocasiones. Pero cuando le tomas la medida, ya empiezas a sonreír más, a saber que va haber de todo en el proceso, pero verlo con serenidad. El dolor aparecerá de ocasiones, pero el amor siempre lo supera.

Gracias Dios, y la vida, por este año 2020.

¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!

#crecimientopersonal #mentalidad #visualizar #enfocar #creer #fe #abundancia #enfoque2020 #blogger #anquiro

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 2 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.